Subiendo archivos

Cláusula suelo: qué es y cómo reclamarla

Si eres un afectado, deberás reclamar el dinero cobrado por el banco indebidamente en tu hipoteca

En la actualidad, muchos españoles están atrapados en una hipoteca para poder pagar la compra de su vivienda. Hace unos años nos enteramos que una parte de los contratos firmados con las entidades bancarias contenían unos apartados, denominados cláusulas suelo, que podían implicar un mayor importe en las cuotas mensuales.

La justicia, a través de distintas sentencias, las declaró abusivas, por lo que los bancos deberían devolver las cantidades cobradas de forma indebida. Si eres uno de los afectados, te contamos qué son, lo que dice la ley al respecto y cómo puedes identificarlas y reclamarlas.

¿Qué es la cláusula suelo?

Todo comienza en la etapa (1997) en la que en España empieza a nacer el conocido “boom” inmobiliario, en la que gran parte de los préstamos hipotecarios se firmaron con un tipo de interés variable, referenciado habitualmente por el Euribor, más un diferencial que fijaba el banco. Así, en múltiples casos, la entidad bancaria estableció un porcentaje mínimo de interés que tendría que pagar el cliente (en su cuota mensual), aunque el interés resultante de la suma del Euribor y el diferencial fuese inferior. Se trata de la imposición que limita la bajada del interés a pesar de que se pueda producir. Esto es, la famosa cláusula suelo.

Es una cláusula que favorece a la entidad bancaria ya que, cuando los tipos bajan o el interés es negativo, ésta impide que se fije a la cuota mensual. Según el país, puede estar considerada como una cláusula abusiva y, por consiguiente, convertirse en fraude.

En España las cláusulas suelo fueron declaradas como ilegales por una sentencia del Tribunal Supremo (de 9 de mayo de 2013), aunque con un límite en la devolución de las cantidades indebidamente cobradas por las entidades bancarias desde la fecha de la sentencia. Tres años después, el 21 de diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó en contra de la limitación de la retroactividad de la nulidad, por lo que los bancos estaban obligados a devolver a los afectados el dinero por las cláusulas suelo desde el momento de la firma de la hipoteca.

Según datos del Banco de España, las cláusulas suelo perjudican a más de tres millones y la cantidad adeudada por las entidades bancarias a los afectados podría rondar los más de 4.000 millones de euros. Sin embargo, muchos de que los que tienen estas cláusulas lo desconocen, por lo que estas cifras podrían ser mayores.

¿Qué dice la ley sobre ella?

Lo cierto es que en nuestro país la gran mayoría de las entidades bancarias implantaron cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios, por lo que los afectados han presentado demandas contra más de un centenar de bancos, tanto a través de asociaciones (ADICAE, FACUA y OCU) como a nivel particular.

El Gobierno aprobó el Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo, para poder crear un sistema que llevará a alcanzar acuerdos con las entidades bancarias, sobre todo tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del año anterior.

Esta normativa decía que los bancos tenían un plazo de tres meses para llegar a un acuerdo con los afectados de las cláusulas suelo. Estas personas debían realizar una reclamación a la entidad bancaria y ésta remitirles un cálculo del importe con los intereses o los motivos de su negación. En caso de que las partes estuvieran de acuerdo, el banco debería devolver la cantidad en tres meses o, bien, negociar otras condiciones de la hipoteca. Si no existiera consenso, el afectado podía acudir a la vía judicial (individualmente o a través de los colectivos de consumidores o despachos legales).

En cualquier caso, desde las distintas asociaciones de consumidores la recomendación es que la persona hipotecada con una cláusula suelo debe asesorarse con profesionales antes de solicitar un acuerdo ya que, de esta manera, el poder de decisión del reembolso del dinero (y los intereses) recae en el banco.

Además, este decreto-ley no obliga a los bancos a informar a los que suscriben la hipoteca de la existencia de cláusulas suelo, por lo que algunas personas desconocen que en sus contratos la tienen -aunque es una situación legal-.

Tras esta norma, entidades bancarias como Bankia crearon un procedimiento rápido para formalizar la devolución del importe de las cláusulas suelo junto con los intereses. Por ejemplo, en el caso de Bankia fueron cerca de 60.000 clientes.  

¿Cómo identifico la cláusula suelo?

?Muchas personas con hipotecas desconocen la existencia de cláusulas suelo en sus contratos. Pero, ¿de qué forma se puede descubrir? En la documentación de los préstamos hipotecarios deben constar, aunque algunos bancos las indican con denominaciones diferentes a las ya famosas “cláusulas suelo”, por lo que se hace más difícil su identificación.

Muchas personas con hipotecas desconocen la existencia de cláusulas suelo en sus contratos

Así, en los papeles de la hipoteca puede aparecer con otros nombres en los que describe que el interés, en ningún caso, podrá ser inferior a un cierto porcentaje. Por ejemplo, algunas de las denominaciones más utilizadas son: tipo de interés variable, límite a la aplicación del interés variable, límite de la variabilidad, tipo de interés mínimo, acotación mínima de interés, túnel de interés u horquilla de interés, entre otras. En consecuencia, si ves escrito cualquiera de estos conceptos, es posible que tengas una cláusula suelo.

¿Cómo la reclamo?

Para empezar, se debe tener la constancia de que en el contrato está incluida esa cláusula suelo abusiva o que haya habido por parte del banco falta de transparencia ya que, hay que insistir que no son lícitas si el cliente las identifica y conoce el riesgo de la variabilidad de los tipos de interés.

Si se tiene claro, se puede reclamar a la entidad bancaria y si no, lo conveniente es consultar con un profesional para tener toda la información y la ayuda posible. De cualquier modo, los afectados tendrán dos vías para la reclamación: directamente al banco (con negociación) y, en el caso de que no se esté de acuerdo, vía judicial.

En la actualidad, los bancos han recibido más de un millón de reclamaciones y el acuerdo no supera el 40% de los casos

Cabe resaltar que las entidades bancarias han originado un sistema especial para estos casos. Entonces, se debe acudir al banco en el que se tiene la hipoteca y conseguir toda la información de cómo se debe presentar. Además, no debemos olvidar que la entidad tendrá tres meses para responder si acepta o deniega la devolución. En la actualidad, los bancos han recibido más de un millón de reclamaciones y el acuerdo no supera el 40% de los casos.

En el supuesto de que el banco deniegue el importe reclamado o, bien, no se esté conforme con su propuesta, el siguiente paso son los juzgados. Para ello, es necesario un abogado que lleve el caso y que tenga experiencia en esta clase de demandas. Se trata de un gasto y, no está garantizada a priori la victoria, por lo que se deberá evaluar si este acto compensa o no. También es posible reclamar ante el Banco de España, pero es necesario haberla presentado previamente ante la entidad bancaria y que ésta haya contestado o se agotara el plazo sin respuesta.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR