Información útil para asegurar un Abarth

Cada marca de coches reúne una serie de características que la hacen única. En el caso de la firma Abarth es la originalidad en el diseño de la carrocería y su corazón deportivo, incluso en los modelos con aspecto de utilitario e inofensivo, como su Abarth 595 pista. A simple vista, un urbano, pero en prestaciones, un auténtico deportivo.

Cuando aseguras un coche con una baja relación/peso potencia como presentan algunos de los Abarth has de tener en cuenta que el riesgo de accidente presupuesto por la aseguradora será alto y, por tanto, también su prima. Si buscas un seguro para un modelo más caro, has de saber que el precio del coche también influye en la póliza.

Por norma general, cuanto más caro, más costará asegurarlo por regla general, ya que en caso de robo, incendio o pérdida total, si cuentas con un todo riesgo, recibirías una indemnización por el valor del coche (que puede ser a valor de nuevo, venal o de mercado, en función de los años que tenga. Si tiene menos de dos años, esta indemnización equivaldría, en el caso de un modelo como el Abarth 124 Spider de cerca de 40.000 euros.

En cualquier caso, el sector de los seguros ofrece muchas soluciones distintas para cada caso, según el nivel de protección que necesites o las garantías que quieras incluir. Hay compañías en las que pagas según conduzcas y otras en las que pagas por cuánto conduzcas. Si comparas entre todas las ofertas disponibles, encontrarás el que mejor se ajuste a ti.

Selecciona tu modelo para ampliar la información

La historia de la marca

Actualmente la familia Abarth cuenta con diez modelos de coches que se ajustan a diferentes presupuestos y estilos, pero siempre manteniendo unas señas de identidad: velocidad, aerodinámica y máximo rendimiento.

Y es que los coches Abarth plasman la influencia de su fundador, el piloto de coches y motos, Karl Abarth. Este amante de la velocidad, que nació en Austria pero que acabó obteniendo nacionalidad italiana, fundó junto a Guido Scagliarini (italiano de origen) Abarth & C. en 1949. “El Escorpión” —así se le conocía en el mundillo de la velocidad— se forjó una trayectoria de leyenda en las carreras de competición. Hasta se propuso retos personales, como ganarle al Orient Express (reto que además superó), corriendo sobre una moto con sidecar.

De ahí que sus coches siempre persigan la misma filosofía: han de ser “Manejables, potentes y garantizar un alto rendimiento. Pero sobre todo deben ser pequeños y "malvados", justo como el Escorpión”. Son coches que han de ser capaces de desafiar lo que se espera de su aspecto, especialmente cuando la potencia ha de marcar la diferencia. No en vano, los creó un experto en batir récord de velocidades. Y son italianos: ya tenemos ejemplos de otras marcas italianas que buscan, precisamente, atraer al mismo tipo de conductor: el que le gusta disfrutar de rodar en el asfalto y poner a prueba el potencial de su coche.

Manteniendo vivo ese espíritu de Karl (Carlo) Abarth, la marca comercializa modelos puramente deportivos, como el descapotable 124 Spider Scorpione, que precisamente rinde homenaje al fundador de la compañía.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR