Estas vacaciones, cuidado al volante

En los periodos vacacionales aumentan los desplazamientos, y también los accidentes de tráfico

Pocas cosas generan tanta felicidad como salir de vacaciones: es uno de los momentos más esperados. Sin embargo, cuando nos sentamos al volante, conviene dejar todo ese júbilo atrás. Y es que durante los periodos vacacionales son muchas las personas que se desplazan lo que incrementan las posibilidades de sufrir un accidente. Para evitarlo, deberemos cumplir las normas de tráfico y tratar de ser conductores responsables. Pero, ¿cómo? Desde Acierto.com te damos algunas claves.

¿Qué factores de riesgo debemos evitar?  

Conducir siempre entraña una gran responsabilidad, independientemente de la fecha del año en que lo hagamos. No obstante, en vacaciones será necesario estar más concentrados por un motivo lógico: hay muchos más coches en la carretera. Por eso será importante minimizar todos aquellos riesgos que estén en nuestra mano. Por no hablar de que si te encuentras entre los peores tipos de conductores tu aseguradora acabará por subirte la prima.

Dicho lo cual, lo primero será mantener la calma en todo momento, aunque alguna acción de otro conductor nos ponga al límite. Estar nerviosos al volante nos puede llevar a realizar maniobras arriesgadas como adelantamientos irresponsables o conducir a mayor velocidad de la permitida. Recuerda que estás de vacaciones y que las has cogido precisamente para relajarte.

Uno de los factores más importantes cuando viajamos en vacaciones es la hora a la que decidimos salir a la carretera. Cada día es diferente pero, por norma general, el mejor momento para conducir es la mañana. Nuestro cerebro se encuentra mucho más activo y, si hemos dormido bien, no estaremos cansados. En caso de que viajemos el primer día o el último de vacaciones -que coinciden con las llamadas “operación salida” y “operación” retorno”- deberemos evitar conducir las últimas horas del día (desde las 18 hasta las 23 horas) porque, según la Dirección General de Tráfico (DGT), es cuando hay mayor intensidad de tráfico.

El mejor momento para conducir es por la mañana, ya que es cuando el cerebro está más activo

También resulta arriesgado conducir con el sol de frente. Para lograrlo, trataremos de evitar los amaneceres y los atardeceres, que es cuando los rayos se hacen más molestos. Es cierto que en muchas ocasiones no tenemos más alternativa que viajar a una determinada hora, así que deberemos extremar las precauciones y estar muy concentrados.

Algo que sí está en nuestras manos, no obstante, es intentar montarnos en el vehículo en las mejores condiciones físicas y mentales. Ya sabes que no puedes conducir bajo los efectos del alcohol ni de las drogas, pero tampoco debes hacerlo cansado. Si estás fatigado no tendrás los reflejos ni la concentración necesaria para reaccionar a tiempo ante una eventualidad. Para y descansa. Si viajas con alguien que también tiene licencia de conducir, es una buena idea que os turnéis. También debes evitar las comidas copiosas antes y durante del viaje.

Si visitas un lugar conocido probablemente conozcas la carretera. Aléjate de todas aquellas vías que consideres que no están en buen estado y circula por las más seguras. Una autovía es más segura que una carretera secundaria, que suelen estar más descuidas y peor señalizadas. Aunque recorras algunos kilómetros más, seguro que merecerá la pena.

No, no bajes la guardia hasta que hayas llegado a tu destino. Es posible que lleves muchos kilómetros a la espalda y ya veas cerca la llegada, pero no hay que desconectar ni un instante. Evita las distracciones como el GPS o el móvil. Si no conoces el camino, déjate guiar por tu copiloto, pero no apartes la vista de la carretera.

Los números hablan

En vacaciones es cuando suceden más accidentes de tráfico y, por consiguiente, cuando más fallecimientos se producen. Según los datos de la DGT, en verano del 2016 hubo 253 víctimas mortales en las carreteras españolas, y en 2015 un total de 226. Se calcula que durante los meses de julio y agosto se llevan a cabo más de 85 millones de desplazamientos en coche.

Los fallecidos en Navidad, Semana Santa y verano suman casi el 30% del total de todo el año

Otras fechas claves son la Navidad y la Semana Santa. En las navidades de 2016 fallecieron 34 personas, la misma cifra que en 2015; mientras que en la Semana Santa de 2017 hubo 29 víctimas mortales, doce menos que en 2016, que fueron 41. Estas cifras resultan escalofriantes. Los fallecidos en estos tres periodos vacacionales suman casi el 30% del total de todo el año.

Otro dato importante que aporta la DGT es la media de edad de los turismos que se vieron envueltos en accidentes mortales en 2016. Esta fue de 13,4 años. Este dato pone en evidencia lo importante que es que nuestro coche se encuentre en las mejores condiciones Con un vehículo de más de diez años no nos podemos fiar, ya que puede resultar muy peligroso, aunque creamos que está en buenas condiciones para circular. Además la antigüedad del vehículo es otro factor que influye en las emisiones y en el precio del seguro.

Consejos para viajar en vacaciones

Ya hemos visto lo que no se debe hacer y las consecuencias que tiene una conducción irresponsable, por eso te damos algunos consejos para que los tengas en cuenta la próxima vez que viajes por vacaciones:

  • Posición correcta del cuerpo. En la autoescuela nos enseñaron que la mejor forma de coger el volante es formando con las manos las “nueve y cuarto” –la mano izquierda en el nueve y la derecha en el tres–. Las piernas deben ir cómodas, pero ligeramente flexionadas, de forma que lleguemos al fondo de todos los pedales sin problemas.
  • Respetar las normas viales. Parece que es algo obvio, pero hay muchas cosas que se nos olvidan. Por ejemplo, mantener la distancia adecuada con el vehículo delantero o indicar las maniobras que vamos a realizar, ya sea para cambiar de carril o abandonar una vía. También debemos ser estrictos con los límites de velocidad que haya en cada tramo.
  • Revisar el coche. Someter a tu coche a una revisión es algo indispensable para hacer un viaje largo. Comprueba tú mismo los elementos que no requieren la atención de un profesional, como el nivel del aceite o la presión de los neumáticos. Si tienes dudas acerca de otra pieza, llévalo al taller.
  • Usa ropa cómoda y calzado adecuado. En verano podemos tener la tentación de conducir en chanclas o sin camiseta. Con chanclas nuestros pies no van a tener la misma movilidad que con unos zapatos normales, además tenemos el riesgo de que se nos enreden con los pedales. Si conducimos sin camiseta y tenemos que realizar una frenada brusca, el cinturón nos pueda hacer mucho daño. Además, en ambos casos hay posibilidad de recibir una multa.
  • No corras, no tienes prisa. No estás llegando tarde al trabajo o a una reunión, así que no estés ansioso por llegar. Descansa cada dos horas e hidrátate bebiendo agua. Si conducimos en horas donde la temperatura es alta, el calor nos puede pasar mucha factura. Es preferible parar varias veces y llegar media hora más tarde que correr el riesgo de sufrir un accidente.  
  • Cuida de los tuyos: si viajas con niños, asegúrate de que su sillita se encuentra correctamente fijada y colocada, y de que cumple con los requisitos de seguridad. Aplica el mismo criterio si te desplazas con mascotas. Llevar a tu animalito correctamente te ahorrará multas y disgustos.
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR