Cuida de tu coche: 10 recomendaciones para sacarle partido a las fundas

Si vas a ponerles fundas a tus asientos, que sea siguiendo estos consejos

Estrenas coche nuevo y te encantaría que siempre estuviera tan impecable como ahora. Pero sabes que, inevitablemente, acabará lleno de polvo, migas y hasta de una espesa capa de los pelos de tu mascota. Pero no será así si decides usar fundas que protejan los asientos de los animales, los despistes de los niños, y la arena que traéis encima cada vez que váis a la playa.

Hay gente que se conforma con cubrir los delanteros con una sábana vieja o con “vestir” los delanteros con sendas camisetas viejas. Pero no es una solución eficaz si quieres que la tapicería de tu vehículo dure el máximo tiempo posible sin mostrar signos de desgaste. Si optas por unas fundas, te recomendamos que leas primero esta guía.

1. Elige el material adecuado para las fundas del coche

Y para acertar, son varios aspectos los que deberás tener en cuenta. Lo primero, no obstante, será decantarte por un material que no dé calor, como el algodón. En verano puede ser una experiencia terrible conducir sobre un asiento que no transpire bien. Ten en cuenta que las fundas para asientos de piel o de cuero (o los que imitan este tipo de material) son la peor opción para el calor, y acabarán adhiriéndose a tus muslos y generando una terrible sensación de incomodidad. Eso sí, elegantes como las que más.

Si buscas un tejido que aguante el paso del tiempo, de los perros, los niños, los viajes, etc. decántate por la tela vaquera. Puedes lavarlas a máquina con toda tranquilidad y además aguantan la suciedad prácticamente sin que esta sea visible o muy evidente. Igual que unos pantalones vaqueros. Además, puedes jugar con distintos tonos.

2. Si son lavables, mejor

Procura también que puedan meterse en la lavadora. Piensa que tendrás que lavarlas alguna vez; de lo contrario ¿para qué proteger tus asientos de la suciedad con unas fundas igualmente sucias? Fíjate no solo en el tejido, sino en si resultan fáciles de quitar, si cuentan con muchas aperturas, etcétera.

¿El objetivo? Que desmontarlas no se convierta en un suplicio. Las cremalleras son rápidas y cómodas, pero también presentan un handicap: pueden romperse y cambiar una no es barato. El velcro admite lavados pero se llena de pelusas en la lavadora. En estas circunstancias parece que la opción ganadora es la de las gomas autoajustables.

3. Con las fundas universales ahorras, pero pierdes en comodidad

Llegados a este punto, cabe hablar de las fundas universales: son más económicas que otro tipo de fundas, pero precisamente porque no se adaptan a tus asientos tan bien como unas hechas a medida o las fundas específicas para tu coche. Sirven para diferentes marcas y modelos y las puedes encontrar en grandes superficies. El problema es que al ser tan versátiles no puedes esperar que se ajusten como un guante a tus asientos. Es posible que te sobre tela por algún lado o que se muevan y arruguen con mucha facilidad.

Si cuentas con un coche con airbag lateral, solo podrás usar las fundas que tengan en cuenta esta circunstancia y estén homologadas

4. Si tienes airbag lateral, no te servirá cualquier funda

Si cuentas con un coche con airbag lateral, solo podrás usar las fundas que tengan en cuenta esta circunstancia y estén homologadas. Cuentan con una etiqueta que dice “airbag”. Aunque también hay quien usa unas fundas normales y recorta la parte en la que se sitúa el airbag para dejarle espacio, en caso de que tenga que inflarse. Ni qué decir tiene que la solución es un tanto chapucera. En cuestión de seguridad, mejor no hacer apaños. Por cierto, que te puede costar hasta una ITV no tener en cuenta esto a la hora de comprarlas.

5. Fundas para asientos a medida: la mejor opción

Las fundas para asientos a medida son la mejor opción, pero también la más cara. La elección depende de ti y de tu presupuesto. Pero con ellas ganarás comodidad (se ajustan como una tarta al molde) y podrás configurarla a tu gusto en lo que respecta a aspectos como el tipo de tejido o el color para que se adapten al estilo de tu coche. Hay empresas que se dedican a fabricar este tipo de fundas para cualquier marca y modelo.

6. Qué funda usar si tienes perro

Puede que no quieras cubrir los asientos de forma definitiva pero que necesites, en cambio, una solución para viajar con tu perro en el coche sin que acabe lleno de pelos. Hay gente que lo soluciona echando una colcha o una sábana a los asientos traseros. Pero estas, con el movimiento del peludo, acaban arrugándose y no cumplen su función. Lo mejor es optar por una funda protectora “portátil”. Es de quita y pon, se ancla a los asientos cuando quieres usarla y puedes quitarla cuando no la necesites. Además, es bastante económica: la encontramos por menos de veinte euros.

7. Cubreasientos: la opción más económica

Los cubreasientos son la alternativa más económica y también la más sencilla de usar. Se ajustan al asiento por detrás con unas gomas, pero no cubren todo el asiento, por lo que no conseguirás que la tapicería quede totalmente protegida. Están pensados para tapar la parte de la tela con la que tu cuerpo tiene contacto. Asimismo, son ideales para proteger el asiento del desgaste que pueda producir una silla de bebé u otros sistemas de retención infantil, pero siempre teniendo en cuenta que sean compatibles con el sistema ISOFIX. Además, son universales: podrás usarlas en cualquier coche.

8. Solución exprés: funda impermeable y plegable

En el mercado también puedes encontrar fundas parecidas a “sacos”. Sirven para proteger los asientos delanteros en caso de urgencia. Se pueden lavar en la lavadora y aunque no presentan el mejor ajuste, te pueden sacar de un apuro. Imagina que sales de la playa con el bañador aún mojado. Mucho mejor que usar una toalla es decantarte por esta solución exprés. Además, respetan el espacio del airbag lateral.

Aseguráte de que las fundas quedan protegidas por la cobertura de accesorios. Normalmente, se suelen incluir solo los accesorios de serie

9. Elige bien tu estilo

Deportivas, juveniles, con un alegre estampado o más sobrias. Lo importante es que te gusten, pero también que tengas en cuenta esa famosa frase del arquitecto minimalista Mies van der Rohe: “Menos es más”. Puede que en algún momento te parezca una buena idea ponerle unas fundas a lo Fórmula 1. Pero piensa que tendrás que convivir con ellas muchos años. Elige sabiamente.

10. Protégelelas con tu seguro

Aseguráte de que las fundas quedan protegidas por la cobertura de accesorios de tu Seguro de Coche. Normalmente, se suelen incluir solo los accesorios de serie. En cuanto a los accesorios que no venían de fábrica, algunas compañías te permiten contemplarlos en la cobertura de daños siempre y cuando sean declarados como parte de los extras del coche en la póliza. Eso sí, ten en cuenta que podrían hacerte pagar un suplemento en la prima por hacerlo.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR