Subiendo archivos

¿Cuánto vale mi coche?

Con una tasación online podrás conocer su precio en minutos, pero no es la única opción

Si estás pensando en vender tu coche probablemente te preguntes cuál es su valor de mercado. Son muchos los factores que se tienen en cuenta a la hora de conocer este importe y también diversas las formas de tasación. Es muy importante tener todas estas variables en cuenta para conseguir el mejor precio por él. Hoy te revelamos todas las claves.

¿Qué aspectos se tienen en cuenta para valorar un coche?

A la hora de tasar un coche son mucho más importantes las valoraciones objetivas que las estéticas. Así, uno que a priori parezca mejor conservado, es posible que valga menos que otro que tenga el motor en mejores condiciones pero que venga con la carrocería abollada. Son muchas las variables que se combinan para decidir el precio final de un vehículo:

  • Marca y modelo. Hay determinadas marcas y modelos muy valorados en el mercado. Son coches que, independientemente de su valor en los concesionarios, son más o menos deseados por el público. De ellos se dice que “envejecen” bien, y si se conservan en un buen estado no sufrirán una gran devaluación.

  • Tipo de carrocería. Obviamente va a influir que carezca de daños (abolladuras, arañazos) o que la pintura no esté muy desgastada, pero la cuestión estética no es la única. Los coches de tres puertas o los descapotables suelen devaluarse más que los modelos estándares de cinco puertas. La razón es que los compradores suelen elegir este tipo de carrocería, ya que las tres puertas resultan incómodos –sobre todo para las familias– y los descapotables pueden conllevar problemas derivados de la capota. Cabe señalar que, aunque no sea un elemento de la carrocería, también influye en el precio el estado de los neumáticos.

  • Motor. Los motores diesel envejecen mucho mejor que los de gasolina. En la actualidad el consumo de ambos motores es muy similar, pero en los vehículos más antiguos sí que hay diferencia. También se valorará el estado del propio motor y las mecánicas más fiables se verán recompensadas positivamente –uno Mercedes por ejemplo–.  

  • Extras del coche. Son un factor diferenciador con los demás modelos. La pintura metalizada, tapicería de cuero, llantas de aleación, etcétera. Todo esto suma de forma importante ya que “entra por el ojo” a la hora de venderlo. Eso lo saben los concesionarios y los particulares que están dispuestos a comprar tu vehículo.

  • Año de matriculación. Los años pasan y eso se ve reflejado en el precio de un vehículo. Hasta los cuatro años el valor no varía demasiado, pero a partir de los seis se comienza a depreciar, y a los diez cae en picado. Se tiene en cuenta tanto el año como el mes de matriculación.

  • Kilometraje. Tiene mucha relación con la antigüedad y el estado en sí del coche, por lo que es un aspecto que varía en función del caso. Un automóvil nuevo y con un buen mantenimiento no verá depreciado su valor por tener muchos kilómetros de rodaje. Y lo mismo ocurre al contrario, ya que en un vehículo de siete años, aunque no llegue ni a los 100.000 kilómetros, tendrá más peso la antigüedad.

Formas de tasación

Antes de proceder a tasar el coche por alguno de los canales que ahora mostraremos, es conveniente realizar una tasación propia, teniendo en cuenta los factores que hemos nombrado y echándole un ojo al mercado para ver cómo se mueven los precios. No está de más adecentar el vehículo y reparar las pequeñas cosas que tenga averiadas: podemos rentabilizar bastante bien esta pequeña inversión.

Básicamente, existen dos formas de tasar tu vehículo:

  • Tasación con un profesional. Un tasador profesional dispone de la experiencia necesaria para estipular qué valor tiene un coche. Es el valor más justo y cercano que vamos a conseguir, ya que el coche se examinará con detenimiento y se decidirá el precio en función de los resultados. Es la forma tradicional de conocer el valor de un coche. El tasador puede ser de un concesionario o de un negocio de compraventa de vehículos y puede estar algo condicionado por la empresa a la que sirva. Lo ideal sería encontrar un profesional independiente.

  • Tasación online. Esta opción lleva tiempo ganando fuerza en el mercado de la compraventa de coches. No obstante, desde la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) advierten que la tasación más precisa solo se puede hacer in situ, ya que el cuestionario que se realiza por Internet solo tiene en cuenta datos objetivos y no el estado real del vehículo.

Aun así, la alternativa de vender el coche a un portal web es cada vez utilizada por más personas. Estos portales ofrecen rapidez y precios competitivos. En pocos minutos podrás obtener el precio de tu coche –un tasador requiere algunos días para evaluarlo correctamente–, e incluso venderlo al mismo sitio web. Existen algunas webs en las que, después de obtener un precio online, se realiza una revisión más exhaustiva presencialmente en un taller para obtener un valor más real.

Si crees que en el cuestionario solicitan algún detalle que no procede o, por el contrario, obvian algún aspecto que crees que haría aumentar el valor de tu coche, busca otro tasador

Los datos que nos pedirán no serán muy diferentes a los que hemos expuesto anteriormente: motor, carrocería, marca, modelo, antigüedad y similares. Si crees que en el cuestionario solicitan algún detalle que no procede o, por el contrario, obvian algún aspecto que crees que haría aumentar el valor de tu coche, busca otro tasador.     

Consejos para aumentar el valor de tu coche

Es muy probable que después de llevar más de un par de años con el coche nos olvidemos de su cuidado. Ya no nos importa tanto verlo sucio o con algún defecto. Son estos detalles los que marcan la diferencia a la hora de venderlo. Más allá de las características técnicas, si lo ponemos “guapo” podremos venderlo más fácilmente y por más dinero. Aquí te dejamos algunos consejos:

  • Limpieza. Parece obvio pero es uno de los detalles más importantes. A nadie le apetece comprar un coche sucio. No olvides el motor ni tampoco el maletero, que son dos de los lugares que suelen acumular más polvo y suciedad.

  • Los detalles son importantes. Cambia las alfombrillas, las gomas de los pedales, la funda del volante. Son elementos que no suelen ser muy caros y que influyen positivamente en el valor del vehículo. Los limpiaparabrisas y los cinturones, además de ser piezas que deben estar en buenas condiciones para cumplir con las normas de seguridad, son elementos que destacan a la hora de vender el coche.

  • Arañazos y golpes. Dentro de lo que esté en nuestra mano, debemos eliminar todos los arañazos –tanto de la carrocería como de los cristales– y golpes, que afean el coche lo suficiente para hacer que su valor baje considerablemente.

  • Neumáticos y llantas. Unas bonitas y limpias llantas van a darle mucho más estilo al vehículo que unos tapacubos. Además, que los neumáticos estén en buen estado dará la confianza al comprador de que al menos hasta dentro de unos años no tendrá que cambiarlos.

  • El equipo de sonido. Por muy barato que sea, es preferible tenerlo que intentar venderlo sin nada. Seguro que puedes encontrar alguna oferta que haga que el coche aumente su valor en algunos euros.

  • Véndelo bien. Después de ultimar todos los detalles, es la hora de hacerle una sesión fotográfica. Elige los mejores ángulos y un buen sitio de fondo –un sótano oscuro no incita a comprar–. Un vídeo puede resultar de mucha utilidad.

 

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR