Los 6 intervinientes básicos de un contrato de seguro de coche

Descubre qué personas físicas y jurídicas forman parte de la firma del contrato del seguro de coche

Cuando adquirimos un coche, ya sea nuevo o de segunda mano, tenemos por delante una serie de trámites que debemos gestionar de forma obligatoria antes de comenzar a conducirlo. El primero y más importante es contratar un seguro de coche que incluya todas las coberturas necesarias para tener plena tranquilidad a la hora de conducir.

En España, por ley, todos los vehículos deben tener un seguro que cubra como mínimo la responsabilidad civil obligatoria, que se hace cargo de los daños que se puedan causar a terceras personas. No obstante, cada compañía aseguradora ofrece un determinado abanico de coberturas, con un precio más o menos elevado. Entra en el comparador de seguros de Acierto.com y utiliza el calculador de seguro para escoger la póliza que mejor se adapte a tus necesidades.

Contratar un seguro de coche

Cuando contratamos un seguro de coche normalmente tenemos dudas en relación a las distintas coberturas que las aseguradoras nos pueden ofrecer. En cualquier caso, el condicionado general de un seguro –el texto del contrato de la póliza con las cláusulas genéricas y comunes a todos los clientes con el mismo tipo de seguro– recoge sus coberturas esenciales, pero tendremos que ver el condicionado particular, que hemos contratado, para saber las coberturas concretas y particulares.

Además, como ya hemos dicho, la responsabilidad civil obligatoria tendrá que estar contemplada en el seguro de automóvil, porque como mínimo, nuestra compañía deberá indemnizar al otro conductor si somos causantes de un accidente en el que apliquemos a un tercero. Y en caso de contratar un seguro para un coche de segunda mano deberemos tener en cuenta otros aspectos concretos como la asistencia en carretera o la cobertura de avería mecánica.

Asimismo será necesario que valoremos una serie de consejos fundamentales para escoger el seguro de coche que mejor se adapte a nuestras necesidades. En primer lugar contar con la posibilidad de cancelar el seguro con un mes de antelación, en segundo lugar ajustar las coberturas y sus límites a tus necesidades y finalmente escoger la opción más económica.

¿Quienes intervienen en el contrato de seguro de coche?

Una pregunta frecuente es acerca de quiénes intervienen en el contrato del seguro de coche. Es muy importante conocer estas partes y, sobre todo, el papel que tiene cada una de ellas en la póliza, a nivel de titularidad y responsabilidad. Cuando firmamos un contrato de seguro de automóvil, estas son las partes implicadas en el documento:

TOMADOR

Es la persona física o jurídica que suscribe el contrato junto con el asegurador. Es el que asume las obligaciones derivadas del contrato, según marca la ley. Se exceptúan los casos en que, por su naturaleza, deban ser cumplidas por el asegurado o beneficiario.

ASEGURADO

Es la persona física o jurídica, titular del interés objeto del seguro, que en defecto del tomador asume las obligaciones derivadas del contrato.

CONDUCTOR

Es la persona legalmente habilitada para conducir y que, siempre con autorización del asegurado o propietario del vehículo asegurado, conduce el vehículo designado en la póliza. Según la ley, es el civilmente responsable del riesgo creado por la conducción del vehículo y por los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación.

La figura del conductor habitual u ocasional del vehículo es importante a la hora de establecer la prima del seguro. Serán las circunstancias personales de este –edad, años de carnet, siniestralidad anterior, etc– junto con las características del vehículo las que determinen el coste de la póliza.

En este sentido, conviene aclarar que es estrictamente necesario incluir a los denominados conductores ocasionales. La no declaración de un conductor puede dar lugar al rehúse del siniestro o a la aplicación de la regla de equidad. Además, en determinadas contingencias (asistencia en viaje a la personas, defensa de multas), el seguro puede solo cubrir a quienes figuren como conductores en la póliza.

PROPIETARIO

Es el titular del vehículo, según figura en el permiso de circulación.

ASEGURADOR

Es la persona jurídica, que asume el riesgo contractualmente, y recibe una prima e indemniza en caso de que sea necesario.

BENEFICIARIO

Es aquella persona que tiene derecho a percibir la indemnización, en caso de que se produzca un siniestro.

¿Puedo asegurar mi coche a nombre de otra persona para ahorrar?

No es extraño encontrar casos de gente que asegura su coche a nombre de algún familiar con más antigüedad en el seguro o con más años de experiencia al volante. El objetivo es ahorrar en el coste de la póliza, aunque no siempre es posible. No obstante, lo primero que debes saber es que en el contrato de un seguro de coche intervienen tres figuras distintas, con obligaciones y derechos diferentes y que no tienen por qué ser la misma persona.

Por un lado, se encuentra el tomador, que es la persona que contrata el seguro, que paga la prima y, por tanto, sobre la que recaen la mayoría de obligaciones. Por otro, está el propietario del vehículo, que es el que aparece en el Permiso de Circulación, quién tiene la obligación de asegurar el coche, quien cobra las indemnizaciones que tengan que ver con la pérdida total o parcial del mismo.

Por último, se encuentra la figura del conductor, que es quien va a conducir el vehículo y puede coincidir con el tomador del seguro, el propietario o ser otra persona distinta. Cada compañía aseguradora tiene su propia normativa, aunque no suele haber problema en ser el tomador del seguro o el conductor habitual de un coche cuyo propietario es otra persona.

Sin embargo, esta afirmación tiene una excepción; la que se da cuando el vehículo asegurado es propiedad de una persona menor de 25 años. Si el titular del coche es menor de 25 años y tiene carné de conducir, las compañías suelen obligar a que sea el conductor joven el que sea el tomador del seguro, sin ni siquiera tener la posibilidad de ser el segundo conductor.

El objetivo es impedir el fraude que se puede producir en este colectivo, cuyas pólizas tienen unos precios notablemente más altos que los de otros conductores. Sin embargo, también hay compañías que, pensando en estas dificultades, han lanzado al mercado productos pensados para ellos ofreciendo determinadas ventajas y bonificaciones.

Lo mismo les ocurre a aquellos propietarios de coches que, a su vez, son conductores noveles. Por su falta de experiencia al volante, también se ven obligados a pagar precios más altos por sus seguros de coche y, además, en el caso de ser titulares de un vehículo, el seguro del mismo deberá ir a su nombre. No obstante, hay compañías que tiene una opción de seguro para estos conductores, incluyendo asistencia en carretera e incluso vehículo de sustitución.

Conductores menores de 25 años y noveles deben figurar como tomadores de la póliza para evitar fraudes al seguro

Las aseguradoras, antes de firmar una póliza de seguros contigo, te harán una serie de preguntas, para conocer tu perfil de conductor, y calcular el riesgo que puede asumir. De esta manera calculará la prima del seguro y te permitirá tener un presupuesto del seguro del coche. Y aunque en algunos casos no sea determinante, es importante que  informes a la compañía que el propietario es una persona y que el tomador o el conductor serían personas diferentes.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR