7 consejos para viajar con tu mascota

Conoce todos los detalles para los viajes con tu mascota

A la hora de desplazarnos con nuestra mascota es habitual que nos surgan dudas acerca de cómo podemos hacerlo y si realmente el animal va a estar seguro. Sin embargo, viajar con nuestro pequeño peludo no tiene por qué ser un problema, sobre todo si conoces la normativa actual para los diferentes medios de transporte. Porque, ¿podemos llevarlos en tren del mismo modo que lo hacemos en el autobús? Hoy trataremos de responder a estas y otras preguntas.

¿Sabes cómo llevar a tu mascota en cualquier medio de transporte?

Desde hace ya algún tiempo, podemos viajar con nuestras mascotas en prácticamente cualquier medio de transporte. Sin embargo, es importante conocer las condiciones que nos ofrece cada uno de los transportes y comprobar hasta qué punto es compatible con las necesidades y características de nuestro pequeño amigo. Habrá que tener en cuenta el precio, el lugar donde viaja y, lo más importante, que esté garantizada su seguridad en todo momento. Pero vayamos con algunos ejemplos.

Para viajar en coche. En el Reglamento General de Circulación no está recogido explícitamente cómo deben viajar los animales en coche, aunque en el artículo 18 se indica que el conductor deberá prestar atención a “la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”. Esto quiere decir que tenemos libertad para elegir cómo podemos transportarlo. Solo estaríamos infringiendo la ley en el caso de que el animal nos impidiera movernos correctamente o interfiriese en nuestro campo de visión (siempre como conductores).

No es ilegal llevar al animal suelto siempre y cuando no moleste en la conducción, pero no es nada recomendable porque estaría en juego su salud y la de los pasajeros

O sea, que podremos elegir el sistema para llevar a nuestra mascota en el coche que creamos más conveniente. Ciñéndonos a la ley, no sería ilegal llevar al animal suelto siempre y cuando no moleste en la conducción, pero obviamente no es nada recomendable. En caso de accidente, las consecuencias podrían ser mortales tanto para los pasajeros como para el animal. La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda que los animales pequeños viajen en transportín en el suelo del vehículo pero, si son más grandes, lo mejor es que vayan en el maletero, también en transportín en posición transversal a la dirección de la marca.

¿Qué pasa si tengo un accidente de coche con mi mascota?

En España no hay ninguna normativa relativa a los animales y la seguridad vial. Si tenemos un accidente y debemos ser hospitalizados, ¿quien se hará cargo de nuestra mascota? Es raro que una compañía de seguros incluya en su póliza la recogida de animales y, por motivos obvios, el animal no puede ir con nosotros en la ambulancia, por lo que tenemos aquí un gran problema.

La primera opción es que, si el accidente no ha ocurrido muy lejos de donde vivimos, llamemos a algún familiar o conocido para que se encargue de ellos. En el caso de que estemos lejos de casa, lo más recomendable es llamar al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) o alguna asociación de protección animal que haya por la zona. En algunas comunidades hay servicios veterinarios para recoger animales heridos, pero el problema es que no están presentes en la totalidad del territorio nacional. En Madrid, por ejemplo, está el Sevemur, al que puedes avisar a cualquier hora para atender a animales heridos.

Lo cierto es que se debería hacer algo al respecto. Si nadie recoge a los animales estos quedarán abandonados en la carretera, perdidos y desorientados. De esta forma podrían ser atropellados o provocar otro accidente. Hay un gran vacío legal en esta cuestión que debería ser abordado por las autoridades para ayudar a las muchas personas que viajan con su mascota por carretera.  

Viajar con mi mascota en tren, avión y autobús

Viajar en tren. Renfe nos permite llevar mascotas en el tren siempre y cuando no pesen más de diez kilos. Esta posibilidad es gratuita si viajamos en Preferente o en alguna otra clase superior (como clase Club) pero si no es el caso, tendremos que adquirir un billete para el animal que sería lo correspondiente al 25% de la tarifa ordinaria de ese trayecto. Podremos llevar con nosotros animales de compañía no muy grandes como perros, gatos, hurones o aves (pero no de corral).

En el caso de los trenes de media distancia, es posible que haya restricciones en cuanto al número de animales que pueden viajar en los coches, debido a la saturación de viajeros. En este caso es recomendable informarse con antelación. Para los cercanías el servicio es gratuito, y no es obligatorio llevar al animal en una jaula, pero sí que tendrá que estar en todo momento atado. Deberemos ser responsables para que no moleste a ningún pasajero.

Viajar en avión. Muchas compañías aéreas pueden poner grandes impedimentos a la hora de permitirte viajar con tu mascota. Infórmate de si la empresa ofrece esa posibilidad. Por ejemplo, Iberia permite viajar a las mascotas tanto en bodega como en cabina (si la suma de su peso y el transportín o bolsa que utilicemos no pasa de los 8 kilos), aunque solamente admite dos animales por vuelo.

A la hora de viajar en avión, es importante tener toda la documentación y permisos legales en regla, además de conocer la regulación del país que visitemos

El precio varía en función del destino al que viajemos, por lo que tendremos que consultarlo con la compañía. Lo más importante es tener toda la documentación y permisos legales en regla, además de conocer la regulación del país que visitemos. Si piensas viajar a Gran Bretaña o Irlanda, deberás saber que son dos de los países que más restricciones ponen a la hora de permitir la entrada de animales vivos en sus territorios.

Viajar en autobús. Este medio es, probablemente, en el que peor viaje nuestra mascota. En ningún caso nos dejaran llevarlo en la cabina así que tendrá que viajar en el maletero, por lo que en viajes largos y calurosos el animal puede pasarlo mal. No todas las compañías permiten que viajen animales, aunque en algunas grandes como Avanza o Alsa sí que tenemos esa opción. En el caso de Alsa, solo permiten un animal por trayecto, y el precio a pagar será el 50% de lo que ha costado tu billete.

7 tips para viajar con tu mascota

Ya conoces los requisitos principales y las características de cada medio de transporte para viajar con tu mascota de forma segura. Pero eso no es todo, ya que nos debemos preocupar de que supere el viaje de la mejor forma posible. Aquí os dejamos siete consejos que os ayudarán el día del viaje:

  1. Visitar al veterinario los días previos. Este nos dirá si nuestra mascota está en condiciones para afrontar el viaje y  también le podría proporcionar algún tipo de medicación para tranquilizarlo si fuese necesario. Es importante que no les demos ninguna medicina o tranquilizante sin el consentimiento previo del veterinario.

  2. No darle de comer las horas previas. No debemos alimentarlos las tres o cuatro horas previas al viaje, porque pueden marearse y tener náuseas, y vómitos. Además, de esta forma aguantarán más tiempo sin hacer sus necesidades, que también es algo que debemos intentar que ocurra antes de comenzar el viaje. Por precaución, en todo caso, resulta conveniente colocar un empapador en el transportín.

  3. Llevar provisiones. Es fundamental que llevemos agua, comida y algún objeto con el que suela jugar. El juguete le puede ayudar a calmarse y a distraerse.

  4. Hacer descansos. Si vas en coche y es un viaje largo, haz descansos cada cierto tiempo. Le vendrá bien dar un pequeño paseo para despejarse y hacer sus necesidades.

  5. Cuidado al parar. Si estacionamos en una vía de servicio, tendremos que tener a nuestra mascota controlada antes de abrir las puertas, ya que podría salir del vehículo disparada. Y aunque la parada vaya a ser corta, no deberemos dejarlo nunca solo en el interior del vehículo. Ni siquiera con el aire acondicionado puesto. Es peligroso.

  6. Elegir el transportín o la bolsa más adecuados. Hay que prestar atención a la hora de comprar la jaula donde vaya a viajar. Va a pasar mucho tiempo dentro y tiene que tener espacio suficiente para no sentirse agobiado. Tampoco conviene excederse con el tamaño ya que será más difícil de transportar.

  7. Familiarizar al animal con la jaula. Es mejor que el primer contacto que tenga con el transportin sea en casa o en un lugar donde se sienta seguro. El día del viaje ya tendrá suficientes cosas nuevas para asimilar. Intenta sacarlo en otras ocasiones y no solo para ir al veterinario o salir de viaje. Será el modo de que no lo asocie con estímulos negativos.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR