Quiero un coche kilómetro 0, ¿dónde lo consigo?

Los coches de este tipo cuentan con descuentos y ofertas atractivas

Si estás barajando renovar tu coche, es probable que hayas pensado adquirir uno de kilómetro 0 o de segunda mano. Es importante saber la diferencia entre ambos, pues son muchos los consumidores que tienen dudas al respecto. También conviene estar informado sobre las catalogaciones que existen a la hora de elegir nuestro futuro automóvil.

Tipos de coches

En el mercado de la automoción encontramos dos categorías básicas: de ocasión y nuevos. A veces, los límites entre uno y otro pueden confundirse dentro del panorama actual de vehículos modernos, así que deberemos estar al tanto de qué implica cada denominación.

En primer lugar encontramos los coches de ocasión. Estos vehículos ya han tenido un propietario registrado y han sido usados en circunstancias rutinarias, en calles y carreteras convencionales, desde la fecha de fabricación. Tienen el desgaste normal por su uso y número de kilómetros, en función de con cuánta asiduidad se hayan conducido y de los hábitos del conductor.

En concreto, se dividen en:

  • Coches de empleados o de gerencia. Como su nombre indica, son vehículos utilizados por los trabajadores de la marca, aunque son propiedad del concesionario o directamente de la empresa fabricante. Normalmente, han sido utilizados únicamente por un período de seis o doce meses y suelen tener menos de 10 mil kilómetros. A pesar de que están casi nuevos, los coches de empleados suelen venderse con un gran descuento con respecto a los coches nuevos.

  • Coches seminuevos. En la mayoría de casos se han usado durante uno o dos años y tienen más kilómetros en el contador, aunque casi siempre sin llegar a superar los 25 mil. Hay muchos coches seminuevos procedentes de empresas de alquiler o de flotas de coches de empresa. Una gran parte de ellos también se venden con una garantía del concesionario.

  • Coches de segunda mano. Esta categoría se engloba dentro de los coches de ocasión, pero el término se usa normalmente para describir vehículos que han sido usados durante varios años y tienen más kilómetros en el contador. Estos suelen ser propiedad de particulares y vienen con todas las variedades de desgaste, desde usados cuidadosamente hasta maltratados.

Los coches de ocasión han tenido un propietario registrado y han sido usados en circunstancias rutinarias

Por otro lado, tenemos los coches nuevos. Decimos que un vehículo es nuevo cuando no ha sido utilizado desde la fecha de fabricación. Se excluyen los kilómetros registrados para su necesaria traslación hasta el vehículo de transporte (barco, avión, camión), así como su preparación para la venta, donde se incluye también el desplazamiento por el concesionario y a los lugares para su limpieza y revisión técnica. Al final pueden tener algunos kilómetros registrados, pero el número es muy pequeño.

A pesar de que todos los coches nuevos son esencialmente iguales, se pueden clasificar en tres categorías específicas en función de su origen de fabricación:

  • Coches fabricados bajo pedido. Solo se fabrican si lo solicita algún cliente específico, por lo que es su comprador el que decide todos los aspectos técnicos y estéticos. El tiempo de espera hasta la entrega del vehículo se suele prolongar, en función de las prestaciones demandadas, algunos años.

  • Coches de serie. El fabricante los produce para distribuirlos a concesionarios de todo el mundo. El modelo viene predeterminado de fábrica, aunque el comprador suele tener la opción de elegir entre varios colores o accesorios. Es común que estos coches tengan ofertas y precios atractivos.

  • Coches km 0. Son muy similares a los coches de serie, pero cuentan con ciertas particularidades.

¿Qué es un Km 0?

Un Km 0 es un coche que todavía no se ha estrenado, aunque sí está matriculado. El origen de estos coches está en las obligaciones comerciales que los concesionarios tienen con las marcas. Estas obligan a su red de concesionarios a matricular un determinado número de unidades en un plazo limitado, para mantener o alcanzar un cierto estatus que puede ser en forma de reconocimiento, de descuentos por volumen de negocio o simplemente de mantener la concesión. En definitiva, estos coches se matriculan porque los distribuidores necesitan unas cuotas mínimas de ventas.

Es esta prisa que tienen los concesionarios por vender sus coches Km 0 la que da lugar a grandes descuentos y atractivas ofertas en este tipo de vehículos. Cuanto más tiempo los tengan, más les costará la depreciación, así que ponen en marcha una estrategia de marketing más agresiva para que haya una alta demanda de coches Km 0.

Un kilómetro cero es un coche que aún no se ha estrenado, pero que sí está matriculado

Aunque haya sido matriculado, un coche Km 0 cumple todos los requisitos necesarios para ser considerado un vehículo nuevo. Se encuentra aparcado dentro de las instalaciones del concesionario, al igual que el resto de coches nuevos, y solo ha sido usado para su transporte desde la fábrica. A pesar de que técnicamente es un automóvil nuevo, si adquirimos uno seremos el segundo propietario registrado y tendremos que transferir la propiedad del vehículo.

Si el vehículo en el que estamos interesados tiene más de 100 kilómetros, significa que ha sido usado para realizar pruebas, como vehículo de cortesía o sustitución o ha sido utilizado por un empleado del concesionario. En este caso ya no es un coche km 0, sino un coche usado. Debemos preguntar siempre al vendedor para asegurarnos y evitar que nos vendan algo que no queremos comprar.

Consigue tu Km 0 a buen precio

Casi todas las marcas ofrecen coches Km 0 y se encuentran en el concesionario que los ha matriculado. Sin embargo, a diferencia de un automóvil nuevo que se puede solicitar en cualquier concesionario oficial de la marca en la que estemos interesados, los vehículos Km 0 hay que buscarlos.

Esto nos obliga a visitar varios concesionarios de la misma marca con la posibilidad de encontrarnos que, en determinadas ocasiones, pueden no tener unidades de este tipo. Como norma general, los vehículos Km 0 tienen un precio atractivo y su disponibilidad es inmediata. No obstante, se pierde el poder de elección en lo que se refiere al color, la motorización y el equipamiento. Al ser unidades ya matriculadas ya están en el concesionario, y a no ser que dispongan de más de uno, tendremos que conformarnos con el que nos ofrezcan.

Algunos buscadores de Internet especializados en este tipo de vehículos nos permiten encontrar coches Km 0 que a primera vista no tienen un precio mejor que su equivalente nuevo. Esto sucede a menudo en coches que tienen lista de espera o cuya solicitud de personalización supone una demora en la entrega que el comprador no quiere asumir.

Contratar un seguro para un Km 0

Los coches Km 0 ya están matriculados, por lo que cuando adquiramos uno habrá que seguir dos pasos: cambiar la titularidad y, como en todos los vehículos, contratar un seguro. Para asegurar este tipo de coche se sigue el mismo procedimiento que con cualquier otro automóvil nuevo.

Tenemos la opción de, si tenemos un coche antiguo, traspasar el seguro al de Km 0, o podemos firmar un contrato nuevo con la compañía aseguradora. Si aun estamos indecisos sobre qué seguro escoger, existen los seguros por días que nos dará un tiempo para pensarlo mientras cumplimos con la ley. En todo caso, te recomendamos que te valgas del comparador de Acierto.com para cotejar entre las opciones que más interesen.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR