Subiendo archivos

Seguro de Responsabilidad Civil Profesional

Conoce todos los detalles sobre este tipo de cobertura

En el ámbito jurídico, la Responsabilidad Civil Profesional se encarga de regular las compensaciones económicas destinadas a compensar daños producidos a terceros como resultado de la propia actividad laboral. Para hacer frente a estos gastos potenciales, las empresas tienen la opción de contratar un seguro de Responsabilidad Civil Profesional que ayude a mitigar el impacto de estos en su rendimiento económico.

El fin principal de este modelo de póliza es hacer frente a los daños personales o materiales que un profesional o entidad hayan podido causar en los clientes durante el ejercicio de su profesión. Si el responsable del perjuicio posee este seguro, la entidad aseguradora cubrirá el coste de las indemnizaciones hasta una cantidad límite que estará fijada en el contrato que contiene las condiciones de contratación del mismo. Por eso, que una compañía posea un seguro de Responsabilidad Civil Profesional puede ser una garantía de confianza de cara al consumidor.

Actividades obligadas a contratar un seguro de Responsabilidad Civil Profesional

Aunque es muy recomendable poseer un seguro de Responsabilidad Civil Profesional, en la actualidad no existe la obligatoriedad de su contratación de forma general. No obstante, hay numerosas actividades que sí están forzadas a ello para tener su ejercicio completamente regulado. Por ejemplo, cualquier profesional relacionado con la sanidad privada -médicos, enfermeros, cirujanos, etc.- debe poseer esta póliza, así como las propias entidades.

También están obligados a contratar este seguro aquellos trabajadores que se dediquen a espectáculos o actividades de ocio -cines, teatros, circos, etc.-, así como aquellos centros en los que se ofrezcan actividades deportivas -polideportivos, gimnasios, etc.-. En este campo también están incluidos restaurantes, bares y cafeterías. Por último, las empresas que realicen actividades de transporte de pasajeros -autocares, autobuses escolares, etc.- son también objeto de esta obligación.

Las indemnizaciones en concepto de daños personales suelen ser más elevadas que las de daños materiales

Como se puede observar, todas las actividades que están forzadas a contratar este seguro trabajan de forma directa con personas, especialmente en relación a cuestiones que pueden suponer un riesgo para la integridad física de las mismas -especialmente en cuestiones médicas-. El motivo es que, habitualmente, las indemnizaciones en concepto de daños físicos son las más elevadas, lo que puede derivar en un grave perjuicio a las empresas. Sin embargo, también otro tipo de empresas asociadas a las tareas administrativas deben tenerlo, como las gestorías, corredurías de seguros, profesionales financieros, notarios, abogados, etc.

¿Cuándo resulta recomendable su contratación?

Aunque hemos hecho un repaso de aquellas actividades en las que es necesaria la contratación de una póliza de Responsabilidad Civil Profesional, hay que insistir en que esta es recomendable para cualquier desempeño profesional que se realice no solo para que el empresario tenga las espaldas cubiertas ante cualquier contingencia, sino de cara a crear confianza en el cliente.

Así, este seguro resulta especialmente aconsejable para trabajadores procedentes de agencias de trabajo temporal y para centros educativos -colegios, institutos, escuelas de idiomas, etc.- o agencias de viajes (que deben contratar el seguro de forma obligatoria), entidades que dependen del desempeño profesional de terceros que pueden errar y, por ende, perjudicar a la propia entidad que responde por ellos. Otro sector que suele verse muy beneficiado con la contratación de este tipo de póliza es el de los asesores fiscales, objeto en muchas ocasiones de reclamaciones en caso de descontento del cliente al no obtener los resultados deseados.

El seguro de Responsabilidad Civil Profesional puede ser un alivio para la economía de los trabajadores autónomos que se vean envueltos en cualquier tipo de reclamación

Sin embargo, hay un sector que puede sacar especial provecho de un seguro de Responsabilidad Civil Profesional: los autónomos. Estos profesionales son los responsables únicos en caso de perjuicio al cliente, lo que puede incidir de forma extraordinaria en la salud económica del trabajador y de su negocio, especialmente si este es joven y no posee un gran volumen de ingresos. Por eso, poseer esta póliza supone una enorme inyección de tranquilidad para el emprendedor, que no tendrá que hacerse cargo de gran parte del coste que derive de una potencial reclamación.

Coberturas habituales

Además de cubrir parte del coste total de las indemnizaciones por perjuicios al cliente -la cuantía final estará previamente estipulada-, el seguro de Responsabilidad Civil Profesional tiene otras coberturas que pueden ser de utilidad en base a la actividad profesional que se realiza.

Prestación de fianzas judiciales

En caso de que el conflicto que la empresa o el trabajador sostienen con un cliente llegue a los tribunales y, entonces, se imponga una condena con fianza personal al asegurado, la compañía se hará cargo del pago de la misma para cumplir con la ley -en este caso, el fiador debe ser un tercero-. Al finalizar el proceso, el tomador debe devolver la cuantía a la aseguradora.

Pérdida de documentos

Esta cobertura se aplica en caso de robo. Si, a consecuencia del mismo, el cliente pierde cualquier documentación, ya sea personal o relacionada con su actividad profesional, la compañía se hará cargo del coste de recuperación o reposición de la misma. Es muy importante que el tomador se informe adecuadamente sobre la cuantía que la aseguradora cubre y los documentos que se incluyen en la póliza de cara a evitar sorpresas desagradables y pérdida de tiempo y dinero en tramitaciones.

Propiedad intelectual

Recién importada desde el Reino Unido y aún en proceso de adaptación al mercado español, esta cobertura se encarga de costear las costas procesales en caso de que se acuda a los tribunales, tanto si el tomador es el denunciante como si es el denunciado. Además, también se encarga de cubrir los perjuicios económicos derivados del incumplimiento de acuerdos de explotación con terceros o de la retirada de productos -ya sea por bajos ingresos en ventas o por sanciones-.

Infidelidad de los empleados

Esta cobertura se ocupa de paliar los efectos de la pérdida de dinero en cualquiera de sus formas -metálico, cheque, cupones, etc.- o material necesario para el desarrollo profesional derivado de prácticas fraudulentas por parte de algún trabajador de la empresa -hurto, estafa, falsificación, etc.-. Es importante que el tomador conozca bien las cantidades máximas que la entidad va a cubrir y, sobre todo, que tenga asegurado al empleado. En caso contrario, no podrá beneficiarse de esta cobertura.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu casa
COMPARA AHORA
Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu casa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR