Cómo proteger tu pelo en verano: afecciones capilares en el seguro de salud

Hacerlo resulta tan importante como embadurnarte de protector solar y usar unas gafas de sol apropiadas

Los productos químicos de la piscina, esa coleta alta que tira del cuero cabelludo, el salitre del mar, la arena que acaba colándose entre cada mechón… Son muchos los agentes a los que debe enfrentarse nuestro pelo en verano. Unas “lidias” que, por desgracia, acabarán pasándole factura. Y no solo nos estamos refiriendo solamente a las consecuencias estéticas –al final de la estación acabará teniendo un aspecto estropajoso– sino a otras más graves como enfermedades capilares y afecciones cutáneas.

Pero, ¿en qué consisten estas patologías exactamente? ¿Las cubre mi seguro de salud? ¿Qué ocurre si decido no tratarlas? Hoy respondemos a estas y otras preguntas, y te damos algunos consejos básicos para tener una melena a prueba de bomba también durante esta época del año.

Un cabello enfermo: los síntomas

Antes de entrar en mayores vicisitudes, debes saber es que el cabello se cae más entre los meses de junio y noviembre con motivo de la llamada renovación capilar (que forma parte del ciclo natural). Sin embargo, si esta pérdida es notable, notas que empieza a clarear, te ha aparecido eccema y tu cepillo parece estar adquiriendo voluntad propia; cuidado. Podría tratarse de algo más grave. Así, lo primero para cuidar tu pelo será observarlo.

Además, existen una serie de síntomas evidentes (para detectarlos bastará con una mera inspección ocular) que nos indicarán que algo no marcha bien y que pueden modificar el color, el brillo, longitud, grosor y otras características de nuestro cabello. Por ejemplo, si eres joven y notas que han empezado a salirte muchas canas de repente, cuidado, suelen ser un claro indicativo de problemas de tiroides, vitíligo y anemia perniciosa.

Cómo cuidar el pelo en verano: consejos básicos

Más allá de esta inspección ocular a la que nos hemos referido, aprovecha el calor para dejarlo secar al aire libre, y evita las planchas, secadores y otros electrodomésticos que puedan dañarlo. Escoge un champú libre de parabenos y sulfatos, y lávate con agua templada. Aléjate de los peinados complicados y ten paciencia cuando desenredes tu pelo; los tirones son devastadores. Aplica un acondicionador pre-peinado si es necesario, y usa mascarilla al menos dos veces por semana. Procura que esta se adecue a tus características.

Presta atención a tu estilo de vida. Las situaciones de estrés suelen encontrarse tras muchos casos de alopecia, sobre todo si la padeces en zonas localizadas. Si estás embarazada, acabas de dar a luz, te has sometido recientemente a una operación quirúrgica o llevas a cabo una dieta estricta también deberás ir con especial cuidado.

Cuidar el pelo en la playa es posible

No podían faltar los consejos concretos para los amantes de la playa. Sí, porque si adoras pasar largas horas tumbado bajo el sol, bañarte en el mar, y sentir el hormigueo de la arena jugueteando entre tus dedos; necesitarás un spray o producto específico con filtro UV. Y es que los rayos solares, especialmente los ultravioleta, penetran en la cutícula y debilitan los folículos pilosos. Al mismo tiempo, esto hace que el pelo se deshidrate y altera su estructura, haciendo que se quede áspero, seco, y que se quiebre o caiga fácilmente.

Los hay incluso que protegerán tu melena del exceso de sal y de los productos químicos de la piscina. Algo que no está nada mal si tenemos en cuenta el efecto lupa que puede causar el salitre; y la arena, cuyos minerales marinos pueden causar oxidación y una destrucción progresiva del pelo. Por no hablar de los tirones si te lo mesas cuando acabas de salir del agua, está sucio, etcétera.

Un buen truco es hacerte una trenza antes de bajar a la playa. Otra opción es colocarte un pañuelo. La sudoración excesiva también puede afectar, así que mantente hidratado correctamente, llévate un vaporizador, y evita exponerte directamente al sol. Recuerda que ponerte moreno debería ser algo secundario y, si puedes, llévate siempre la sombrilla.

Cuando lo que te llevas a la boca influye

Por supuesto –y de la misma manera que hay alimentos que te ayudan a proteger tu piel del sol–, llevar una dieta apropiada será fundamental para mantener un pelo sano. Un punto en el que nutrientes como las proteínas, el colágeno, los minerales y vitaminas adoptan un papel importantísimo. Aquí cabe destacar el papel de las vitaminas A, B y C; así como el del hierro, el cobre, el zinc y los ácidos grasos Omega 3.

Esta primera se encarga de evitar que las glándulas sebáceas se sequen, algo básico para que el folículo piloso se encuentre correctamente lubricado y que no perdamos pelo. Puedes encontrarla en los huevos, el hígado, algunas verduras como la carlota, la leche fortificada, el aceite de oliva, etcétera.

La vitamina B, por su parte, se encuentran relacionados con la resistencia de la insulina, una hormona relacionada con la calvicie masculina. Algunos alimentos que la contienen son el pescado, la carne de vaca, el cerdo, la soja, los huevos y legumbres, los frutos secos y los cereales integrales. La levadura de cerveza es también muy recomendable.

El hierro es imprescindible para que el cabello crezca fuerte y se halla en la carne roja, el hígado, los berberechos y las espinacas, principalmente. Respecto a la vitamina C, favorece su absorción; y la contienen (más allá de las naranjas y en mayor medida) el pimiento, el brócoli, las coles de bruselas, y las nueces.

Pero si lo que quieres es fortalecer el que ya tienes, el zinc y el cobre serán clave. Ayudan a sintetizar la melanina e incrementan el grosor del cabello, respectivamente. Las patatas, el apio y los higos nos darán ese aportación. No podíamos dejar de mencionar el ácido fólico, que estimula su crecimiento y proporciona brillo y volumen. Incluso ayuda a prevenir la aparición de canas prematuras. Consumir verduras de hoja verde y legumbres nos ayudará a conseguirlo.

8 enfermedades capilares comunes

Dicho lo cual, existen una serie de enfermedades capilares comunes como la alopecia frontal fibrosante; una forma de alopecia cicatrizante que se caracteriza por una recesión progresiva de la línea anterior de implantación del pelo en el cuero cabelludo. Suele venir acompañada de pérdidas en las cejas. Las lupias o lobanillos se manifiestan en forma de bolsas pequeñas, pero se pueden eliminar fácilmente mediante tratamientos quirúrgicos.

La pitiriasis, por su parte, se caracteriza por la aparición de escamas que se desprenden de la capa córnea del cuero cabelludo. Otras menos graves son el cabello anémico y la tricoptilosis -cuando las puntas están hundidas y separadas (esto quiere decir que está reseco). Ante todas ellas deberemos acudir al especialista.

El liquen plano capilar es una enfermedad de la piel que puede repercutir sobre el cabello. Es fácil confundirlo con la alopecia frontal fibrosante, pues sus efectos, erupciones y síntomas son muy parecidos. Sin embargo, lo ocasiona una agresión al sistema inmunológico, que fija su punto de mira en la capa más superficial de la piel. Con la psoriasis sucede algo parecido, e incluso con el lupus eritematoso y la esclerodermia. En esta última los pacientes ven cómo su dermis se hincha y se endurece.

Otra patología que afecta directamente al cabello es la dermatitis seborreica, que suele manifestarse en forma de picores y que tiene lugar cuando nuestro cuero cabelludo produce grasa en exceso. Esta se acumula en los folículos pilosos, que dejan de producir cabello. Puede parecer un problema de caspa.

El papel del tricólogo

Pero, ¿qué profesional se encarga de tratar este tipo de afecciones? ¿Dónde debo acudir? ¿Es asunto del dermatólogo? Pues bien, aunque puedes concertar cita con este último, otra posibilidad es la de visitar a un tricólogo; un experto en cabello cuya formación puede variar. Habitualmente se trata de médicos que se han especializado en esta parte del cuerpo capaces de orientarnos y de diagnosticar problemas como los que nos ocupan.

Las afecciones capilares y el seguro de salud

Llegados a este punto, seguro que ya eres consciente de la importancia de cuidar de tu pelo y tu cuero cabelludo durante esta época del año. Para hacerlo (y especialmente si sueles experimentar este tipo de problemas) sería conveniente que contrataras un seguro de salud. ¿La razón? Que la Seguridad Social suele contar con largos periodos de espera para este tipo de especialistas –tricólogo (si lo hubiera) y dermatólogo–.

Por no hablar de que primero tendrás que acudir a tu médico de cabecera para que te derive al profesional que corresponda (con las incomodidades, pérdida de tiempo e incluso los apuros que esto puede suponer). Teniendo en cuenta cómo pueden afectar este tipo de patologías a la autoestima de los pacientes, no parece una cuestión baladí.

Además, aquellos que disfrutan de una póliza de este tipo suelen visitar al médico ante las primeras molestias, acudir a revisiones periódicas y un largo etcétera que será fundamental a la hora de prevenir. Y todo sin tener que abonar gasto adicional alguno, y con las ventajas generales que ofrecen los seguros de este tipo para nuestra salud en general.

Presta atención a los servicios que ofrece cada entidad, pues pueden variar enormemente en función de la compañía. En todo caso, debes saber que si ya sufres una afección capilar grave u otra enfermedad crónica y quieres contratar un seguro, no será sencillo encontrar una entidad que quiera cubrirte. La mayoría de aseguradoras suelen incluir un cuestionario de salud previo.

Una opción interesante es la que ofrece Adeslas Básico, que carece de este tipo de preguntas, aunque incluye un copago alto. Por supuesto y si la has contraído durante la vigencia del contrato (y has superado el periodo de carencia, si lo hay), no tendrás ningún problema. Incluso, si tienes un seguro de reembolso, podrás elegir al profesional que desees y recibirás hasta el 80% del precio de la consulta.

Asimismo, existen coberturas específicas que se hacen cargo de, por ejemplo, los gastos de farmacia –te devolverán lo que te cueste el medicamento–. En todo caso, lo habitual es que los contrates de forma adicional. Para comprobar todos estos detalles te recomendamos que te sirvas de un comparador. Además, en Acierto.com te llamaremos para contarte los pormenores y asesorarte entre las diferentes opciones. Y, si acabas contratando, te garantizamos el precio más bajo.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR