¿Qué es el aquaplaning?

Un fenómeno peligroso por el que puedes perder el control de tu vehículo

Seguro que alguna vez has sido víctima del aquaplaning cuando conducías y has visto cómo perdías el control de tu vehículo mientras las ruedas se deslizaban por el asfalto a su libre antojo. Se trata de un fenómeno que ocurre cuando una capa de agua se deposita sobre el asfalto y nos hace resbalar. Pero, ¿existen maneras de evitarlo? Aquí te contamos cómo para evitar sus peligros.

¿Qué es el aquaplaning? Es un fenómeno físico que se produce cuando existe una

pérdida gradual de contacto entre el neumático y la superficie de la calzada, provocada por la entrada de una delgada capa de agua (de espesor superior a medio milímetro), entre ambos.

En ese momento y al incrementar la velocidad del vehículo, el agua no puede salir velozmente por el frente del neumático hacia el exterior de su huella, ni expulsada por los surcos del dibujo del mismo, por lo que la presión sobre su base comienza a aumentar. Si el agua no es desalojada hacia el exterior de la huella, se introduce entonces entre el neumático y la calzada, levantando literalmente la rueda. Aunque nos parezca increíble, basta una fina capa de agua para hacer flotar un coche sobre sus ruedas.

Existen varios factores determinantes como son la velocidad, el peso y el estado de los neumáticos

En resumen, el aquaplaning se produce cuando el neumático no es capaz de expulsar el agua que se acumula delante de él al girar y se despega del suelo, lo que provoca la consiguiente pérdida de control del vehículo.

Los factores que inciden

Para que el vehículo se deslice y llegue a flotar sobre el suelo mojado, esto es, haga aquaplaning, existen varios factores determinantes como la velocidad, el peso y el estado de los neumáticos.

Probablemente, el factor más importante, ya que es el único que el conductor puede manejar durante el trayecto, es este primero: la velocidad. Así que, queda claro que a mayor velocidad, menos tiempo tendrá el agua para apartarse. Por lo tanto, es aconsejable moderarla cuando el pavimento está mojado.

Otro elemento decisivo son las ruedas. Si están en buen estado, serán más eficientes a la hora de desplazar el agua. Tanto es así que, por ejemplo, los profesionales en las competiciones utilizan neumáticos específicos para suelo mojado con un diseño especial. Asimismo, las características de las ruedas también contribuyen. Los neumáticos más estrechos necesitan desplazar menos agua. No obstante, nuestra recomendación es que te limites a utilizar las ruedas que te recomienda el fabricante. Si bien es cierto, las empresas de neumáticos no han cesado en sus investigaciones para intentar solventar el tema del aquaplaning.

También hemos de tener en cuenta el peso del vehículo. Los más pesados, tienen más probabilidad de que sus neumáticos se hundan con facilidad. Aunque también suelen contar con ruedas más anchas, así que ambos efectos se compensan.

Aquaplaning con un coche

Deberemos ser cuidadosos cuando tengamos que circular con un coche bajo la lluvia. Como ya hemos expuesto con anterioridad, el aquaplaning se produce porque los canales que forman el dibujo del neumático no son capaces de evacuar toda el agua que pisa y, entonces, flota. Si nuestra velocidad es moderada, el agua podrá salir

Es importante saber que es una amenaza tanto el agua que está bajo las ruedas del coche, como la que se tiene por delante en un charco. Esta situación nos llevará a que el vehículo frene bruscamente.

Si no podemos evitar un charco grande y largo, es mejor que las ruedas de ambos lados entren al mismo tiempo ya que, de esta forma, notaremos un leve frenazo pero el automóvil seguirá en línea recta. Las consecuencias directas de este fenómeno son, por una parte, el aumento considerable de la distancia de frenado, y por otro, la pérdida de dirección del vehículo de cuatro ruedas.

Aquaplaning con una moto

Igual que cualquier otro vehículo, la moto también puede hacer aquaplaning. En este caso son las dos ruedas las que no pueden sacar el agua que se acumula delante de ellas. Como resultado de esta situación se origina una total falta de agarre, hecho que se traduce en que nuestra trayectoria se vuelva imprevisible.

En estas situaciones, debes de ser cauteloso a la hora de abrir gas y utilizar el freno. Los expertos recomiendan utilizar el trasero para mantener la moto lo más estable posible.

Por supuesto, tienes que cuidar el mantenimiento de los neumáticos tanto con el dibujo, para tener más capacidad de agarre como con la presión, que debe ser igual en ambas ruedas. Por último, presta especial atención a las líneas pintadas en el pavimento porque en días de lluvia son muy resbaladizas. Este fenómeno es especialmente peligroso en las motos, ya que la evidente falta de cobertura en el cuerpo de motorista le hace ser más vulnerable en caso de accidente.

 Lo básico es saber que no debes ni frenar, ni acelerar ni cambiar la dirección

Consejos ante el aquaplaning

En caso de lluvia intensa, es preciso valorar la urgencia del motivo del desplazamiento en el vehículo. Si es inevitable que lo utilicemos o incluso si nos atrapa un temporal, pensaremos en estas advertencias. Además, revisaremos el vehículo después de los chubascos para evitar que queden bolsas de agua (charcos).

-       Atento a tu campo de visión: debes observar siempre por dónde circulas para, en cualquier momento, poder anticiparte a un posible peligro.

-       Cuida la velocidad: lo ideal para evitar el aquaplaning es circular con una velocidad sensata con lluvia.

-        No escatimes en el mantenimiento de tu vehículo en general: en especial, vigila tus neumáticos. Si tus ruedas están gastadas y no tienen suficiente presión, tienes garantizado el problema.

Y si ya no has podido evitar el aquaplaning, ¿cómo reaccionar? En ese momento el vehículo parece que esté volando, pero debes mantener la calma. Lo básico es saber que no debes ni frenar, ni acelerar, ni cambiar la dirección. Sin embargo, te proporcionamos algunas pautas que debes tener en cuenta.

-        Sujeta de manera firme el volante o el manillar del vehículo: la sujeción debe ser rígida y con ambas manos para así poder mantener el vehículo recto.

-        Evita tocar el freno y el acelerador: te aconsejamos que ni frenes ni aceleres. Poco a poco el vehículo deberá aminorar la velocidad y también dejará de flotar.

-        Prepárate para una posible colisión: si la zona encharcada es muy grande el aquaplaning te puede transportar fuera de la carretera o hacia cualquier elemento. Por eso, debes prepararte ante el impacto. En el caso de los coches, pega la cabeza al reposacabezas, no cierres los ojos y no dejes de sujetar el volante.

Seguros para vehículos

Después de saber lo peligroso que puede ser un fenómeno como el aquaplaning, debes ser consciente de la necesidad imperiosa de disponer de un buen seguro para cubrir tu vehículo en caso de accidente. Puedes comparar seguros en Acierto.com. Aquí, de forma rápida y sencilla, podrás cotejar precios y coberturas de hasta treinta aseguradoras distintas.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR