Subiendo archivos

Ángel López: "El grado de oscurecimiento de las gafas es simplemente para la parte molesta de la luz, no para la peligrosa"

Entrevistamos al oftalmólogo y director médico de Laservisión para saber cómo elegir las mejores gafas de sol para proteger nuestros ojos. ¿Sabes si tu seguro cubre los posibles problemas?

Sus manos se desplazan arriba y abajo, trazando dibujos invisibles en el aire y, su rostro, apacible, acompaña con gestos su didáctica explicación. Amable, conciso y elocuente, estructura su discurso en frases precisas que pronuncia con esa voz clara y grave que le caracteriza.

Así es Ángel López Castro, oftalmólogo, miembro de la Sociedad Americana de Oftalmología, y director médico de Laservisión; un experto que hemos decidido entrevistar para conocer de primera mano por qué es tan importante usar gafas de sol en verano. Sí, porque escogerlas correctamente resulta fundamental para prevenir enfermedades oculares graves y otra serie de complicaciones.

¿Por qué es importante usar gafas de sol?

Es importante usar gafas de sol porque este tiene unas radiaciones de distinta longitud de onda que pueden ser perjudiciales para diferentes estructuras del ojo. Por ejemplo, los más dañinos son los ultravioletas. Está demostrado que un exceso de exposición influye en enfermedades de la superficie del ojo y, además produce una aumento de la incidencia de cataratas y afecta a la mácula.

Se trata de las radiaciones más peligrosas, básicamente porque no nos damos cuenta de que están ahí. Las rojas son más molestas, y hacen que nos defendamos del sol guiñando los ojos. Pero las ultravioleta no molestan y son las que, acumulativamente, llegan a producir todas estas enfermedades que estamos comentando.

¿Dónde es recomendable comprar las gafas?

Las gafas de un mercadillo no tienen los controles sanitarios que, por lo menos, suelen pasar las de una óptica. Pero siempre he tenido curiosidad por ver qué pone en la gafa. Y pone filtro ultravioleta, pero no he comprobado que lo tengan. Además, un filtro de este tipo no es tan caro.

No obstante, creo que es mejor comprarse unas gafas con un control sanitario como el de una óptica, que llevan un sello de calidad y de fiabilidad muchísimo mayor. Los fabricantes están muy controlados. Pero si no has tenido acceso a unas gafas de este tipo (por falta de recursos), mejor ponerse unas aunque sean promocionales o de mercadillo que, por lo menos, tengan el sello de ultravioleta.

Creo que es mejor comprarse unas gafas con un control sanitario como el de una óptica, que llevan un sello de calidad y de fiabilidad muchísimo mayor

¿Cómo podemos saber si un cristal cuenta con protección UV?

Un modo muy sencillo es utilizar una de esas gafas que se oscurecen en contacto con la luz ultravioleta. Si tienes un amigo que lleva unas lentes de este tipo, sube a tu coche, y no se aprecia cambio alguno en el vidrio, significa que no pasan estos rayos. También puedes encontrarlos fácilmente por Internet si quieres comprobarlo.

¿Influye de alguna manera la montura de la gafa a la hora de proteger los ojos del sol?

Aunque la montura es totalmente estética, la verdad es que una que permite un cristal grande protege más que una que acepta un cristal pequeño. Porque por encima, por debajo y por los lados puede entrar más luz. Si eliges una que recoja todas esas zonas perioculares estarás más protegido.

Otro aspecto que influye es que sean muy curvadas, porque crean un efecto de mareo, sobre todo cuando giramos la cabeza para mirar a algún sitio. Una gafa con una montura menos curva es más cómoda desde ese punto de vista.

¿Qué requisitos deberían cumplir unas buenas gafas de sol?

Para saber si unas gafas de sol son buenas, nos fijamos en que cubran bien el ojo, que tengan el filtro ultravioleta, que no tengan una gran angulación para que no te marees, que no se rompan fácilmente para que no se te claven en los ojos, y que no estén rayadas –para que veas bien a través de ellas–. Respecto al grado de oscurecimiento –hay cuatro, que van de menos a más– que permitan una visión correcta según las condiciones del sol.

Hay grado 1, 2 y 3, que son las que están legalizadas para conducir (el grado 4 no está permitido, porque en un túnel o lugar poco iluminado dejaríamos de ver. Están pensadas para montaña y playa). Y el 0 que no tiene ninguna opacidad. Todos ellos cuentan con filtro ultravioleta, eso sí. Las 3 y 2 son los que más se utilizan. El grado de oscurecimiento es simplemente para la parte molesta de la luz, no para la parte peligrosa. No hay que confundirse.

El grado 4 no está permitido para conducir, porque en un túnel o lugar poco iluminado dejaríamos de ver

Hay algunos colores que también son más recomendables según para qué. Por ejemplo, el que altera poco la percepción es el verde. El amarillo y naranja distorsiona mucho pero se utiliza mucho para determinados deportes de precisión como el tiro con arco, porque aumenta mucho el contraste, en esquí. Y el marrón es el que cambia totalmente la percepción del color, y el gris es bueno para conducir.

El color degradado, sin embargo, no es recomendable, por ejemplo, para modalidades como la vela o el esquí, porque si son más oscuras por arriba, la luz de la nieve o del agua entra más. El reflejo es tremendo.

¿Qué alternativas encontramos a las gafas de sol? ¿Hay otras formas de protegerse?

Sí, colocarse una gorra con visera (grande, que tape los ojos) disminuye muchísimo la radiación lumínica en los ojos. Quizás no como unas gafas de sol, pero sí en una gran cantidad. También hay lentillas con filtro ultravioleta incorporado.

Por otra parte, la mayoría de coches tienen cristales con protección de este tipo. Dentro del vehículo las gafas de sol suelen utilizarse para que no te moleste la luz del sol. Sin embargo, aquí no pasa la luz ultravioleta y estás protegido. Incluso algunas de las construcciones recientes y edificios modernos –aunque no todos– están empezando a incorporar ventanas dotadas de vidrios UV.

Como curiosidad, estuve en una ONG en Pakistán y, ante la falta de recursos en la montaña, he visto a los sherpas hacerse gafas de sol con el plástico de las botellas que, supuestamente, tiene un filtro ultravioleta para que no se estropee el agua.Y les he visto llevarlas con una gomita.

He visto a los sherpas hacerse gafas de sol con el plástico de las botellas

¿Hay usuarios que tienen mayor riesgo si se exponen al sol? Por ejemplo, un paciente recién operado de miopía

El riesgo es el mismo después de la cirugía que antes de ella. Es más, en algunas operaciones como la que se realiza con lentes intraoculares, estas tienen protección UV. Lo que sí ocurre es que, si una persona es miope y está sin gafas al sol y aunque los ultravioletas le van a pasar igual, los otros rayos –los de la luz que llegan a la retina como los infrarrojos y demás componentes del espectro–, al llegar desenfocados hacen menos daño.

Cuando están ya operados, como se enfocan, llegarían más potentes, como una lupa. Pero los ultravioleta llegan igual. Los operados de cataratas también tienen lentes intraoculares con estas características. Aunque llevar gafas de sol es un extra. También hay que comentar que hay gafas especiales que protegen a los pacientes con degeneración macular y que se centran en una zona más concreta del espectro de luz. Pero eso ya es un tema más técnico.

La importancia de contar con una buena cobertura ocular

Llegados a este punto y tras las respuestas de López, es imprescindible comentar la importancia de la prevención. Sí, porque más allá del uso de las gafas de sol, y tal y como hacemos con otras partes de nuestro cuerpo (como los dientes, por ejemplo), deberíamos acudir a la consulta del especialista con regularidad y ante cualquier tipo de molestia para descartar anomalías.

De hecho, esto resulta especialmente relevante en el caso de pacientes con antecedentes familiares de enfermedades, tensión ocular, etcétera. Para ello, no estará de más contar con un seguro de salud que nos cubra no solo las visitas, sino también el tratamiento de ciertas enfermedades. Sanitas, por ejemplo, hasta incluye intervenciones como la operación de miopía con láser que otras aseguradoras consideran meramente “estéticas”.

Asimismo, otras entidades ofrecen lo que se conoce como cobertura óptica, que corre con los gastos derivados del material que compremos para corregir problemas de visión. Las lentillas y las gafas entrarían en esta ecuación. Sin embargo, ciertas empresas excluyen las monturas, principalmente porque lo consideran como algo meramente estético. En todo caso, verifica las condiciones y presta atención a la limitación de edad que suelen incluir (los usuarios mayores de 65 años suelen tener dificultades para contratarla)

 

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR