9 prestaciones muy útiles del seguro escolar

El seguro escolar se renueva cada año y protege al estudiante de posibles daños

Si tu hijo está estudiando y no sabes por qué cada año tienes que pagar el seguro escolar, debes saber que este tipo de póliza se encarga de proteger a los estudiantes ante cualquier percance. Nos estamos refiriendo desde a las caídas dentro del patio del colegio que revistan de gravedad, hasta otros accidentes relacionadas con las infraestructuras del centro o las excursiones.

Una protección que todavía se vuelve más imprescindible durante los ciclos de la Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, donde es habitual que los escolares salgan del colegio para realizar actividades varias. Hoy te contamos todo lo que tienes que saber al respecto.

A quién protege el seguro

El seguro escolar obligatorio se implantó en España en el año 1953 y protege a todos los estudiantes menores de 28 años que puedan sufrir algún accidente durante el curso académico. Si el estudiante cumple la edad máxima durante el curso, también se hará cargo. Cubre a escolares que cursan estudios universitarios oficiales desde 3º de la ESO hasta el final de tercer ciclo universitario (estudios de primer y segundo ciclo, Grado, Máster Universitario y Doctorado), así como los que realicen prácticas en empresas.

También pueden contratarlo estudiantes nacionales de los Estados miembros de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo y todos los estudiantes extranjeros residentes que se encuentren en las mismas condiciones que los españoles. En todo caso, no hay que confundir estas pólizas con los seguros de salud para estudiantes extranjeros en España.

Entre los cursos en los que tienes que estar matriculado para contratar el seguro escolar se encuentran:

  • Formación Profesional de segundo grado, grado medio, grado superior y especial.

  • Programas de Cualificación Profesional.

  • Estudios universitarios, incluidos los doctorados y los periodos de prácticas en empresas.

  • Grados superiores de conservatorios de música y danza.

  • Arte dramático.

  • Teología en centros de estudios superiores.

  • 2º curso de educación secundaria de personas adultas.

  • Programas de formación para la transición a la edad adulta.

  • Los niños que todavía estén cursando ciclos de Infantil y Primaria, no tienen la obligatoriedad de contratarlo, sino que se trata de algo voluntario.

¿Y si estoy haciendo prácticas?

A lo largo del curso escolar los universitarios, graduados y otros tienen la oportunidad de realizar prácticas en empresas, que pueden ser obligatorias o voluntarias. Independientemente de su índole, los alumnos que las realicen estarán cubiertos por el seguro escolar según recoge el Real Decreto 1497/1981 de 19 de junio, actualizado por el Real Decreto 1845/1994, de 9 de septiembre.

El seguro les protegerá siempre que estén matriculados –así como al corriente en el abono de la cuota correspondiente– y las prácticas se encuentre autorizadas u organizadas por el centro docente y no supongan una relación laboral o actividad que pueda dar lugar a su inclusión en algún otro régimen del sistema de la Seguridad Social.

¿Cómo se contrata?

El seguro escolar obligatorio se contrata junto con el pago de la matrícula. Al rellenarla, encontraremos una casilla que tendremos que marcar para contar con el seguro, y en ese momento el estudiante queda automáticamente asegurado. Tiene un precio de 1,12 euros y ese mismo importe lo paga también el Ministerio de Educación, por lo que no es necesario hacer ninguna gestión para estar cubierto. Cada año habrá que volver a contratar las prestaciones del seguro, ya que deja de aplicarse en el momento que finaliza el curso académico que marca la matrícula.

Cubre a escolares que cursan estudios universitarios oficiales desde 3º de la ESO hasta el final de tercer ciclo universitario

Las prestaciones del seguro escolar son incompatibles con otras de idéntico contenido. Si el estudiante está dado de alta en algún régimen de la Seguridad Social, las coberturas vendrán de este servicio, abonando el seguro escolar la diferencia, si la hubiera. Por el contrario, no hay problemas de incompatibilidad si el alumno ha contratado un seguro  de salud privado.

Prestaciones que ofrece el seguro escolar

Este seguro tiene tres prestaciones básicas que contemplan diferentes tipos de riesgo susceptibles de producirse en el ámbito académico.

  • Los accidentes escolares

Se trata de daños producidos como consecuencia de las actividades realizadas dentro del centro escolar y organizada por los docentes o directivos. Incluye las lesiones provocadas por:

  • Prácticas deportivas.

  • Celebración de asambleas.

  • Realización de prácticas empresariales.

  • Viaje de estudio o fin de carrera, en España o en el extranjero.

  • Accidentes ocurridos al ir o volver del domicilio al centro de estudio.

  • Los incidentes ocurridos en los periodos de descanso diario, en caso de que exista una jornada de mañana y otra de tarde.

Gracias al seguro escolar, el estudiante recibirá asistencia sanitaria y farmacéutica gratuita desde el momento del accidente y hasta la fecha del alta médica, con un año de tiempo máximo.

Si el accidente ha dejado secuelas y consecuencias, tendrá derecho a ciertas prestaciones. En caso de que el daño provoque incapacidad permanente para continuar los estudios, la indemnización oscilará entre los 150,25 y los 601,01 euros. Si se demuestra una invalidez que complique la calidad de vida, el seguro abonará una pensión anual vitalicia de 144,24 euros.

En caso de fallecimiento, los familiares recibirán en concepto de gastos de sepelio entre 30,05 y 120,05 euros. Se concede además un capital extra de 300,51 euros si la persona fallecida tuviera cónyuge, hijos, ascendientes directos mayores de 65 años, incapacitados o hermanos menores de edad. Desde el momento en que se produzca el accidente hasta solicitar la indemnización tenemos un año.

  • Enfermedad

En caso de haber contraído una enfermedad durante el periodo de vigencia del seguro, las prestaciones incluyen hospitalización en las especialidades de cirugía general y específicas:

neuropsiquiatría, tuberculosis pulmonar y ósea. Si el médico lo considera necesario, el seguro también cubrirá los tratamientos de fisioterapia, cobaltoterapia, radioterapia, riñón artificial, radioterapia y cirugía maxilofacial, quedando excluidas las operaciones estéticas. También se incluyen los gastos de tocología previos al parto, así como los gastos de internamiento.

La prestación cubre también los gastos de medicamentos en caso de internamiento. Sin embargo, cuando son tratamientos ambulatorios se abona tan solo el 70% del coste. Si el estudiante fallece víctima de la enfermedad en los dos años siguientes, se indemniza a los familiares en la misma cuantía que en el caso de fallecimiento por accidente escolar.

  • Infortunio familiar

Si el estudiante no puede continuar con los estudios debido a una situación económica complicada, quiebra o por el fallecimiento del cabeza de familia (siempre que los ingresos no superen los 6.010,12 euros por cada miembro de la unidad familiar), el seguro aportará una cantidad para que pueda seguir estudiando.

Durante el número de años que falten para acabar sus estudios, el alumno recibirá 86,55 euros mensuales o 103,85 en caso de ser familia numerosa. Si antes de terminar los estudios llegamos a la edad de 28 años, no podremos seguir teniendo estas prestaciones. Si las rentas familiares no superan los 6.010,12 euros por persona, este pago se puede prorrogar anualmente. Este cobro es compatible con cualquier tipo de beca escolar.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR