Subiendo archivos

Cómo cubre la esclerosis múltiple mi seguro de salud

Las compañías no suelen aceptar enfermedades crónicas preexistentes. Pero existen algunos matices

La esclerosis múltiple es una de las enfermedades que más afecta a los adultos jóvenes. De hecho, después de los accidentes de tráfico, es la causa de discapacidad neurológica más frecuente en este sector de población. El dato más representativo es que de los 47.000 afectados en España, el 70% tiene entre veinte y cuarenta años. A los afectados por esta enfermedad puede serle de gran utilidad contar con un seguro médico. Descubre cómo en esta guía.  

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica, autoinmune y desmielinizante -la mielina es la materia blanca del cerebro y la médula espinal- que, como hemos visto, suele afectar a los adultos jóvenes. En España se diagnostican unos 1.800 casos cada año. También es más frecuente en la mujer que en el hombre, aunque se desconoce la razón. La proporción de afectados es aproximadamente de tres mujeres por cada hombre.

El curso de esta enfermedad no se puede pronosticar. En cada persona actúa de forma diferente, y podemos encontrar personas que apenas se ven afectadas por la enfermedad y otras en las que se avanza rápidamente hasta la incapacidad total. No es mortal, ni tampoco contagiosa o hereditaria. Aún no se conoce su cura, pero sí hay fármacos y tratamientos que pueden retrasar sus efectos.

La esclerosis múltiple es una enfermedad de larga duración y hay casos de pacientes en los que en quince años no han llegado a presentar ninguna discapacidad importante. Son muchos los afectados que pueden llevar una vida normal -teniendo en cuenta las limitaciones de la enfermedad-, aunque todo varía en función de lo avanzada que esté la patología.

¿Cubre el seguro el tratamiento de la esclerosis múltiple?

Es importante saber que, si estás asegurado, la compañía cubrirá los gastos de cualquier enfermedad o lesión que puedas padecer. Eso sí, solamente si el problema aparece después de haber contratado la póliza. Si la enfermedad ha sido diagnosticada antes de suscribirla, podemos encontrar problemas para que nos respalden.

Es lo que se conoce como “preexistencia”. Este término hace referencia a aquellas cirugías, enfermedades, lesiones o secuelas que una persona haya tenido antes de contratar un seguro. La compañía va a poner muchas trabas para cubrir a una persona con una enfermedad grave o crónica, como la esclerosis múltiple, ya que este tipo de pacientes suelen conllevar muchos gastos médicos. Para saber en qué estado de salud nos encontramos en el momento de contratar un seguro de salud, la entidad nos realizará un cuestionario donde deberemos ser totalmente sinceros. No obstante, tiene derecho a someternos a una evaluación médica si considera que alguno de los datos que hemos facilitado en el cuestionario son fraudulentos.

En el caso de la esclerosis múltiple, sabemos que si ha sido diagnosticada una vez que ya estábamos asegurados, la compañía correrá con los gastos. Aun así, quedan fuera de esta cobertura algunos tratamientos experimentales como la mielina oral, que se encuentran en fase de prueba y no cuentan con el visto bueno de las autoridades sanitarias para comercializarse.

El término "preexistencia" hace referencia a aquellas cirugías, enfermedades, lesiones o secuelas que una persona haya tenido antes de contratar un seguro

Si la enfermedad aparece antes de contratar la póliza, la compañía tomará una decisión en función del resultado de la evaluación. Es muy extraño que acepten a un enfermo de esclerosis múltiple sin ningún tipo de limitación, ya que, además, la mayoría de aseguradoras carece de coberturas o planes específicos para tratar esta enfermedad.

Por lo tanto, pueden aceptar a un afectado por esclerosis múltiple con un precio de la prima más elevado, o bien, excluir los gastos derivados de la enfermedad y ofrecer un precio normal. La última opción es que la compañía considere que no le conviene asegurar a este tipo de pacientes. Para los afectados por esclerosis múltiple es interesante conocer la existencia de una cobertura adicional en los seguros de salud que se encarga de cubrir los gastos de farmacia. Esta puede ahorrarnos entre el 50% y el 80% de lo que gastemos en fármacos.

Por último, resulta fundamental hacer un seguimiento periódico de esta enfermedad, con visitas continuadas al neurólogo. Solo así se podrá seguir una correcta evolución y evitar las diversas complicaciones que pueden aparecer. El médico podrá recetar los tratamientos adecuados para cada fase de la enfermedad de forma que la esclerosis múltiple afecte lo menos posible a la vida del paciente.  

¿Cómo detectar la esclerosis múltiple? Síntomas y consejos

Los síntomas varían mucho de una persona u otra, y normalmente se da una combinación de ellos. También son diferentes según el tipo de esclerosis múltiple, que son cuatro: remitente-recurrente, primaria progresiva, secundaria progresiva o progresiva recurrente. Estos síntomas suelen verse agravados con el calor y, en muchos casos, son brotes temporales de los que se puede recuperar -si bien pueden dejar secuelas-.

Los síntomas más comunes -todos ellos se dan en más de un 70% de los casos- son los problemas de equilibrio y coordinación, los trastornos visuales, el deterioro del habla, la fatiga, la espasticidad (músculos tensos y rígidos), dolor muscular y la sensación de hormigueo o ardor en las extremidades. En el caso de la fatiga se da en un 98% de los afectados y los problemas de equilibrio y coordinación en un 92%.

Con el avance de la enfermedad pueden surgir problemas como espasmos, incontinencia urinaria o problemas de memoria y concentración

Con el avance de la enfermedad pueden surgir problemas como espasmos, incontinencia urinaria o problemas de memoria y concentración. En cualquier caso, el pronóstico es mejor para aquellos en los que la enfermedad llega antes de los cuarenta años y no existe ningún precedente familiar. Aunque, como hemos señalado anteriormente, no es una patología hereditaria, se ha observado que los familiares de primer grado de un afectado por esclerosis múltiple tienen entre un 1% y un 10% de desarrollar la enfermedad.

Respecto a los cuidados, deberemos tratar de evitar el tabaco o el alcohol, ya que pueden ocasionar el aumento de los temblores y trastornos de la visión. En la medida de lo posible, conviene hacer gimnasia y alguna actividad física, intercalando periodos de reposo. Y siempre tratar de buscar las cosas frías antes que las calientes (comida, bebida, duchas) Ayudan a disminuir la sensación de fatiga.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR