Bitcoins: ¿sabes qué son y cómo funcionan?

Se trata de una criptomoneda, cuyo arraigo es cada vez mayor. Descubre por qué

Durante los últimos años hemos visto crecer el número de servicios que podemos realizar a través de Internet. De hecho, son cada vez más los trámites burocráticos que ahora es posible llevar a cabo en la red y que no hace tanto nos obligaban a pasar largas horas haciendo cola en los edificios gubernamentales. Sí, porque Internet nos ha cambiado la vida en muchas facetas, hasta tal punto que ha ideado una forma de sustituir el dinero convencional. Eso lo hizo posible el Bitcoin, una criptomoneda que cada vez utilizan más personas en todo el mundo.

¿Qué son los bitcoins?

El Bitcoin es una moneda electrónica, intangible y descentralizada. Es intangible porque, a diferencia de las demás monedas, esta no la podemos obtener en efectivo en un cajero: no la podemos tocar porque es virtual. Y es descentralizada porque no está controlada por un organismo o un gobierno. Su valor depende de las transacciones que los mismos usuarios realizan, por lo que nadie podrá manipular su valor.

Su origen data de 2009 y fue creada por Satoshi Nakamoto, el pseudónimo  tras el que se cree que se escondía el australiano Craig Wright que, durante años, ocultó su identidad hasta el punto de hacer dudar a miles de internautas. Desde entonces, el Bitcoin no ha hecho más que aumentar de valor. Con un funcionamiento muy similar al de cualquier moneda (nuestra cuenta baja o sube en función de lo que ingresemos o perdamos), esta divisa tiene en sus manos cambiar el sistema financiero internacional tal y conocemos hoy en día. Y es que los Bitcoins circulan de persona a persona sin ningún tipo de intermediarios como los bancos, por lo que las comisiones a la hora de hacer transacciones son muy bajas.

Los Bitcoins circulan de persona a persona sin ningún intermediario, por lo que las comisiones a la hora de hacer transacciones son muy bajas

Vires in numeris”, es el lema en latín del Bitcoin que significa “la fuerza está en los números”. Esta consigna se basa en que, según sus usuarios, la moneda es totalmente segura e invulnerable a ataques por lo que nadie puede hacer trampas o fraudes, ni siquiera su creador. Esto se debe a un complejo sistema criptográfico y a que son los propios usuarios los que controlan y registran las operaciones. Su protocolo es abierto para que cualquiera que lo desee pueda revisarlo y asegurarse de que todo funciona correctamente. Esto hace que falsificar bitcoins sea prácticamente imposible.  

Pueden cambiarse a euros o dólares, y viceversa, como cualquier moneda. Ya son más de 200.000 comercios en todo el mundo los que aceptan el pago con esta divisa, y cada día son más los usuarios que la utilizan. Su valor, como hemos dicho, varía en función de la oferta y la demanda. En julio de 2017, el precio de compra de un Bitcoin se situaba en los 1808,11 euros.

Otra de las ventajas de esta moneda es una de las características fundamentales que nos ofrecer la red: la instantaneidad. Las operaciones con bitcoins son sencillas, rápidas y funcionan en todo el mundo, tal y como lo puede hacer un correo electrónico. Otro dato importante es que el Bitcoin tiene fijado el límite en 21 millones de monedas, que se espera alcanzar en 2030.

¿Cómo puedo conseguir Bitcoins?

Para poder utilizar los Bitcoins necesitaremos un “monedero” virtual que podemos instalar tanto en el ordenador como en el móvil, y en la “nube”, para poder utilizarlo en cualquier lugar. Así, estas aplicaciones generan una dirección, que será única para cada usuario de Bitcoin. Al monedero solo podremos acceder con nuestro usuario y contraseña, y desde él tenemos la posibilidad de enviar dinero o recibirlo facilitando nuestra dirección al emisor. No nos costará hacernos una idea de su funcionamiento, ya que es similar al de las operaciones financieras habituales.  

Existe una gran variedad de monederos disponibles para descargar, pero es importante que elijamos uno que sea totalmente seguro. Para ello, resulta recomendable descargarla de las tiendas oficiales (Google Play Store o similares) y prestar atención a los permisos y a que las medidas de protección de la clave privada son las adecuadas. De cualquier forma, si carecemos de la habilidad para poder consultar estos asuntos técnicos, una pista que nos va a ayudar a elegir la aplicación correcta son los comentarios.

El funcionamiento de las transacciones de Bitcoins es similar al de las operaciones financieras habituales

Una vez que tengamos nuestro monedero, hay varias formas de conseguir Bitcoins. La más sencilla es acceder a webs que se encargan de intercambiarlos por dinero convencional. No obstante, también existen cajeros que generan un código QR (Quick Response) para poder llevar la moneda digital en formato físico o que ingresan directamente en la aplicación monedero la cantidad de Bitcoins que hayamos adquirido. En España encontramos muchas ciudades que ya cuentan con un cajero de Bitcoin, como Madrid, Valencia, Barcelona o Málaga.

Otra manera de conseguir esta divisa virtual es la clásica compra/venta. Si tienes un negocio, puedes comenzar a aceptar pagos con Bitcoins, una moda a la que cada vez se suman más comercios. La forma más compleja de conseguir esta moneda es mediante la llamada “minería”.

Los usuarios que posean un ordenador con una gran potencia de procesamiento tienen la posibilidad de conseguir Bitcoins a cambio de su ayuda en la resolución de problemas matemáticos complejos para la creación de los bloques de datos que permiten realizar todas las gestiones en el universo Bitcoin. Esta opción es la más complicada y se estima que son unos 25.000 mineros en todo el mundo.

¿Es legal? ¿Es seguro?  La cara oscura del Bitcoin

Probablemente el gran reto del Bitcoin sea el de ganarse la confianza de los ciudadanos. El hecho de que sea una moneda descentralizada tiene es una característica muy interesante, pero puede causar un cierto escepticismo. Si no hay nadie que la controle, no habrá nadie que pueda frenar una posible caída. Además, como su valor depende de los propios usuarios y no de un gobierno u organismo, es una moneda muy especulativa y volátil. Si bien hasta el momento ha demostrado ser un sistema fiable, estos puntos son algunos de los riesgos que deberán asumir todos aquellos que comiencen a usar Bitcoins.

Las transacciones son anónimas y los Bitcoins son legales siempre y cuando el vendedor acepte el pago en esta divisa virtual, de ahí que se esté convirtiendo en el método de pago favorito para operaciones fraudulentas, como la compraventa de droga. Aun así, no debemos enfocar el uso de esta moneda a solamente prácticas delictivas, ya que importantes multinacionales como Microsoft o Dell ya aceptan el pago de algunos de sus servicios con Bitcoins.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR