Estas vacaciones cuida tu cuerpo. Tiene premio en el seguro de salud

Descubre las claves para mantener el cuidado de tu cuerpo y asegúrate de tener una buena cobertura en tu seguro de salud

Llega el verano y, con sus intensos y largos días de sol y calor, dejamos a un lado las rutinas diarias para desconectar y pasar más tiempo con la familia y los amigos. Para algunos es el momento para dar largos paseos, practicar deportes como la natación, el pádel, el ciclismo y el running o simplemente dedicarle tiempo al cuerpo y al ejercicio físico. Otros, sin embargo, modifican sus horarios, su alimentación y sus buenos hábitos.

Por desgracia, los excesos y la falta de cuidado del cuerpo pueden provocar que aumentemos de peso y que perdamos la vitalidad del cabello y la piel. La sequedad cutánea afecta a numerosas personas en los meses de verano y es importante mantener los hábitos de cuidados corporales para lucir tipazo en la playa. Por no hablar de la aparición de otras enfermedades más graves que podrían acabar pasándonos factura a medio y largo plato. Para evitarlo, toma nota de estos consejos.

Consejos para cuidar tu cuerpo este verano

Hidratación constante

Las temperaturas extremas pueden provocar una sudoración constante de la piel y hacen todavía más necesario rehidratar el cuerpo, aunque no se tenga sed. Lo recomendable es beber un mínimo de dos o tres litros de agua al día  (aunque depende del peso y los requerimientos de cada persona). También puedes aprovechar para consumir otros líquidos refrescantes como zumos naturales –no azucarados–, té helado y bebidas isotónicas. No abuses de los lácteos ni de las bebidas con gas.

Más frutas y verduras

Siguiendo la idea anterior, las frutas y verduras tienen un alto contenido en agua y ayudan a hidratar. Además, su aporte vitamínico proporciona al cuerpo lo necesario para no desfallecer ante el calor. Ten en cuenta que, cuando sudas, no solamente pierdes agua, sino minerales. Son alimentos fáciles de preparar, que puedes llevar a la playa o piscina y que te ayudan a cuidar de tu cuerpo en verano.

Si te sobran unos kilos, será necesario respetar una dieta alimenticia apropiada y equilibrada que te permita bajar de peso y conservar un buen estado nutricional

Hidrata y protege tu piel

La hidratación no solo debe ser externa, sino también interna. La exposición solar conlleva a una deshidratación cutánea que hay que vigilar, porque la piel tiene memoria y puede desarrollar manchas en un futuro. Es de vital importancia proteger la piel del sol con lociones de factor SPF 30 y 50, según tu fototipo de piel, así como aplicar aftersun para repararla tras la exposición de manera diaria. Esto último mantendrá la elasticidad necesaria para que no se formen grietas ni aparezcan estrías.

Limpieza facial

Realizar una limpieza facial profunda nos ayudará a mantener la piel hidratada y nutrida. Para poder efectuarla será necesario utilizar una crema o jabón dermatológico, que respete las pieles sensibles, y hacer un barrido por la zona T (frente, nariz y mentón). Continuaremos por la zona de los pómulos y llegaremos, con movimientos circulares, hasta el cuello. No hay que olvidar que debe realizarse con ayuda de la yema de los dedos sin fuerza para no dejar marca.

Si realizamos un pulido con una crema granulada (exfoliante), para eliminar las células muertas, es importante que se adapte a nuestro tipo de piel, así como hacerlo con suavidad para evitar lesiones cutáneas. El bronceado posterior quedará más equilibrado. Es recomendable decantarse por cremas que contengan vitamina C,  ricas en colágeno, elastina y vitaminas A y E.

En el caso de los hombres, que por lo general tienen la piel más resistente y gruesa, conviene hacer una exfoliación más profunda con un jabón neutro que deje la dermis suave, sin grasa y que ablande la barba. Se puede aplicar un gel o tónico refrescante pero nunca una crema que engrase nuevamente la piel.

Exfoliación corporal

Para evitar la descamación de la piel y mantener las células de la dermis bien sanas, es necesario mantener la misma rutina de exfoliación durante todo el año. Además, este proceso también activa la circulación y ayuda a prolongar el bronceado.

Puedes utilizar la misma crema granulada que has utilizado para exfoliar la piel de la cara y decantarte por los baños de vapor como en una sauna. Y si lo que necesitas es una hidratación potente, escoge aceites vegetales como el de almendras nueces o coco.

Cuidado capilar, ojos, manos y pies

El cabello es una de las partes del cuerpo más castigada durante el verano. El sol, la piscina y el mar lo resecan y desgastan. Si quieres llegar al verano con los capilares reparados es importante comenzar con los baños de crema y las ampollas con al menos dos meses de antelación. Los geles y cremas con filtro solar son ideales para preservar el pelo antes de ir a la playa o a la piscina y prevenir las enfermedades capilares.

La hidratación de manos debe tomarse como hábito cotidiano, sobre todo después de haber tenido contacto con detergentes o abrasivos sin utilizar guantes

Por otra parte, si quieres evitar el daño ocular (y otras consecuencias más graves como el envejecimiento de la retina) será conveniente utilizar unas buenas gafas de sol, con filtros reglados. Por último, usa cremas granuladas para exfoliar manos y pies. La hidratación de manos debe tomarse como hábito cotidiano, sobre todo después de haber tenido contacto con detergentes o abrasivos sin utilizar guantes.

Evita el alcohol

“Vamos a tomar unas cervecitas” es una frase muy utilizada en los meses de verano, y especialmente a partir de la llegada del calor y la apertura de las terrazas. El consumo de bebidas alcohólicas contribuye a la deshidratación. Tomarlas con moderación, resguardandose del sol y beber dos o tres litros de agua recomendados, no supone problema alguno. Se puede disfrutar de una cerveza, un cóctel o una copa de vino, siempre y cuando se haga a la sombra y con responsabilidad.

No es aconsejable tomar estas bebidas cuando se está en la playa ni abusar del consumo del alcohol, sobre todo si vas a conducir después. Tampoco es recomendable bañarse si has consumido más alcohol de la cuenta, ya que puede afectar a tu coordinación y favorecer que sufras algún percance en el agua.

¡Haz ejercicio!

Las vacaciones significan tiempo libre así que no es difícil encontrar un momento del día para mantenerse activo, evitar el sedentarismo, y mantener el cuerpo en forma. Caminar, hacer paseos en bicicleta, nadar media hora al día y esforzarse en mantener activo el organismo es clave para preservar el estado físico de salud. Por supuesto, esto deberá ir acompañado de una correcta alimentación; de hecho esta es capaz de influir incluso sobre nuestro estado de ánimo.

Comprueba la cobertura de tu seguro de salud

Más allá de lo comentado, desde Acierto.com te recomendamos que contrates un seguro de salud o que revises la cobertura del que tienes para saber en qué casos puedes contar con su ayuda. A veces, si padeces algún tipo de patología “diferente” o enfermedad rara, como es la cada vez más usual apnea del sueño, necesitas saber qué cubre tu seguro, sobre todo si te marchas mucho tiempo de casa en vacaciones.

Por otra parte, debes saber que contar con unos hábitos de vida saludables te alejará de las enfermedades. Y no solo eso, sino que cuidarse tiene premio en el seguro de salud. Porque si careces de patologías previas la mayoría de compañías te dejará acceder a prácticamente todos sus servicios. No obstante, revisa la letra pequeña para estar al tanto de las posibles carencias y copagos.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR