Vuelta al cole: el seguro de salud infantil, clave

Prepara a tu hijo para que se adapte correctamente a los horarios, rutinas y exigencias del regreso a la escuela

Como cada año por estas fechas nos tenemos que poner manos a la obra para preparar la vuelta al cole de los más pequeños. El cambio no debe suponer un problema nos planificamos correctamente y colaboramos todos los miembros de la familia. Por eso, te proponemos una serie de consejos para que el retorno a las clases sea lo menos duro posible para tu hijo.

Y es que el cambio de rutina –las vacaciones dan pie a toda clase de excesos, a que se acueste más tarde, etcétera– puede acabar provocando que no descanse bien, desembocar en problemas de concentración y en otra serie de inconvenientes que, si no se abordan a tiempo, acabarán convirtiéndose en un problema mayor. Por fortuna, existen algunos trucos para evitarlo.

Adaptación progresiva a los nuevos horarios

Para empezar y como decíamos, la adaptación progresiva a los nuevos horarios será clave. Y es que durante el período estival, los niños suelen llevar un horario un tanto irregular. Levantarse y acostarse más tarde de lo habitual es frecuente; por no hablar de las fiestas de los pueblos en los que las verbenas se convierten en un gran entretenimiento y dan pie a toda clase de diversiones nocturnas.

Por eso, lo mejor es que, unas semanas antes de volver al cole, vayas recuperando los viejos hábitos. Una adaptación que deberá ser paulatina y constante. Puedes empezar levantándolos un poco antes cada día y acostándolos también un poco más temprano para que no acusen el cambio y se sientan cansados cuando regresen al aula con sus compañeros.

Controlar y prevenir el síndrome de la normalidad, clave

Controlar y prevenir el síndrome de la normalidad es otro punto fundamental. En el período inmediatamente anterior a la incorporación al año escolar, los niños sufren el denominado síndrome de la normalidad (equivalente al síndrome postvacacional adulto), que provoca hastío, cansancio y ansiedad y que puede llegar al extremo de ocasionar una depresión.

Hemos de recordar que, habitualmente, la depresión tanto en niños como en adolescentes no suele manifestarse solo en forma de tristeza, sino en actitudes como la irritabilidad y la agresividad. Si sospechas que tu hijo lo padece, no dudes en acudir al especialista, la mayoría de aseguradoras incluyen en sus pólizas de salud los servicios de diferentes psicólogos. En todo caso, revisa primero las condiciones que tienes contratadas.

En otras ocasiones, nos encontraremos con tensión y ansiedad. Entonces, tenemos que intentar disminuir la posible angustia por la separación o la incertidumbre del niño por encontrarse con nuevos compañeros, profesores o asignaturas.  

Instaura buenos hábitos alimentarios

A los más pequeños les cuesta volver a la normalidad y esto les ocasiona fatiga y cansancio. Aquí la alimentación (igual que comer bien en la edad adulta es fundamental) cobra especial relevancia. De hecho, es básico para que cuenten con toda la energía. Si el pediatra lo aconseja, tampoco estaría de más introducir algún suplemento vitamínico

Además, hay que tener en cuenta que en verano es frecuente también que las costumbres alimenticias de los niños varíen. De ahí que en el inicio de las clases debamos volver a adoptar una dieta equilibrada. Los especialistas recomiendan un desayuno completo, un almuerzo variado y, sobre todo, que los niños aprendan a consumir toda la clase de alimentos. Con ello prevendremos la obesidad u otros posibles trastornos alimenticios (anorexia, bulimia, etcétera).

Asegúrate que la vestimenta que lleve sea cómoda

Asegúrate que la vestimenta que lleve sea cómoda. Es primordial que tus hijos participen en la adquisición de la ropa que vestirán en el colegio (incluso si se trata de un uniforme, unos pantalones más holgados o entallados harán que se sientan más o menos cómodos). Debes asegurarte que todas las prendas de ropa y el calzado les permitan moverse con libertad, no les hagan rozaduras y un largo etcétera que ya puedes suponer. Pregúntale.

Es provechoso que antes de cada vuelta al cole llevemos al niño a hacer una pequeña revisión tanto al oftalmólogo como al dentista

Cuidado con los resfriados y el cambio de estación

Con el cambio de estación hacia el otoño, llegan también los resfriados. La mayoría de niños que hasta este momento no hayan ido al colegio o a la guardería, no habrán desarrollado su sistema defensivo. Por este motivo, será habitual que se pongan enfermos. Para prevenir las infecciones respiratorias continuadas, debemos enseñarles la importancia de la higiene, evitar los cambios de temperatura, inculcarles ciertos hábitos (para que, por ejemplo, no salgan al recreo sin el abrigo), etcétera.

No estaría de más acudir al especialista para que le realice un chequeo médico. Igualmente, visitar al oftalmólogo y el dentista también resulta muy recomendable. Sobre todo si tenemos en cuenta que los problemas de visión son una de las causas de fracaso escolar. Prepárate, asimismo, para un posible contagio de piojos. Con la vuelta al cole también llega la alarma de las liendres. Si tus hijos son propensos, hazte con las lociones específicas y sé previsor.

Planifica las actividades extraescolares

Planificar las actividades extraescolares es igualmente importante, tanto las mentales como las físicas. La mayoría de los alumnos realizan actividades extraescolares semanales después de las clases. Es importante tenerlas organizadas desde el principio ya que este tipo de ocupaciones favorecen el desarrollo del niño en general. Según sus capacidades y preferencias, lo apuntaremos a distintos deportes, manualidades, ajedrez, teatro, etcétera. Pero que elija él.

La importancia de la comunicación

No podemos dejar de hablar de la importancia de la comunicación. Padres e hijos deben tener una comunicación fluida en todo momento aunque, en los días previos al curso, esto se hace todavía más conveniente. Debemos tener una actitud positiva, tranquila y segura para que nuestros hijos puedan mantener una igual. Además, de esta manera podremos prever temas como el bullying o el acoso escolar (enseñándole cómo actuar en estos casos, los beneficios de decirlo en casa, etcétera).

Vuelta al cole, mochilas

Otro tema que nos preocupa en la vuelta a las aulas es que el niño tiene que cargar con una pesada mochila llena de libros y diverso material escolar.Debemos resaltar que los expertos advierten que el peso de la mochila no debe superar en más de un 10% o un 15% del peso del niño. Además, el tamaño no debe ser mayor que el torso.

Las más adecuadas son las mochilas ergonómicas, que tienen tirantes anchos, extensibles y  acolchados y llevan un cinturón a nivel del abdomen. Es ventajoso que contengan compartimentos y bolsillos para distribuir los objetos. La mochila debe quedar más o menos a  unos cinco centímetros por encima de la cintura.

Los expertos advierten que el peso de la mochila no debe superar en más de un 10% o un 15% del peso del niño

En cuanto a las mochilas de ruedas, también tiene sus ‘peros’. Con este tipo, los niños tirarán de ellas y se producirá un incremento de la curva lumbar, que puede llevar a dolores de espalda. El pequeño debería llevar la columna recta pero es complicado.

Respecto al contenido de la mochila, lo debemos organizar de la siguiente manera: debemos los objetos más pesados pegados a la espalda, de tal manera que el peso se distribuya de manera equilibrada. Tampoco recomendamos no llevarla muy cargada durante más de quince o veinte minutos.

Una mala postura continuada  y un exceso de peso en la mochila pueden conllevar problemas graves de salud como la escoliosis. Un inconveniente a tener en cuenta ya que este trastorno no se detecta hasta que el niño alcanza la adolescencia. En cualquier caso, los médicos consideran que practicar deporte para fortalecer la musculatura de la espalda (y de todo el cuerpo) es muy beneficiosa sea cual sea la edad del niño.

Seguros de salud

Después de estos sencillos consejos, debes tener presente que, ante cualquier problema de salud o psicológico de los niños, lo mejor es disponer de un seguro de salud. Te proponemos visitar el comparador Acierto.com. Con él podrás elegir con conocimiento de causa y de forma rápida, entre treinta compañías aseguradoras, la póliza que mejor se adapte a tus necesidades.

Además, y si tu hijo tiene problemas en la escuela, podréis acceder fácilmente a los servicios de un psicólogo o logopeda (aunque conviene revisar las condiciones que contratars a priori). Por no hablar de las ventajas que tiene acudir al médico sin las largas esperas propias de la Seguridad Social si tu peque se resfría, coge piojos y otras patologías frecuentes en estos entornos que ya hemos comentado.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR