Información útil para asegurar un Maserati

Maserati es una marca que comercializa coches deportivos que aúnan potencia y lujo. La firma se caracteriza por fabricar vehículos que buscan satisfacer las demandas de los conductores más exigentes sin perder una estética marcadamente italiana. Sin embargo, cuando nos sentamos a negociar el precio de nuestra póliza podemos comprobar que las compañías no suelen ver con tan buenos ojos asegurar este tipo de automóviles. Esto se debe a que, en caso de siniestro total, tendrían que indemnizar al propietario por el valor de nuevo del vehículo (o valor venal, en función de la antigüedad del coche).

El hecho de ser un coche de lujo hace que sea muy recomendable contar con la cobertura de robo, ya que no es extraño que este tipo de vehículos -llamativos y lujosos-, se vean afectados por la sustracción de alguna de sus piezas. No obstante, si aparcamos el Maserati habitualmente en un garaje o parking vigilado podríamos obtener una rebaja en el seguro, ya que estaremos reduciendo las posibilidades de que sufra cualquier tipo de incidente.

Otro rasgo que puede influir negativamente en el coste final de nuestra póliza es la baja relación peso-potencia propia de los modelos Maserati. Este baremo sirve para medir la capacidad de aceleración de un automóvil. Las compañías suelen considerar que un coche que es capaz de alcanzar grandes velocidades en pocos segundos tiene más probabilidades de sufrir un accidente que un vehículo menos potente. Por esta razón, el precio del seguro de un Maserati podría aumentar.  

No obstante, hay otras características que también pueden ser determinantes a la hora de calcular el precio final del seguro de nuestro Lotus, por lo que te invitamos a usar el comparador de Acierto.com. Con él tendrás la opción de cotejar precios de entre las 30 principales aseguradoras de nuestro país.

Selecciona tu modelo para ampliar la información

La historia de la marca

La marca Maserati nació en 1914, pero no fue hasta 1926 cuando los hermanos Maserati fabricaron su primer vehículo. Este modelo ganó la Targa Florio en su debut -una prestigiosa prueba-, lo que provocó que los hermanos continuaran la producción de automóviles, primero en Bolonia y después en Módena, tras vender sus acciones a Adolfo Orsi en 1937.

Tras la Mille Miglia de 1957 Maserati decidió dedicarse solo a la fabricación de vehículos privados. Ese mismo año comenzó la comercialización de uno de los modelos más emblemáticos: el 3500 GT.

En 1973, y debido a la crisis del petróleo, la compañía entró en un periodo convulso hizo que cambiara varias veces de propietario.  Aquel devenir se mantuvo hasta 1993, el año en que Fiat se hizo con los derechos de la marca. Como muestra del cambio, en 1998 se lanzó el 3200 GT, un coupé de dos puertas que supuso toda una revolución en el segmento de los deportivos. Desde entonces, modelos como el Quattroporte, el Gran Turismo o el Levante han mantenido a la firma transalpina como un referente en el sector.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR