Lentillas solares

Son lentes de contacto que ayudan a proteger de los rayos UV del sol

En los últimos años, se ha demostrado lo perjudiciales que son los rayos ultravioletas del sol. De  hecho, parece que ya hemos empezado a ser conscientes de la importancia de proteger nuestros ojos de la incidencia del astro rey. Un contexto en el que las gafas de sol han dejado de ser un complemento para convertirse en una necesidad. Y si bien hace un tiempo de contamos cómo elegirlas correctamente, hoy nos centraremos en las lentillas solares, una alternativa cuyos detalles te contamos seguidamente.

Consideraciones iniciales: qué son los rayos UVA y UVB

Antes de entrar en mayores vicisitudes, debemos saber que la radiación ultravioleta (UV) del sol forma parte del espectro de luz que llega a la tierra. Además, emite rayos UVA y UVB; los primeros son ondas largas y los segundos cortas; y estos últimos son los más perjudiciales. Los rayos UVA son los causantes del envejecimiento tanto del cristalino como de la piel, mientras que los UVB pueden llegar degenerar la córnea y son los responsables de las quemaduras en la dermis.

En este sentido, diferentes estudios afirman que este tipo de rayos son uno de los fundamentos de la degeneración de la visión a medida que vamos envejeciendo. Precisamente, una gran exposición a los rayos UV del sol puede llegar a favorecer la aparición de distintas enfermedades oculares, desde cataratas, hasta un daño irreparable en el ojo, e incluso la ceguera. De ahí que no debamos jugar con la protección.

Las lentillas para el sol poseen filtros de bloqueo de UV

Es cierto que la mayoría de nosotros tomamos las precauciones necesarias para resguardar nuestros ojos en los días soleados, pero los rayos UV también los pueden dañar en los días nublados. La mejor recomendación te la puede dar un experto (nosotros entrevistamos a Ángel López, director médico de Laservisión), por eso es necesario realizar visitas regulares a un profesional de la visión, quien te dará los mejores consejos para proteger tus ojos del sol de una manera personalizada.

Lentillas con protección UV

Las lentillas solares o llamadas también lentillas para el sol poseen filtros de bloqueo de UV y se ajustan a la córnea y al cristalino, por lo que proporcionan una protección extra al ojo. No obstante, llevar lentes de contacto de este tipo no es un acto excluyente para necesitar gafas de sol.

En la actualidad y, tras años de investigación, la mayoría de las lentes de contacto incorporan en sus materiales de fabricación filtros bloqueadores de los rayos UV. Esta gran evolución en el mercado de las lentes de contacto ayuda a los usuarios a protegerse del sol a lo largo de todo el año.

Para poder hacernos una idea, las marcas de lentes de contacto importantes en el mercado ofrecen una protección más o menos del 95% de los rayos UVA y un 99% de los rayos UVB. Mientras, las lentillas sin protección, bloquean tan solo un 10% y un 30% de las radiaciones UVA y UVB, respectivamente.

Estas lentillas para el sol pueden ser graduadas o no. Esto es, permiten –igual que el resto de lentes de contacto– corregir cualquier tipo de miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia, etc. Asimismo, pueden ser simplemente protectoras para, por ejemplo, practicar deporte al aire libre.

No todas las lentes de contacto cuentan con protección UV

Sin embargo, no todas las lentes de contacto cuentan con protección UV, por lo que deberemos consultar en el centro especializado en el que hagamos nuestras adquisiciones habituales (la óptica). Se trata de un producto imprescindible para personas que necesitan algún tipo de corrección en su visión.

Otro tema importante es el del mantenimiento de las lentillas. Las normas generales son: lavar las manos antes de manipularlas, la lubricación, la  limpieza de la lente en la solución específica y el uso dentro del tiempo adecuado (que varía según los tipos).

Curiosidad: historia de las lentillas

Las lentes de contacto, son estructuras transparentes en forma de cuenco que se adaptan a la forma de la córnea. Se fabrican en diferentes materiales (pueden ser rígidas o blandas) y se utilizan para corregir defectos refractivos del ojo. Pero hasta llegar a esto, el camino ha supuesto una historia extraordinaria.

La primera descripción de un dispositivo que podría asemejarse a una lente la realizó Leonardo Da Vinci en el texto el Códice sobre el ojo (1508). Años después (1637), René Descartes amplió estos estudios y fabricó una lente. Ya, después de un tiempo, fue Thomas Young (1801) el que confeccionó algo parecido a una rudimentaria lentilla. Pero no fue hasta 1927 cuando el fabricante alemán de prótesis oculares (ojos artificiales de cristal) Müller creó la primera lente de contacto tal y como la conocemos: un cristal transparente para proteger el globo ocular.

La primera descripción de un dispositivo que podría asemejarse a una lente la realizó Leonardo Da Vinci en el texto el Códice sobre el ojo

Las primeras lentes corneales de metacrilato para corregir los defectos visuales fueron fabricadas por Kevin Tuohy  (1948). Luego llegaron las lentes de contacto rígidas, que permanecieron muchos años –a pesar de ser incómodas, la visión era muy buena–.

Otto Wichterle y Dreifus fabricaron en 1950 las primeras lentillas blandas. A partir de entonces la evolución fue exponencial con materiales cada vez mejores y más cómodos. Cabe destacar a Vistakon, quien en 1987 hizo historia lanzando las primeras lentes desechables.

El presente lo conocemos con lentillas de fácil uso, cómodas, solares, de colores transpirables, etc. Y el futuro es imprevisible. Tanto, que ya se baraja lanzar al mercado lentillas inteligentes, conectadas con nuestros dispositivos y con funcionalidades hasta no hace tanto impensables. Sí, al más puro estilo de la serie de ficción televisiva Black Mirror.

Consejos generales para proteger los ojos de los rayos UV

Te proponemos una serie de consejos para que puedas proteger los ojos (por dentro y por fuera) de los dañinos rayos UV solares:

  • La forma ideal de alejar los ojos de los rayos ultravioletas es mediante un filtro UV. Tanto las gafas como las lentillas pueden integrar la famosa protección UV.

  • El cuidado se debe tener desde la infancia. Una exposición excesiva a los rayos UV en niños puede manifestarse posteriormente y acarrear alguna enfermedad ocular. Si vamos incluso más allá un exceso de sol puede llegar a causar un melanoma en los párpados (cáncer de piel).

  • Si eres una persona con especial sensibilidad ocular deberás utilizar una protección completa. Las gafas de sol y las lentillas no consiguen bloquear todos los rayos UV.

  • Hemos de prestar atención a las gafas de sol que compremos. Deben contar con certificación contra los rayos UVA/UVB. Las que tengan el indicativo “UV400” ofrecen la mejor protección, bloqueando nanómetros de hasta 400 (lo que equivale a un 100% de protección UV).

  • Evidentemente, conviene evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Algunos estudios consideran que los ojos están en riesgo también a mitad de la mañana y al caer el sol, por la tarde, por lo que prácticamente el peligro permanece durante todo el día.

  • Otro de los enemigos para los ojos es la luz reflejada que encontramos en montañas con nieve, playas de arena e incluso mar, ríos o lagos. Aquí el sol se acentúa y el cuidado debe ser muy potente.

  • También debemos protegernos desde dentro a través de la alimentación. Los ingredientes que más favorecen la salud visual son las frutas, las verduras y los aceites vegetales. Los expertos inciden en la necesidad de luteína y zeaxantina (pigmentos que forman parte de la retina) presente en frutas, vegetales de hojas verdes y verduras de color amarillo, naranja y rojo. Igualmente se ha mantener una correcta hidratación.

Cobertura oftalmológica  

Después de ser consciente lo importante que son los ojos, disponer de un seguro de salud nos dará la tranquilidad a la hora de afrontar cualquier problema médico que tengamos. En este caso, los servicios oftalmológicos son fundamentales y, generalmente, no se sabe muy bien qué tipo de coberturas y ventajas tiene.

En lo que respecta a la salud ocular, no solo debemos acudir a un especialista para una dolencia concreta, sino es aconsejable una revisión anual –tanto en niños como en adultos–. De ahí, que resulte conveniente revisar las condiciones de nuestra póliza.

Cada una puede incluir este servicio de oftalmología con más o menos prestaciones, pero, de forma habitual, suele tener en cuenta las evaluaciones y diagnósticos, además de los tratamientos de las enfermedades oculares. Debemos resaltar que, en el caso que el usuario necesite gafas o lentillas, el seguro de salud presenta descuentos para la cobertura óptica.

Con el comparador de Acierto.com,  podrás encontrar el seguro de salud que incluya esta cobertura y que mejor se adapte a tus necesidades.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR