¿Qué es el Índice de Precios al Consumo?

Un indicador que representa la evolución en el consumo de las familias

De manera regular, todos los meses, aparece en los innumerables medios de comunicación de nuestro país la variación del Índice de Precios de Consumo, más conocido por sus siglas IPC. Pero, ¿qué significa esta cifra?, ¿para qué sirve? o ¿cómo se calcula? Todas las respuestas, te las resolvemos ahora. Presta atención porque se trata de un dato importante que afecta a tu bolsillo.

El Índice de precios de consumo (IPC) es una medida estadística mensual de la evolución de los precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España. Se trata de  un indicador de la tendencia de la evolución de dichos precios, que se supone que son una representación más o menos fiel del consumo en los hogares españoles, lo que se conoce como “cesta de la compra”.

Podríamos decir que este índice muestra el comportamiento de la economía y la sociedad en un país ya que lo incluyen el conjunto de artículos y servicios que más se consumen. Debemos resaltar que el IPC no expresa el precio de los productos consumidos, sino, cuánto ha disminuido o aumentado –porcentualmente- su valor. Esto es, se trata de un tanto por ciento que varía respecto al anterior mes o al conjunto del año.

Para calcular el IPC se verifica la evolución de los precios de cerca de 500 artículos

Cada país cuenta con su propio IPC, aunque en Europa también existe lo que se conoce como IPC Armonizado o IPCA, que es un índice elaborado según las referencias marcadas por Eurostat (organismo de estadísticas europeo) y que sirve para comparar los diferentes IPCs de la Unión Europea.

¿Cómo se calcula?

Para calcular el IPC en España se verifica la evolución de los precios de cerca de 500 artículos. Para esto, se recauda y procesa la información de miles de establecimientos de 177 municipios (52 capitales de provincia y 125 municipios no capitales).

El organismo que recoge toda esta información es el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, el ciclo de recogida de los precios es desde el 1 al 22 de cada mes. Sin embargo, hay ciertos productos para los que el período se  extiende hasta fin de mes. Todos estos datos son recogidos por expertos de varias formas: personalmente, por teléfono y por correo electrónico.

Para seleccionar las localidades y los establecimientos en los que se recaban los datos se intenta mantener una serie de pautas para que la muestra sea lo más representativa posible.

Por otro lado, los productos que conforman la famosa cesta de la compra se escogen por diferentes razones: que sean de consumo habitual, que los precios sean observables, que ofrezcan garantías de permanencia y que la evolución de su precio sea similar al resto de los artículos de la parcela a la que representan. La jerarquía de cada producto o servicio la determina el hábito de los consumidores españoles.

Su variación es significativa en las revisiones de los salarios, las pensiones, los contratos de alquileres de inmuebles, las primas de los seguros, etc.

Como pauta, en esta ‘cesta’, se integran doce grandes grupos de artículos: alimentos y bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas y tabaco, vestido y calzado, vivienda, menaje, medicina, transporte, comunicaciones, ocio y cultura, enseñanza, hoteles y restaurantes y, otros bienes y servicios.

Cada grupo tiene una ponderación estadística en función de su peso específico en el mercado. Pero, debemos hacer hincapié en que el número de productos cambia continuamente según evoluciona la sociedad. Por ejemplo, en los últimos tiempos han entrado servicios estéticos como la depilación láser o artículos de nuevas tecnologías como las tablets o los discos duros externos.

¿Cuál es su utilidad?

El IPC, es un dato importante para otros indicadores económicos y sociales. Se puede apuntar que esta cifra (%) personifica el avance del coste de la vida y es vital para saber tanto la evolución –disminución o incremento- de los precios de los bienes y servicios, como para conocer también la inflación.

Ahora te proponemos un ejemplo para poder entender mejor el IPC de una manera más gráfica: si el IPC se incrementa un 3%, esto significa que una familia española deberá gastar un 3% en su cesta de la compra básica.

El IPC, mejor dicho, su variación, es significativa en las revisiones de los salarios, las pensiones, los contratos de alquileres de inmuebles, las primas de los seguros, etc.

Además, hemos de subrayar que el INE especifica incluso una previsión mensual, que es lo que se llama el IPC adelantado. Para acceder a todos los datos sobre el IPC, te recomendamos que visites la página web del Instituto Nacional de Estadística: www.ine.es, ya que encontrarás desde las cifras actuales a simuladores específicos para saber cuánto ha variado el IPC, conocer el incremento de una pensión alimenticia en un proceso de divorcio o calcular una renta para los contratos de arrendamientos.

IPC e inflación

Asiduamente, se iguala IPC e inflación, pero no son exactamente lo mismo. La inflación es el incremento de precios entre dos períodos concretos y el IPC es el indicador más utilizado para esta tasa.  

El Índice de Precios al Consumo está compuesto de una cesta ponderada de bienes y servicios que consumen las familias, de forma que está ligado al consumo particular. Mientras, en la tasa de inflación, se incluyen también la evolución de los bienes y servicios exportados, los utilizados como consumo intermedio en la industria y los destinados a la acumulación como inversión fija.

El IPC de los alquileres

El indicador IPC, como ya hemos comentado, es necesario en el cálculo de muchos otros temas de la economía, entre ellos los alquileres. Aquí, te ayudamos a que conozcas su funcionamiento. Tenemos que recordar que, los alquileres, se actualizan cuando se cumple un año desde su firma y no a principio de año como hacen muchos arrendadores (para evitarte complicaciones es recomendable que contrates un seguro de inquilinos).

Además, es preciso saber que la subida se llevará a cabo a partir del mes siguiente en el que la parte interesada notifique al arrendatario el porcentaje de actualización y la certificación del INE con el porcentaje a aplicar. En 2013 se modifica la ley y se establece la libertad de pacto entre las partes para actualizar la renta durante toda la vigencia del contrato. En defecto del pacto la renta se actualizará según la variación anual del IPC.

Pero, ¿cómo se calcula la subida del alquiler basada en el IPC? Primero, tenemos que saber dónde acudir para tener los datos oficiales para calcular la subida de IPC que debe aplicarse al importe de alquiler de una vivienda.


La vía más habitual y sencilla de calcular este importe es utilizar una herramienta que nos proporciona la página web del INE. Permite calcular el incremento del IPC entre dos fechas seleccionadas. Para ello, introducimos el importe de nuestro alquiler y el período que queremos tomar como base para calcular el IPC. Luego, nos muestra la cantidad resultante y el IPC sobre el que se realiza dichos cálculos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR