Subiendo archivos

Niños en el asiento delantero del coche, ¿cuándo deja de ser un peligro?

Nuestro código circulatorio contempla algunas excepciones al respecto. Conócelas

Llevar a los niños de pasajeros en el coche  es algo habitual, pero debemos hacerlo siguiendo las normas del código circulatorio. En primer lugar debes saber que en función de la altura, el peso y la edad, algunos no podrán viajar en el asiento delantero, y los más pequeños deberán ir con una silla homologada en la parte trasera correctamente sujeta. Hoy te contamos todos los detalles al respecto para que os desplacéis con seguridad.

¿Cuándo puede un menor ir en el asiento delantero?

Según apunta la Dirección General de Tráfico (DGT), todos los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros que se desplacen en vehículo, además de viajar con el sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso como la norma exige, deberán ir sentados obligatoriamente en los asientos traseros.

Esta norma tiene tres excepciones:

  • Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros.

  • Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características.

  • Cuando no sea posible instalar en dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.

Únicamente en estos casos los menores podrán viajar en el asiento delantero del vehículo, pero siempre utilizando el sistema de retención homologado a su talla y peso. Este nuevo precepto se encuentra recogido en la modificación del art. 117 del Reglamento General de Circulación (cinturones de seguridad u otros sistemas de retención infantil homologados), realizado mediante Real Decreto 667/2015 de 17 de julio (BOE de 18 de julio de 2015).

Tras la modificación de este título los sistemas de retención infantil (SRI) deben instalarse siguiendo siempre las instrucciones que haya facilitado su fabricante. Además, se traspone la Directiva Comunitaria 2014/37/UE relativa al uso obligatorio de cinturones de seguridad y dispositivos de retención para niños en los vehículos. El incumplimiento de esta norma supondrá una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné, además de la inmovilización del vehículo.

Sillas homologadas

La nueva normativa actualiza la homologación R129, también denominada i-Size (en vigor desde 2013). Las sillas y demás sistemas de sujección ya no se catalogan por el peso, sino por la estatura de los niños. Las modificaciones obligan a que los sistemas de retención superen pruebas exhaustivas en colisiones frontales y laterales para garantizar la seguridad de los más pequeños.

Los SRI son compatibles con los airbags de las zonas laterales, que muchas veces causan más problemas que soluciones si los menores no viajan correctamente. Evitan que la cabeza del pequeño salga de la silla y pueda quedar atrapado, por ejemplo, entre las cortinillas laterales y las puertas. Según la Dirección General de Tráfico, el uso de los sistemas de retención infantil reduce en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones en caso de accidente.

Los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros que se desplacen en vehículo deberán ir sentados en los asientos traseros

Otra de las novedades hace referencia a los elevadores. En ellos solo podrán viajar los niños a partir de 125 centímetros de altura. Estos sistemas de retención deberán incorporar siempre un respaldo para que el menor quede bien sujeto por los hombros, algo imposible de conseguir con los cojines elevadores que se utilizaban hasta ahora. Evitamos así que los niños se resbalen por encima o debajo del cinturón de seguridad, que también debe ir debidamente abrochado.

Las mejoras en los mecanismos que incorporan los vehículos en sus propios cinturones de seguridad ha motivado que la normativa marque como no obligatorio el uso de los sistemas de sujeción para sillitas Isofix, aunque sigue siendo un buen método de anclaje.

Tipos de SRI

Existe una clasificación de sistemas de retención infantiles para que utilicemos el que más se ajusta al menor, en función de su altura y peso.

  • Grupo 0 (de 0 a 10 kilos), hasta nueve meses. Se trata de un capazo con arneses para transportar a un recién nacido en posición tumbada. Suelen ir en perpendicular a la marcha, ocupando dos plazas y sujetos por el cinturón de tres puntos.
  • Silla Infantil i-Size (de 40 a 85 centímetros), hasta un año aproximadamente. Están dotadas de arneses para una óptima sujeción su instalación debe realizarse siempre en el sentido contrario de la marcha.
  • Grupo 0+ (de 0 a 13 kilos), hasta 1 año y medio. También se trata de portabebés con arneses colocado en sentido contrario a la marcha. En el caso de instalarse en la plaza delantera en sentido inverso, debemos desconectar el airbag de pasajero.

  • Grupo I (de 9 a 18 kilos), de uno a cuatro años. Se puede llevar en posición sentada o reclinada y están dotadas de arnés o sistema de escudo ventral para adaptarse gradualmente a la fisionomía del niño 

  • Silla infantil grupo II (de 15 a 25 kilos), hasta siete años. Se puede colocar en sentido de la marcha o al contrario.

  • Silla infantil grupo III (de 22 a 36 kilos), de uno a doce años aproximadamente. Son perfectamente adecuadas para trayectos largos y son utilizables en ambos sentidos de la marcha con arnés.

Las reglas de oro de la DGT   

Es responsabilidad de los adultos transportar a los menores de forma adecuada y de velar por la seguridad de los niños durante los trayectos en coche. Por ello, la DGT tiene unas reglas fundamentales que debemos tener presentes cuando viajamos con ellos.

  • Nunca llevar al niño en brazos ni utilizar el mismo cinturón de seguridad que el adulto para protegerle.

  • Asegurarse que la silla está bien instalada. No debe moverse. La mejor opción es el anclaje mediante el sistema Isofix.

  • La cabeza del niño nunca debe asomar por encima del respaldo de la sillita. Si esto ocurre es necesario cambiarla por otra del grupo superior.

  • En caso de que el menor tenga que viajar en el asiento delantero, porque se dan alguna de las tres excepciones anteriormente comentadas, si el vehículo dispone de airbag frontal, únicamente podrán utilizar sistemas de retención orientados hacia atrás si el airbag ha sido desactivado.

  • Siempre bien anclados. En los trayectos cortos es donde se acumulan el mayor número de conductas de riesgo.

El uso de los sistemas de retención infantil reduce en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones en caso de accidente

Tráfico recomienda seguir utilizando el sistema de retención infantil homologado a su peso y talla hasta que el menor alcance los 150 centímetros. Con más altura deberá usar el cinturón de seguridad del vehículo.

¿El seguro del coche incluye la silla?

Cada compañía tiene unas condiciones, pero algunas de ellas aseguran la silla infantil y otros sistemas de retención dentro de nuestra póliza. Esta opción es muy atractiva para quienes llevan niños pequeños en el coche de forma habitual, ya que en caso de un pequeño accidente o golpe, y si la silla queda dañada, recibiremos una indemnización.


Las condiciones varían según el tipo de silla y la aseguradora, pero nos aseguraremos de estar cubiertos en caso de contratar una póliza a todo riesgo. En caso de tener un seguro a terceros, no habría que incluir la silla en el seguro ya que en caso de accidente, solo se podría reponer (o reparar) en el caso de que la culpa fuese del otro conductor.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR