Seguro Ligier Ambra - Información Útil

El Ligier Ambra es microcoche sin carné de reducidas dimensiones, un cuatriciclo que tiene unas características técnicas diferentes a las de un vehículo convencional y que se puede conducir desde los 15 años con un permiso AM (de ciclomotor). De ahí que sea conveniente que contrates un seguro específico. Sin embargo, la aseguradora podría tener en cuenta precisamente tu perfil de conductor joven de forma negativa. Algo que podría justificar que el precio medio de una póliza a terceros para tu Ambra sea de 306 euros.

Ambra: un microcoche antiguo

La marca francesa Ligier, especializada en la fabricación de microcoches sin carné lanzó el Ligier Ambra en 1997. Este modelo se comercializó durante más de una década, aunque en la actualidad tan solo se puede conseguir en el mercado de segunda mano. Las versiones más exitosas del Ambra fueron el Ambra GL y el GLS, ambas con un equipamiento muy completo.

El Ambra está encuadrado en los denominados cuatriciclos -vehículos de mínimas dimensiones-. Aunque muchas veces nos refiramos a ellos como “coches sin carné”, es indispensable tener 15 años y el permiso AM para conducirlos. También se pueden manejar con los permisos de las clases A1, A2, A y B.

Para este microcoche, igual para cualquier otro vehículo de motor que circule, es obligatorio tener contratado un seguro de responsabilidad civil, que cubra al menos los daños personales y materiales ocasionados a terceros. Sin embargo, a la hora de ir a asegurar un cuatriciclo ligero como el Ligier Ambra, puedes encontrarte con que algunas aseguradoras no suscriben pólizas para este tipo de vehículos. Sin embargo, en la actualidad son muchas las que ofertan seguros específicos para este tipo de vehículos como Balumba, Qualitas Auto, Axa o Verti.

Además, la edad de tu Ligier puede ser una variable importante a la hora de fijar la prima, ya que que las primeras versiones cuentan con dos décadas de longevidad. Cabe subrayar que, a partir de los diez años de antigüedad, las aseguradoras suelen considerar que un vehículo es más propenso sufrir averías y, por lo tanto, estar implicado en un accidente de tráfico. En consecuencia, es posible que pongan trabas para optar a determinadas coberturas si tu Ambra es muy antiguo.

Como referencia, el precio medio de un seguro a terceros básico para el Ambra GLS diésel -una de las versiones más vendidas en España- es de 306 euros. Si te decantas por una póliza a todo riesgo, puedes suscribirla con franquicia por un importe medio de 631 euros, o bien sin franquicia por un coste medio de 1.836 euros.

El Ambra, un coche ideal para conductores sin experiencia

Los coches como el Ambra suelen estar muy ligados a un prototipo de conductor con escasa experiencia. Por un lado, personas muy mayores que nunca han estado al volante de un automóvil convencional y que buscan un medio de transporte para sus trayectos cortos. Por otro, los jóvenes -mayoritariamente adolescentes de entre 15 y 18 años- que quieren un vehículo más seguro que un ciclomotor, pero igual de fácil de conducir. En ambos casos, son perfiles de riesgo para las aseguradoras.  

Sin embargo, aunque este tipo de coches se puedan conducir a partir de los 15 años y sin la obtención del carné tipo B, los usuarios jóvenes pueden encontrar problemas a la hora de contratar un seguro. Y es que muchas compañías no suscriben pólizas para conductores de dicho perfil por considerar que el riesgo que deben asumir es muy elevado.

Aún siendo mayor de edad, podrías seguir encontrando escollos para asegurar tu vehículo a un buen precio. La razón es que las compañías manejan estadísticas que demuestran que los conductor noveles suelen estar implicados en un número de accidentes graves mayor (que son los que más dinero suponen para las aseguradoras en concepto de indemnizaciones).

Perfecto para las zonas urbanas

Las distintas versiones del Ambra cuentan con motorizaciones de 5 CV y 20 CV de potencia, tanto en gasolina como diésel. Este modelo tiene 2,6 metros de longitud, espacio para dos pasajeros y  es ideal para desplazarse con agilidad por la ciudad -facilita el aparcamiento-.

Los microcoches como el Ambra están creados para los desplazamientos cortos y, sobre todo, para circular por los núcleos urbanos, porque no pueden transitar a más de 45 km/h. Es muy importante que sepas que tienen prohibido circular por autopistas o autovías, ya que su baja velocidad puede suponer un serio peligro para el resto de los usuarios que suelen circular a más de 90 kilómetros por hora.

Sin embargo, el hecho de que sea un coche con un marcado carácter urbano puede influir de forma negativa el precio de tu póliza, ya que los datos que manejan las compañías indican que en las ciudades existe un alto índice de siniestralidad. La intensidad del tráfico puede ser uno de los motivos por los que la probabilidad de sufrir un accidente en una gran urbe es más alta que en otros lugares.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR