Subiendo archivos

Ventajas de pagar con tarjeta de crédito

No es solamente por comodidad: te ofrecen más de lo que parece

No sabemos si el futuro pasa por convertirnos en “semi-cyborgs” e implantarnos un chip subcutáneo con el que pagaremos todo. Parece ciencia ficción, sin embargo, ya está pasando en un complejo de oficinas de Suecia. Mientras tanto, contamos con otro chip, mucho menos agresivo: el de las tarjetas de crédito.

Un tipo de dinero que nos permite pagar sin necesidad de llevar efectivo encima. A veces, sin ni siquiera tenerlo en nuestra propia cuenta (no pasa con las de débito). Desde que se implantaron en la década de los 60 gracias a la ayuda de los bancos (y unos cuantos hombres que intervinieron en su creación) y en pleno boom tras la popularización del comercio online, se han impuesto como forma de pago. Pero, ¿qué ventajas tienen exactamente?

Es cómoda

Te olvidas de tener que llevar dinero encima; pero lo llevas. Puedes usarla prácticamente en cualquier comercio –aunque en algunos fijan un mínimo de diez euros de compra para poder pagar con ella–, algo que te salva en muchas ocasiones. Y si necesitas efectivo, para eso están los cajeros. O incluso los comercios: algunos bancos como ING te dan la posibilidad de sacar dinero hasta en un supermercado o en una gasolinera gracias su App Twyp Cash.

Puedes comprar entradas sin hacer cola

La última de Star Wars. Entradas para el concierto del año o la final de la Champions. Hoy ya no hay que hacer cola para conseguir un pase para un evento, por multitudinario que sea. Hoy la cola, como mucho, es virtual. Compras tus entradas estés donde estés, gracias a tu smartphone y tu tarjeta de crédito. Además, puedes beneficiarte de precios especiales de la web y del descuento por venta anticipada. Ventajas que no tendrías si solo pudieras pagar en efectivo y en la taquilla.

¿Has intentado comprar un billete de avión sin tener tarjeta?

Puedes planear tus viajes

¿Has intentado comprar un billete de avión sin tener tarjeta? ¿O alquilar un coche? Probablemente habrás tenido que buscar otra solución: abrirte una cuenta en PayPal o pedirle a alguien que use su tarjeta por ti. Tu otra opción es acudir a una agencia de viajes (que te cobra comisión) y esperar que acepten pagos en efectivo o por transferencia bancaria.

Hoy todos planeamos las vacaciones por nuestra cuenta, gracias a Internet y a los precios low cost. Pero es imprescindible tener tarjeta. Además, al pagar en ciertos servicios como gasolineras o sites de reserva de vuelos con ella, te beneficiarás de ciertos descuentos. VISA directamente te ofrece financiación para contratar tus vacaciones con Halcón Viajes.

Incluye un seguro de vida

Como un seguro de vida al uso: si el titular de la tarjeta fallece, sus familiares cobrarán una indemnización. Es importante que lo sepas y que se lo comuniques a tu familia, porque, como ya te hemos contado, muchas pólizas de vida se quedan sin cobrar por desconocimiento. También pueden incluir un seguro de accidentes de viaje, que cubre los accidentes personales que le puedan ocurrir al cliente durante las vacaciones y similares. Y mucho más.

Si te la roban, no pierdes tu dinero

Por otra parte, la mayoría de tarjetas cuentan con seguros antirrobo y antifraude. Si te la quitan tendrás hasta 72 horas para cursar la denuncia y comunicarlo al banco. Durante este tiempo, tu dinero estará protegido. Pasado este periodo y si no has denunciado, el seguro no se hará responsable. En caso de fraude o uso indebido de tu tarjeta por haberla perdido, también recuperarás tu dinero –hasta cierta cantidad–. Algunas entidades contemplan también los asaltos en el cajero y con violencia.

Si te cancelan el vuelo, podrás recibir una indemnización

Si tu compañía aérea ha decidido cancelarte el vuelo (dependrá del supuesto, por supuesto), revisa las condiciones de tu contrato, porque algunas tarjetas incluyen seguros de viaje que ofrecen incluso indemnizaciones por demora o cancelación. Como un seguro de viaje normal, vaya: incluyen garantías de asistencia sanitaria, traslados y demás.

El dinero en tu cuenta genera más dinero

Desde luego, el dinero en tu cuenta generará más dinero que si lo tuvieras debajo de un colchón. Si lo necesitas, tienes la tarjeta. Mientras tanto, cada día que pasa ingresado en tu cuenta generará un interés. No es ni mucho menos la única ventaja de tener una cuenta en el banco asociada a tu tarjeta. Muchos (Barclays, Banco Popular, ING o Banco Sabadell, entre otros) reembolsan a sus clientes un pequeño porcentaje de los recibos que domicilian en sus cuentas.

Pagando con tu tarjeta de crédito en el extranjero ahorras: en la comisión del cambio de divisas que no tienes que hacer

El pago con tarjeta en el extranjero tiene ventajas

Además de todas las ventajas que ya te proporcionan las tarjetas en tu día a día, sumamos una más: la tranquilidad cuando sales al extranjero. Y es que usando la tarjeta te podrás olvidar de todos los quebraderos de cabeza relacionados con el dinero (especialmente en lo que respecta a la seguridad) y te limitarás a disfrutar de tu viaje. Además, sabrás que tu dinero está seguro. Por si fuera poco, pagando con tu tarjeta de crédito en el extranjero ahorrarás: en la comisión del cambio de divisas que no te verás obligado a hacer. Aunque conviene revisar las condiciones del contrato para evitar sorpresas de última hora.

Te saca de más de un apuro

Aunque a veces el apuro sea un capricho, pagar con tarjeta de crédito te lo pondrá más fácil. Y es que el hecho de contar con ella te permitirá, aunque no tengas dinero, asumir un pago repentino. Con un límite, claro; el que marque tu banco. Es conveniente que la uses solamente en caso de necesidad y que no tomes como costumbre usar el crédito de tu tarjeta. A veces no manejar dinero en papel tiene esta contraprestación: somos menos conscientes de lo que gastamos.

Ganas regalos

Puede que tu tarjeta esté asociada a un programa de puntos y no lo sepas. Muchos bancos premian la fidelidad (y el gasto) de sus clientes, dándoles puntos por cada euro gastado con la tarjeta. Infórmate en la sucursal más cercana y consigue el catálogo correspondiente. Verás que todo cuesta muchos puntos pero, al fin y al cabo, la vas a usar igualmente. ¿Por qué no ir acumulando puntos que después podrás canjear?

En todo caso, no se trata de las únicas curiosidades acerca de este dinero de plástico, sino que encontrarás muchas otras en nuestro artículo específico dedicado a la historia de las tarjetas de crédito.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR