Subiendo archivos

Todo lo que necesitas saber para ahorrar en gasolina

Desde la temperatura del aire acondicionado hasta el mantenimiento del coche, todo suma (o resta)

Tener un coche implica gastos: en seguro, en ITV, en reparaciones, en mantenimiento y en combustible. Y este último es un desembolso continuo. Además, no hablamos de un gasto modesto, ni que se mantenga estable en el tiempo. Si comparamos el precio actual de la gasolina con el de hace un año resulta más que evidente: llenar hoy el depósito cuesta un 28% más. Más aún si es diésel: para depósitos de 50 litros, aproximadamente 60 euros.

Obviamente, no tenemos ningún control sobre el precio pero sí podemos tenerlo sobre el consumo y, a la larga, ahorrar de esta manera. Si tu objetivo en las próximas vacaciones es gastar menos en gasolina, no te pierdas esta guía y, sobre todo, aplica los consejos que te ofrecemos. A veces es cuestión de encontrar la mejor oferta. Otras veces, basta con ser un poco cuidadoso.

¿Qué dispara el uso de gasolina?

Es posible que, en tu caso, sea tu propio coche el que lo hace. Hay modelos que, simplemente, consumen más que otros. La potencia, en este sentido, influye mucho. Y el tipo de motor, ya que los hay más o menos eficientes respecto al consumo. Por eso, en la ingeniería automovilística actual se trabaja sobre todo para conseguir coches cuyo mayor potencia no se traduzca en más consumo. Es decir, motores que ofrezcan un rendimiento cada vez más alto.

El coche que compres deberá ser la primera gran decisión que tomes para convertirte en un ahorrador de gasolina. Compara, tómate tu tiempo y elige el que mejor relación potencia/consumo presente y ahorra en CV, siempre que sea posible.

Para los que ya hayan tomado esa decisión, lo que queda es mantener ciertos hábitos al volante y abandonar otros. Porque, que gastes más o menos gasolina dependerá en gran parte de cómo conduzcas y de otros gestos, como el uso del aire acondicionado, que puede aumentar el consumo entre un 5 y un 20%.

El peso de carga que lleve el vehículo o el aire acondicionado y la calefacción son factores que inciden de forma determinante en el consumo 

El problema no es tenerlo puesto. El problema es, como ocurre con la calefacción y el aire acondicionado en casa, es que cada grado cuenta. Si lo programas a una temperatura más baja de lo recomendable (22 ó 23º C), incidirá más sobre el gasto de combustible. Desde luego, el gasto que implica el aire acondicionado puede llegar a ser bastante más alto que el que supone llevar las ventanillas bajadas (hasta un 5% más de consumo).

El peso con el que carga el vehículo también influye. La relación es directa: a más peso, más consumo. Para ser más precisos: cien kilogramos de equipaje de más, es un 5% de consumo de más. Consumo que aumenta aún más cuando ese equipaje es transportado en la baca. Los propios anclajes, aunque vayan vacíos, ya suponen un aumento del consumo que se calcula en un 2%.

Pero tu manera de conducir es aún más determinante que todo esto. Una conducción eficiente te puede ahorrar hasta un 15% en combustible. Y tiene que ver, muy especialmente, con revolucionar el motor. Cuanto más revolucionado vaya el coche, más consumirá. Lo bueno es que es algo muy sencillo de controlar. Sigue estos consejos y haz un uso adecuado de las marchas:

  • La primera, para salir y poco más. Las 1.700 revoluciones en un diésel y las 2.200 en un gasolina es la referencia que debes tomar para saber que el coche necesita subir a segunda. De lo contrario, haces que el motor trabaje más e innecesariamente.

  • Cambia de marcha de forma suave y así evitarás un consumo excesivo en las marchas más cortas. De nuevo, a vueltas con las revoluciones: no es bueno llevarlo ni revolucionado ni ahogado. Por eso en las cuestas es mejor reducir una marcha: harás trabajar menos al motor y, por tanto, consumirás menos.

  • Usa marchas largas, siempre que puedas. Hay coches que te permiten usar antes las marchas largas mientras que otros necesitan llegar a velocidades más altas. En cualquier caso, la premisa debería ser usar en cada momento la marcha que te pide el motor. Es decir, la más adecuada, según las revoluciones que alcance. Y cuando la velocidad sea constante.

  • Parado y para arrancar, punto muerto. Y pie fuera del embrague mientras esperas para volver a iniciar la marcha. Si haces eso, además de incidir muy negativamente sobre un elemento tan delicado (y tan costoso de reparar) como es el embrague, vas a aumentar el consumo de combustible un 25%.

No olvides tampoco evitar el ralentí. Demasiado tiempo parado con el motor en marcha puede aumentar el consumo. Esto influye en que el gasto de combustible en ciudad sea superior al de carretera o extraurbano.

Frenar y acelerar en exceso también consume más. Algo que vas a evitar si mantienes una correcta distancia de seguridad. El uso de las marchas unido a este hecho es lo que explica que un atasco pueda ser mortal para nuestro bolsillo. Parar, arrancar, acelerar, frenar, acelerar, bajar a primera otra vez… Conducir por ciudad implica algo parecido. Por eso el consumo urbano de un vehículo siempre es mayor que el extraurbano.

La velocidad también es determinante. Pero no solo para el consumo: también para el riesgo de accidente. Cuanto menos corras, menos combustible consumirás y más segura será tu conducción. Como lo es la aceleración.

Una inadecuada presión de las ruedas también incide en un mal uso del combustible

Una inadecuada presión de las ruedas también incide en un mal uso del combustible pero hay otros aspectos de los neumáticos que pueden ayudarte a ahorrar gasolina. Asegúrate también de llevar los filtros de aire limpios (sucios, pueden aumentar un 6% el consumo) y las bujías (sucias suponen un 10% más de consumo).

Desde luego el mantenimiento es fundamental. Porque un mal funcionamiento de tu coche también puede provocar que consuma más de lo habitual. Igual que debes comprobar que esas piezas estén limpias, es importante que compruebes que funcionan bien. Y todas las que tienen que ver con el depósito, como tanque, bomba de gasolina, etc.

Tarjetas de Ahorro en Gasolina

Las gasolineras también tienen sus propias estrategias para captar y fidelizar clientes, como cualquier otra empresa que venda un producto. En este caso, hablamos de un bien que vas a consumir con mucha frecuencia. ¿Por qué no aprovechar para ahorrar?

Puedes tener un ahorro directo si optas por la que ofrezca el combustible más barato, sin más. Este buscador te va a facilitar muchísimo la tarea. Pero también puedes ahorrar de manera constante. Para esto, lo mejor es establecer una relación a largo plazo con una marca en concreto. ¿Cuál? Difícil decisión. Para ayudarte a tomarla, te contamos qué ofrece cada una:

Repsol

En Repsol te ofrecen todo un mundo de posibilidades para ahorrar. Con la App Waylet, además de poder usar tu smartphone para pagar, tienes descuentos directos en la gasolinera que elijas como habitual. Para clientes nuevos, se acumulan 0,03 euros/litro en saldo por repostaje durante los seis primeros meses.

Pero es que, además, si pagas con la App en la red de comercios de Waylet, acumulas saldo que puedes gastar más adelante. Es una manera cómoda de tener juntas todas tus tarjetas de puntos Repsol y tus cupones de descuento.

Si lo prefieres, puedes optar por sus tarjetas Repsol más y Repsol más VISA. Te sirven para ahorrar siempre que repostes en Campsa, Petronor y Repsol. Con Repsol más, acumulas puntos Travel Club y disfrutas de ofertas en carburante. Con Repsol más VISA, tienes descuentos directos en combustible: 0,03 euros/litro en Diésel e+ Neotech, Efitec 95 Neotech y AutoGas; 0,05 euros/litro en Diésel e+10 Neotech y Efitec 98 Neotech; y, por último, descuentos del 5% en la tienda Repsol, en sus lubricantes y en los lavados de coche.

El ahorro aumenta si haces un consumo superior a 250 litros en un trimestre con un descuento adicional de 0,02 euros/litro en el consumo que hagas durante esos tres meses. Si quieres solicitarlas, puedes hacerlo desde la web de Repsol.

Cepsa

Cepsa te ofrece su Tarjeta VISA Cepsa Porque tú vuelves. Se trata de fidelizar a los clientes que siempre acuden a la misma gasolinera con descuentos directos en compras de las tiendas DEPASO, en carburante, en productos de catálogo propio y en servicios de la estación, como el lavado. Puedes disfrutar de un 3% de descuento inmediato y un 3% adicional si gastas más de 300 euros (fuera de las estaciones de servicio) con tu tarjeta VISA. En cada una de estas compras tienes, además, un descuento del 1%.

Cepsa va más allá y ofrece tres seguros asociados a esta tarjeta: un seguro de tarjeta, un seguro de protección de compras, seguro de accidente de circulación y de asistencia 24 h. Y todo, sin cuotas anuales. Si además sumas esta tarjeta a tu App Cepsa Pay, puedes pagar con el móvil y acumular descuentos de esta forma.

BP

La red de gasolineras BP te ofrece una tarjeta VISA (VISA Mi BP) para que recuperes un porcentaje de todas las compras que hagas con ella, además de contar con las ventajas del programa Mi BP (by premierplus): chollos, privilegios y puntos, que pueden canjearse por regalos de su catálogo; incluso online.

Además, aplazar los pagos que hagas con tu VISA Mi BP tiene descuento. Eso sí, debes pagar un interés bastante alto. Pero, a cambio, te ofrecen entre el 3% y el 6% de descuento en tus compras y entre 0,03 y 0,07 euros/l de ahorro en carburante.

Shell

Shell cuenta con el programa Shell ClubSmart para fidelizar a sus clientes. Solo tienes que solicitar la tarjeta de puntos (gratuita) Shell ClubSmart en cualquiera de sus estaciones y activarla para empezar a acumular puntos; ya de entrada, te regalan 200 solo por darte de alta.

Por cada litro que repostes en Shell te llevas un punto. Pero tus puntos pueden doblarse si optas por el carburante Shell V-Power. Puedes canjear tus puntos por los regalos que ofrece en su catálogo; entre ellos, descuentos directos en carburante. Shell, por supuesto. A estas ventajas se suman los sorteos y promociones a disposición de los socios de Shell ClubSmart.

GALP

Las gasolineras GALP mantienen acuerdos con diferentes bancos. Así, ya seas de ING, EVO, Bankia, Abanca u Openbank, pagar con tu tarjeta de crédito (o débito) tiene premio: entre un 2% y un 5% de descuento en compras en las estaciones GALP y en combustible.

Otra opción es su tarjeta de fidelización, la tarjetafast. Se trata de acumular puntos que podrás canjear bien por descuentos en combustible, bien por regalos de su catálogo. Como GALP también suministra gas y gas propano, puedes sumar puntos a tu saldo cada vez que tengas que pagar tu gasóleo a domicilio (para calderas), GLP (gas licuado del petróleo) y propano (las bombonas). Puedes asociar tu tarjetafast a estos bienes y servicios y ganar aún más puntos.

Además, presentan otras situaciones en las que puedes llevarte un buen montón de puntos: por repostar el día de tu cumpleaños (450 puntos), por traer a tus amigos (50 puntos por cada uno) y por personalizar tu tarjeta; es decir, por asignarla a una persona, con nombre, apellidos, DNI y demás (100 puntos).

Grupo DISA

Está presente únicamente en Canarias. Cuenta con varias tarjetas: DISA MasterCard (tarjeta de crédito), Tu Club DISA (programa de puntos en DISA y Shell), Tarjeta DISA Red (para profesionales) y DISA Empresa (para flotas de vehículos). En función de tu perfil y de lo que quieras hacer con tu tarjeta DISA (pagar tus compras o sólo acumular puntos) te convendrá optar por una u otra.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR