Seguro Chrysler Voyager - Información Útil

Si hablamos del cálculo que hacen las aseguradoras a la hora de determinar la prima de un seguro, la mayoría estiman que un monovolumen como el Chrysler Voyager es un coche relativamente seguro, por factores como su perfil del conductor o su relación peso/potencia alta. Algo que podría acabar reduciendo el precio del seguro. Sin embargo, no es el único factor que influye. De hecho,  puedes asegurar este coche a terceros por un precio medio de 231 euros.

Los monovolúmenes, los favoritos de padres y madres

Si tienes más de un hijo, seguro que sabes bien que viajar con ellos requiere de espacio: un maletero lo suficientemente grande para llevar carritos o sillas de paseo y el resto de equipaje o un habitáculo amplio de al menos cinco plazas para poder instalar sus dispositivos de retención con comodidad. La potencia o la capacidad de aceleración quedan en un segundo plano, por detrás del confort.

Que seas padre o madre y viajes con tus hijos en un monovolumen como el Chrysler Voyager, es, para la aseguradora, un motivo para considerar un riesgo menor de accidente que si, por ejemplo, condujeras un deportivo y no tuvieras hijos. Y se basan en el modo de conducción: un padre o madre, habitualmente tiende a ser cauto y a conducir  con más precaución para no poner en peligro a sus pequeños. En definitiva un perfil de buen conductor, en términos generales.

Esto puede reflejarse en la prima del seguro y explicar —entre otras causas que también influyen en el importe final—por qué el precio de asegurar a todo riesgo sin franquicia un modelo como el 2.0 SE, muy familiar, es de 656 euros. O de 382 euros si prefieres un seguro a todo riesgo con franquicia.

La antigüedad puede contar

Hablamos de un coche descatalogado, que se comercializó entre 1997 y 2008. Actualmente le sustituye el Lancia Voyager, desde que Chrysler y Lancia se unieran al rescatar la primera a la firma italiana, a punto de cerrar en España en 2012.

Que sea un modelo antiguo puede influir negativamente en el seguro, encareciéndolo respecto a las pólizas para modelos más actuales. Especialmente si quieres tener un seguro que cubra la asistencia en carretera, para lo que deberías contar, al menos, con un seguro a terceros ampliado. No obstante existen seguros a terceros que pueden incluirla, como excepción, o al menos proponerla como garantía opcional.

Con esta cobertura, la compañía te respalda en caso de avería mecánica que te impida seguir circulando, enviando una grúa para remolcar tu vehículo o, según la compañía, ofreciendo la reparación in situ (si es posible y según las condiciones pactadas). Si tu coche tiene más de diez años, las aseguradoras calculan que el riesgo de que esta avería se produzca aumenta respecto a coches más actuales.

Esta garantía también contempla la asistencia en otros supuestos: por pinchazo, falta de combustible o pérdida de llaves. No obstante, siempre es recomendable repasar la letra pequeña. Aunque hablamos de las prestaciones más comunes en la mayoría de seguros, siempre puede haber excepciones en la aplicación de las mismas.

El equipamiento también puede ser clave

El Chrysler Voyager se comercializó con diferentes acabados: SE, SE Plus, Touring, SE Touring, LX o Executive. Cada familia contaba con su lista de equipamiento de serie y opcional. Así, si tomamos como referencia dos acabados —SE y LX— observaremos las diferencias en el nivel de accesorios y equipación. El LX añade los airbags laterales o los faros de xenón con los que la familia SE, más antigua, aún no contaba, el programador de velocidad y los faros antiniebla (opcionales en el SE) y completa el interior añadiendo, por ejemplo, el sistema de audio con diez altavoces.

Son diferencias que podrían reflejarse en el precio, ya que los accesorios determinan el valor final del coche: cuanto mayor es el equipamiento, más cuesta contar con un seguro que cubra los daños en todos esos accesorios (si cuentas con un seguro a todo riesgo que cubra los daños propios).

Algo que observamos al comparar dos versiones del Chrysler Voyager pertenecientes a estas dos gamas de equipamiento. Si tienes un Chrysler Voyager 2.5 TD SE puedes asegurarlo a todo riesgo sin franquicia por un precio medio de 685 euros y por 458 euros en el caso del todo riesgo con franquicia. Para un Chrysler Voyager con el mismo motor (2.5 TD) pero con acabado LX, los precios suben hasta los 516 euros de media para un seguro a todo riesgo con franquicia y hasta 796 euros de precio medio para el seguro a todo riesgo sin franquicia.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR