Subiendo archivos

Si, los créditos inmediatos para jóvenes existen. ¡Consigue uno!

Una de las mejores alternativas es recurrir a empresas online

Si tienes entre 18 y 21 años y quieres pedir un crédito inmediato, te adelantamos que no va a ser fácil conseguirlo y que puedes encontrar muchos impedimentos a causa de tu edad. Pero, tranquilo, en este artículo te damos el secreto para que puedas lograrlo con éxito.  

Los créditos rápidos para jóvenes tienen mucha demanda en la actualidad, debido a la necesidad financiera de este segmento de población. Y es que muchos de ellos son estudiantes, desempleados o tienen un empleo precario y, por tanto, carecen de ingresos regulares. Habitualmente, los jóvenes  menores de 21 años emplean este dinero urgente para pagar sus estudios u otras pequeñas emergencias.

Si no encuentras una entidad bancaria que te ofrezca un crédito debido a tu edad y, además, el tiempo corre en tu contra, una de las soluciones es Internet. En los últimos tiempos (también debido a la crisis económica) han proliferado distintas empresas financieras online que ofrecen créditos inmediatos sin pedir excesivos requisitos. No obstante, en este caso es crucial reducir tu impulsividad y tener claro si puedes afrontar esa deuda en un futuro inmediato.

Requisitos para lograr un crédito inmediato

Las compañías prestamistas que operan por teléfono o de forma online (web o app) y que ofrecen dinero rápido no suelen pedir demasiada documentación. No obstante, sí que imponen una serie de condicionantes a la hora de prestar dinero. Por eso deberás proporcionar tus datos personales en el formulario de solicitud y revelar dos factores que pueden ser una fuente de trabas: tu edad y demostrar tu solvencia (fuente de ingresos).

Todas las empresas exigen que la edad mínima para poder solicitar el préstamo inmediato sea de 18 años pero algunas exigen que la persona sea mayor de 21 años. Varios ejemplos de compañías que tan solo exigen ser mayor de edad son PepeDinero, OKMoney, Kredito24, Monedo Now, Ferratum o Wonga, entre otras muchas.

Otras de las condiciones básicas son: el DNI o el NIE, ser residente en España, disponer de un móvil y correo electrónico para las notificaciones y no estar inscrito en un registro de morosidad como RAI o ASNEF. También es necesario ser titular de una cuenta corriente, aunque no basta con tenerla. Prácticamente la totalidad de las entidades te solicitarán, como mínimo, un extracto bancario del último o los últimos meses para conocer tus ingresos y comprobar tu solvencia.

Con toda esta información, la compañía analizará el peligro que corre al dejarte dinero mediante unos algoritmos específicos, para determinar si puedes devolverlo o no. En tu caso, al tener entre 18 y 21 años, tu expediente será valorado con mucho más detenimiento, ya que puedes suponer un mayor riesgo para la compañía.

Generalmente, las empresas dan una respuesta en un breve período de tiempo -unos 15 minutos-. La aprobación o la negación del préstamo te la comunicarán con un mensaje al móvil o a través de un correo electrónico. Si te deniegan el crédito, algunas entidades recomiendan volver a intentar la solicitud en unos días.

Cómo te llegará el dinero

Hemos de hacer hincapié en que el banco en el que tengas la cuenta corriente influirá en la rapidez de la transferencia. Estas compañías prestamistas suelen tener cuentas en varias entidades bancarias importantes, así que, si coincide con la tuya, podrías tener el dinero en unos minutos. Si tu cuenta es de un banco con el no operan, lo más probable es que se produzca una demora de 24 o 48 horas.

Devolver el crédito inmediato

A la hora de devolver este préstamo rápido puedes hacerlo mediante un solo pago o en cuotas fraccionadas. Además, las empresas suelen dar la opción de hacerlo a través de una transferencia bancaria o con una tarjeta de débito o crédito. En caso de no poder saldar tu préstamo a tiempo podrás optar por una prolongación, aunque estará penalizada. Ten en cuenta que si no pagas el préstamo se te aplicarán los intereses de demora y tus datos serán registrados en un listado de morosidad como ASNEF.

Rasgos de los créditos inmediatos online

En definitiva, para obtener un préstamo tendrás que recurrir a los créditos inmediatos online que, en la actualidad adoptan numerosas denominaciones: mini créditos, créditos rápidos, créditos exprés, créditos urgentes, préstamos rápidos, préstamos en 15 minutos, etcétera. El importe no es excesivo, normalmente no suele sobrepasar los 500 euros. Además, el plazo para devolverlo  es muy corto -generalmente entre siete y treinta días-.  

Tampoco hay que perder de vista los intereses. Las empresas prestamistas cobran en función de la Tasa Anual Equivalente (TAE), que varía según la cantidad solicitada y el plazo de la devolución. No obstante, debes estar alerta, ya que en la inmensa mayoría la TAE supera el 2.000%. Además, las compañías online no suelen mencionar la palabra intereses, sino que hablan de honorarios o comisiones.

Consejos útiles

Después de ofrecerte toda la información relativa a estos créditos inmediatos, te proponemos una serie de consejos prácticos que debes tener en cuenta a la hora de realizar tu gestión para obtener el dinero de forma satisfactoria.

  • Valora si puedes hacer frente a la deuda. Antes de dar cualquier paso, es aconsejable que reflexiones sobre si vas a ser capaz de devolver el dinero en un plazo relativamente corto de tiempo.
  • Compara e infórmate. Debes consultar y contrastar las diferentes empresas online junto con sus productos. No te olvides de que el objetivo es obtener el dinero con el interés más bajo posible.
  • Atención a la publicidad y las promociones. Debes averiguar con seriedad si la publicidad o la promoción de una determinada compañía de préstamos es real y no contiene “letra pequeña”. Lee atentamente todas y cada una de las cláusulas, y no contrates nada si no lo tienes todo claro.
  • Guarda todos los documentos. Es importante que conserves toda la documentación que tengas, desde la publicidad hasta el contrato y los recibos. En caso de reclamaciones o denuncias por cualquier problema (oficinas de atención al consumidor o juicios), te pueden resultar útiles.
  • Puedes renunciar. Pese a que habrás contratado tu crédito por teléfono o de forma online,  también puedes ejercer el derecho de desistimiento. Eso sí, debes conocer que en España tiene una fecha límite de catorce días naturales.
  • Ojo al sobreendeudamiento. No solicites un nuevo préstamo inmediato para pagar el anterior. Corres el riesgo de caer en un sobreendeudamiento, y entrarías en en una espiral complicada de frenar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR