3 de cada 10 españoles confiesa haber circulado con la ITV caducada


  • Entre los infractores, un 7 % admite haber circulado durante meses sin la ITV en vigor
  • Conducir con la ITV caducada puede ocasionar multas de hasta 500€, problemas con el seguro en caso de accidente e incluso la baja del vehículo
  • Un 25% de los sondeados dice no revisar su vehículo antes de emprender sus vacaciones

Madrid, 27 de julio de 2016.- Este verano se producirán 84 millones de desplazamientos por carretera durante la ‘operación salida’, un 3,5% más que el año pasado. Sólo en agosto, la DGT ha estimado que tendrán lugar 43 millones de desplazamientos, buena parte de ellos durante el último fin de semana de julio, que marca el comienzo de las vacaciones para muchos españoles. Este movimiento masivo de vehículos puede conllevar numerosos percances más allá de los tradicionales atascos veraniegos, especialmente si se circula sin las mínimas medidas de seguridad, entre ellas hacerlo en un automóvil convenientemente revisado y con la ITV en vigor.

Sin embargo, según revela un estudio llevado a cabo por el comparador de seguros de coche Acierto.com, un 27,4 % de los españoles confiesa haber circulado con su vehículo sin haber pasado la ITV, con los consiguientes riesgos para su seguridad y la de otros conductores. De dicho porcentaje, un 20,9 % de los encuestados reconoce haber conducido durante “semanas” con la ITV caducada, mientras que un 7,4 % admite haberlo hecho durante “meses”. Afortunadamente, la mayoría de los infractores confesos reduce el tiempo en que ha circulado con su vehículo sin haber pasado la ITV a “unos días”.

“La ITV es un mecanismo esencial para garantizar la seguridad de los vehículos y, con ella, evitar siniestros y, en última instancia, salvar vidas”, explica Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com. “La propia Unión Europea estima que alrededor del 6 % de los accidentes de tráfico se debe a fallos técnicos de los vehículos, que en muchos casos podrían evitarse con un correcto mantenimiento. La ITV es el mecanismo para garantizar que, efectivamente, circular con nuestros vehículos es seguro para nosotros y para los demás”, añade Brüggemann.

La ITV se muestra, además, como un mecanismo de control y seguridad esencial en el contexto actual del parque automovilístico español, con una edad media de 11,6 años al cierre de 2015, el más viejo de Europa. Además, esta tendencia de envejecimiento se mantendrá durante los próximos años, hasta 2020. Por tanto, no es de extrañar que, de los 18,8 millones de vehículos que se presentaron a la ITV en 2015, un 18,1 % del total no logró superar la primera inspección, mientras que un 6,7 % fue igualmente rechazado en posteriores revisiones.

Multas de hasta 500 € y problemas con el seguro

En caso de circular con un vehículo sin la ITV en vigor, los conductores se arriesgan a multas que van de los 200 €, si la ITV está caducada o ha sido desfavorable en la última inspección, hasta los 500 €, si la ITV ha resultado negativa. Cabe recordar, asimismo, que si la ITV es desfavorable o negativa, el propietario del vehículo cuenta con un plazo máximo de 2 meses para subsanar los defectos encontrados y pasar una nueva inspección. De lo contrario, el vehículo podría ser dado de baja por la Jefatura de Tráfico.

Mientras, desde la perspectiva de los seguros, las consecuencias pueden ser aún más graves, puesto que el conductor de un vehículo sin la ITV en vigor e implicado en un accidente de tráfico se arriesga a tener que correr con todos los gastos derivados del siniestro, especialmente si se demuestra que éste se debe a un fallo mecánico que podría haberse detectado durante la ITV.

“En términos generales, tanto en las pólizas a terceros como a todo riesgo, la aseguradora cubre en primera instancia los daños a terceros aunque el vehículo del conductor responsable del siniestro circule con la ITV caducada. Sin embargo, posteriormente, la compañía de seguros puede reclamar los costes al tomador de la póliza”, explica Carlos Brüggemann. ”Mientras, en el caso de los seguros a todo riesgo, la aseguradora puede denegar el pago de los daños propios ante la evidencia de que el vehículo circulaba de forma ilegal por no contar con la ITV en vigor”, aclara Brüggemann.

En conclusión, el ahorro que supone evitar la ITV y los posibles gastos en reparaciones para superar esta inspección en ningún caso justifican el riesgo económico y personal que conlleva circular en un vehículo con la ITV caducada. En este sentido, otro reciente estudio llevado a cabo por Acierto.com revelaba que 1 de cada 3 españoles reconoce no efectuar las revisiones estipuladas por el fabricante de su vehículo. Es más, un 49,1 % admite que sólo lleva su automóvil a revisión en caso de fallo mecánico, prescindiendo completamente de todo mantenimiento periódico.

Consecuencia de esta falta de cuidado del automóvil, un 29,5 % de los conductores españoles admite circular en vehículos que no se han revisado desde hace más de un año, mientras que un 8,1 % confiesa no haber pasado por el taller para realizar mantenimiento alguno en dos años y un 4,8 % dice no haber llevado a cabo revisión alguna en tres años o más. Del mismo modo, un 24,6 % de los sondeados dice no revisar tampoco su vehículo antes de emprender sus vacaciones o un trayecto largo.

Esta preocupante falta de cuidado que sufre una parte tan significativa del parque móvil español y su mencionado envejecimiento hacen de la asistencia en carretera una de las prestaciones más demandadas al contratar un seguro de automóvil. Con esta cobertura, el conductor se asegura de que recibirá los medios de atención necesarios para cubrir tanto el traslado del vehículo en caso de accidente o avería, como de los pasajeros y objetos que viajaban en él.

No obstante, hay que tener en cuenta que se trata de un servicio que no está incluido de serie en todas las pólizas de auto, puesto que es una cobertura voluntaria y varía en función de la aseguradora. Por este motivo, antes de viajar, resulta muy recomendable revisar el condicionado de la asistencia en viaje o hablar con nuestra compañía de seguros para ver qué servicios cubre nuestra póliza y, de esta manera, evitar sustos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR