Renting de coches, ¿conoces sus ventajas?

Si necesitas un coche y no quieres optar por la vía clásica de compra esta opción te resultará interesante

El renting es un contrato de alquiler de bienes inmuebles por un periodo de tiempo determinado a cambio de unas cuotas que cubren el pleno uso y disfrute de los bienes incluidos dentro del contrato. Adicionalmente las cuotas de renting cubren la instalación mantenimiento, seguro y reparación. Asimismo, generalmente se realizan de forma mensual, trimestral o anual, pero se puede disfrutar del bien alquilado desde el momento en el que se firma el contrato.

Esto quiere decir que se puede hacer pleno uso de los bienes solicitados, incluso antes de haber pagado la primera cuota. Gracias a todas las ventajas y beneficios tributarios que ofrece este sistema, las empresas se ven cada vez más atraídas por él y dejan la compra en un segundo plano, ya que en la mayoría de ocasiones es lo más rentable.

¿Qué es el renting y que servicios incluye?

Como decíamos, el renting es un contrato de alquiler de bienes muebles, con una duración superior al año normalmente, cuya principal particularidad consiste en pactar una cuota mensual, trimestral o anual fija durante toda la vida del contrato de alquiler. Las principales características que tienen estos documentos son:

  • Disponibles para todos. Su uso no está restringido a empresas. Cualquier particular puede formalizar un contrato de renting.

  • La empresa compra el bien seleccionado si no lo tiene en stock. Se pone a disposición del cliente, en régimen de alquiler por renting. En estos casos, la propiedad del bien la mantiene el arrendador y no el arrendatario –como puede ocurrir en otros contratos de arrendamiento con carácter financiero–.

  • Estos formatos de contrato son libres y se rigen por los pactos dispuestos en ellos, respetando siempre el Código Civil y Código de Comercio. Esto implica que las coberturas, duración o las indemnizaciones por rescisión anticipada están fijadas en las propias cláusulas del contrato.

En el renting no se contempla opción de compra
  • No se contempla opción de compra. Es por ello que se suele utilizar en bienes muebles que se deterioran mucho en el tiempo o su valor residual tiende a cero con el paso del tiempo.

  • Esta tipología de contratación no tiene una regulación específica ni está sujeta a normas individuales de supervisión, dado que no se considera un producto financiero como tal. Estos tipos de contratos están fuertemente recomendados para disponer del uso de bienes bienes muebles que no se pueden comprar inicialmente por su alto desembolso.

  • Los contratos más extendidos de renting se llevan a cabo con los vehículos, equipos informáticos, maquinaria y mobiliario.

Servicios de coches de renting

Los servicios que incluyen los coches de renting abarcan, en primer lugar, la gestión integral del vehículo (compra, matriculación, entrega, mantenimiento y recogida al finalizar el contrato), la gestión y pago de los impuestos (matriculación, circulación), la contratación del seguro en diferentes modalidades posibles (todo riesgo, terceros, robo, con franquicia, sin ella, etc.) y la asistencia en carretera nacional y/o internacional desde el kilómetro cero, o desde un determinado punto kilométrico.

Por otro lado, incluye el mantenimiento integral del vehículo, incluyendo piezas y mano de obra, el preventivo y correctivo, que asegura la reparación de averías y sustitución por desgaste de piezas. Además sustituye los neumáticos, a partir de un determinado número de kilómetros, siempre que sea necesario; y gestiona la rotura de lunas, el consumo de combustible y peajes, así como la reclamación de multas.

Por último proporciona informes periódicos acerca del vehículo contratado y asistencia jurídica en los casos de accidente. De igual forma se asigna un vehículo de pre-entrega, hasta disponer del contratado, y de uno de sustitución, en el caso de avería.

Los principales beneficios del renting

En primer lugar existe una simplicidad en la gestión de la adquisición del bien que queremos. No hay que preocuparse de reparaciones, ni cambios de neumáticos, ITV, mantenimiento, contratación y gestiones con el seguro (a todo riesgo), o impuestos (matriculación y circulación). Esas cosas las maneja la empresa de renting por ti. En segundo lugar, se paga una cuota mensual fija, con independencia de si hay que realizar o no una reparación.

Con el renting siempre conduces un coche nuevo

Y finalmente, siempre conduces un coche nuevo porque al final del periodo de renting, puedes empezar a utilizar uno nuevo y así volver a disfrutar de un vehículo totalmente para estrenar. Pasemos a ver de forma más detallada las principales ventajas y coberturas de obtener un coche por renting.

  • Ahorro financiero: la empresa de renting tiene una capacidad de compra y especialización en la gestión que le permite conseguir ahorros que traslada a sus clientes. Por este motivo, el renting puede suponer hasta un 20% menos de gastos.

  • Control de costes: un solo proveedor, un único pago mensual y una sola factura agrupan todos los trámites y gastos asociados a la utilización del vehículo.

  • Ventajas fiscales: para empresarios y autónomos, la cuota de renting sin IVA es un gasto deducible al 100% en el Impuesto de Sociedades o en el IRPF. En cuanto al IVA, la desgravación depende del grado de utilización del vehículo para la actividad profesional: 100% en el caso de vehículos comerciales.?

  • Menos preocupaciones, más tiempo: la empresa de renting realiza todos los trámites y gestiones relacionados con tu vehículo, por lo que ahorras tiempo y preocupaciones.

  • Flexibilidad: el contrato de renting se personaliza para adaptarse a tus necesidades y te facilita el cambio de vehículo si la tecnología, tus gustos o tus necesidades cambian.

  • Liquidez: este sistema libera recursos de tesorería para hacer frente a otros gastos o inversiones rentables con menos depreciación que los vehículos.

  • Menos riesgos: ??con el Renting no asumes riesgos asociados a la propiedad del vehículo, como son la responsabilidad administrativa (pago de impuestos, etc) la responsabilidad civil, averías imprevistas, y la obsolescencia o la reventa del vehículo al final de su vida útil o si quieres cambiar de coche (buscar comprador, realizar la transferencia del vehículo, conseguir un buen precio, etcétera.).

Inconvenientes de obtener un coche por renting

La principal desventaja del renting se basa en que, tras finalizar el tiempo de contrato, no se pueda tener derecho a compra. Se debe tener mucha precaución en la firma, leer bien cada punto y que las dos partes cumplan con sus responsabilidades. De igual forma, este tipo de alquiler sigue siendo muy recomendable para las pequeñas y medianas empresas.

En segundo término, y a pesar de que se puede cancelar el contrato antes de plazo, no existe mucha flexibilidad a la hora de cambiar de parecer. La cancelación anticipada puede perjudicar el historial crediticio, de quien contrata el renting, y suponerle una penalización económica.

Para finalizar, existe poca flexibilidad con el kilometraje. En la firma del renting, se establece un número de kilómetros máximos para la duración del contrato. A más kilómetros, hay que pagar una cuota más alta (porque el vehículo pierde más valor). Aunque si se recorre más distancia de la establecida en el contrato, también habrá que pagar una penalización. En caso contrario no se percibe ninguna devolución por realizar menos kilómetros de los contratados.

Diferencias entre Renting y Leasing

La diferencia principal entre el renting y el leasing es que mientras que el primero pueden usarlo individuos comunes o particulares, el leasing solo pueden contratarlo empresas o autónomos. La otra diferencia fundamental entre ambos modelos es que el leasing sí permite la adquisición del vehículo al finalizar el contrato, mientras que en el renting no existe la posibilidad de ser titular de la propiedad que se ha alquilado.

Además en el leasing se paga una cuota de entrada y una cuota fija de forma periódica, antes de ser el titular del vehículo, asumiendo todos los gastos derivados del mismo (matriculación, impuestos, averías, etc.). De igual forma, y siguiendo la regulación vigente, los contratos de leasing de bienes muebles tienen una duración mínima de dos años, a lo largo de los cuales no podrán ser cancelados.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR