Subiendo archivos

Coche antiguo o nuevo: ¿cuál de los dos sale más barato?

Son muchas las cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de hacer números y la prima del seguro es una de ellas

Estrenar coche es una gozada, lo sabemos. Ese olor a nuevo cuando entras por primera vez en él, esa rejilla cromada, esa sexta marcha de la que tu viejo coche carecía y todos esos extras que hacen del habitáculo un lugar acogedor. Sin embargo, son muchos los usuarios que optan por prescindir de esta auténtica gozada para decantarse por un vehículo de segunda mano. ¿El motivo? Su precio, a priori, más económico.

Y es que un coche de este tipo inicialmente te costará menos, pero ¿y a la larga? ¿Acabarás desembolsando en un taller todo lo que te has ahorrado en el pago inicial? ¿Qué pasa con el seguro? ¿Cuándo es más barato? ¿Aumenta si se trata de un coche clásico? Despejamos todas tus dudas para que hagas una compra maestra.

Comparativa entre coches nuevos y antiguos

Está claro: cada elección siempre conlleva un coste de oportunidad; es decir, la parte a la que tienes que renunciar. Hay pros y contras detrás de cada opción. Y, por tanto, muchos aspectos que debes valorar antes de tomar una decisión. Es precisamente lo que ocurre a la hora de comprar un coche porque, ¿es mejor invertir en uno nuevo u otro de segunda mano puede servirte igual? ¿Qué ventajas y desventajas tiene cada opción?

De entrada, tienes que plantearte si puedes permitirte adquirir uno nuevo (o financiarlo). Si no es así, no hay más que pensar: tendrás que invertir en un coche de segunda mano. Pero, ¿es en cualquier caso la mejor opción? Pues depende del automóvil.  Es decir, puedes adquirir desde un coche de kilómetro 0 (un poco menos asequible, pero con garantía de un año –normalmente– y prácticamente nuevo) hasta una auténtica “cafetera”, si no te cuidas de revisar bien lo que estás comprando.

Antes de comprar un coche antiguo te recomendamos que lo lleves a un taller de confianza

Por eso, antes de decidirte por un coche antiguo te recomendamos que lo lleves a un taller de confianza, si tienes esa opción. Por mucho que el vendedor te asegure que el coche se encuentra en perfectas condiciones y a no ser que te lo esté vendiendo alguien a quien conozcas y del que te fíes, nunca sabrás lo que estás comprando. Puede que aparentemente esté bien (sobre todo si la carrocería y los asientos están bien conservado) pero lo que cuenta es lo que se esconde bajo el capó.

La principal ventaja de un coche nuevo es que cuenta con una garantía. Además, al contratar tu seguro, si lo haces a todo riesgo, podrás recuperar su valor en caso de siniestro grave (robo o incendio, por ejemplo). Sin embargo, si algo se estropeara, tendrás que asumir una factura bastante más alta que si se tratara de un coche de segunda mano, ya que las piezas de recambio y las intervenciones del mecánico suelen ser más caras en un coche recién estrenado.

Aspectos a tener en cuenta

Como hemos visto, el precio de venta del coche solo es la punta del iceberg de la  inversión final que vas a hacer. Hay muchas variables (además del precio de venta) que van a influir en lo que te cuesta finalmente un vehículo. Variables que deberás tener en cuenta antes de tomar tu decisión y que te servirán para saber si las cuentas cuadran.

  • El precio del coche: desde luego, con un coche de segunda mano vas a ahorrar. Es algo que tienes que valorar. Un coche nuevo es más caro, aunque también puedes financiarlo. Y siempre tienes la opción de comprar uno de kilómetro 0, directamente al concesionario.

  • El precio del seguro: en términos generales, cuanto más antiguo es el coche, menos cuesta el seguro. Además, cuando aseguramos un coche de diez años (por ejemplo) no lo hacemos a todo riesgo, porque no necesitamos ese nivel de protección. Un seguro a todo riesgo te ofrecerá una indemnización por el valor del coche nuevo en caso de siniestro solo durante los primeros años de vida del coche (normalmente, hasta el tercer o cuarto año). Después recibirás el valor venal.

Arreglar un coche nuevo es más caro. Sin embargo, es más fácil que acabes en un taller si el coche es de segunda mano
  • El mantenimiento: por un lado, conviene valorar que los recambios en un coche nuevo son más costosos. Algo que no te afecta si tienes un seguro a todo riesgo sin franquicia durante los dos primeros años de antigüedad del vehículo: por ley, todo coche nuevo debe contar con dos años de garantía, que incluya las piezas y a la mano de obra. Pero, si no es el caso, ten en cuenta que arreglar un coche nuevo es más caro. Sin embargo, es más fácil que acabes en un taller si el coche es de segunda mano. Eso sí, si comparamos un coche clásico con uno de segunda mano, menos antiguo, el coche clásico gana por goleada: sigue siendo más barato de arreglar que un coche de hace diez años. Y se estropea menos.

  • El consumo: un coche antiguo tiene un mayor consumo, en general. Si piensas que optando por el un coche nuevo que sea diésel solucionas el problema, estás equivocado. Se te van a presentar otra serie de inconvenientes: para empezar, las reparaciones de un coche diésel son más costosas. Y si además vives en una gran urbe como Madrid, en la que ya se están llevando a cabo restricciones de tráfico debido a la gran contaminación del aire, serás el más perjudicado. Los coches diésel son más contaminantes y los esfuerzos institucionales van, en este sentido, dirigidos a desalentar a aquellos que estén pensando en comprar uno.

Coche nuevo vs antiguo: pros y contras

Una vez expuestos todos los factores que pueden determinar tu elección, te vamos a ofrecer un pequeño resumen de las ventajas y desventajas de cada opción, para que termines de decidirte.

Si optas por estrenar coche, que sepas que te vas a beneficiar de:

  • Menos gasto en taller. Primero porque tardará más en estropearse y segundo, porque tendrás un período de garantía de dos años incluido habitualmente en el seguro a todo riesgo.

  • Menos consumo de combustible.

  • Menos posibilidades de tener un siniestro.

  • Más capacidad de elección: si adquieres un vehículo nuevo tienes más opciones (color, extras, etcétera.).

Si estás valorando comprar un coche de segunda mano, tendrás estos beneficios:

  • Menor coste inicial en la inversión: siempre será más económico que uno nuevo.

  • El seguro te costará menos: la edad del coche es uno de los factores que influye en el precio de la prima. Cuanta mayor sea la antigüedad, más barato te saldrá. Además, habrás acumulado años de experiencia como conductor y eso también reduce el coste del seguro. Y si es viejo, te sobrará con un seguro a terceros: no necesitas más protección.

  • Puedes cambiar de coche con más frecuencia: sabes que le queda menos vida que a un coche nuevo. Sin embargo, si se trata de un coche clásico es posible que dure mucho más que un coche que acabes de adquirir. Cuando hablamos de coches clásicos hablamos de coches que fueron hechos para durar.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR