¿Que baca o remolque se adapta mejor a tu coche?

Aprovecha las ventajas de las bacas y remolques y contrata un seguro que cubra ambas.

Con la llegada de las vacaciones y si estás a punto de salir de viaje, es probable que necesites algo de espacio extra en el coche. Un punto en el que la baca y el remolque se convierten en elementos fundamentales. Sin embargo, antes de adquirir uno u otro conviene conocer los diferentes tipos que existen, así como la manera en la que se encuentran contemplados en el seguro del coche.

Antes de entrar en mayores vicisitudes, no obstante, cabe especificar de qué se trata cada uno. Así, la baca o portaequipajes es, según la RAE el soporte que se coloca en el techo de un vehículo para llevar maletas y otros bultos, mientras que el remolque es el cabo o cuerda que se da a una embarcación para remolcarla. Se trata de dos elementos que amplían la capacidad del vehículo.

Clases de bacas según el vehículo utilizado

Dicho lo cual, las diferentes clases de bacas que se pueden encontrar hoy en el mercado buscan responder a las necesidades puntuales y extras de espacio para cargas, o aportar una forma de transporte para objetos voluminosos o difíciles de acoplar dentro del maletero. Cada tipo de vehículo necesita un tipo de baca distinto, así que lo primero que tendrás que hacer es asegurarte de escoger el más apropiado para él.

Por lo general, hay dos posibilidades básicas: los vehículos que no cuentan con ningún tipo de soporte ni dispositivo previsto para la colocación de bacas, y los que sí tienen algún tipo de elemento para su instalación, aunque este elemento no venga de serie.

Por lo general existen dos tipos de bacas, las concebidas para coches que cuentan con elementos de sujección para su instalación y las que no cuentan con ningún tipo de soporte

Bacas para coches sin soporte

Que tu coche carezca de elementos o dispositivos sobre los que se pueda fijar una baca, no significa que no puedas usar este tipo de accesorio para llevar carga extra. Existen, para estos casos, bacas universales y con diferentes medidas que se adaptan a la gran mayoría de coches. No son dispositivos demasiado costosos y los más sencillos pueden colocarse y desmontarse en cuestión de minutos.

Este tipo de bacas se fabrican en materiales resistentes y robustos pero ligeros, para no sumar peso al coche. Hay diferentes sistemas de fijación universal como las barras tensoras. Aunque son prácticas y útiles, hay que tener claro que no son silenciosas ni cómodas, y que modificarán tu manera de conducir, al elevar el consumo del combustible.

Bacas para coches con puntos de anclaje

Dependiendo del modelo y tipo de coche, puede ser de un tipo o de otro, aunque lo habitual es que cuenten con bandas o raíles pegadas sobre el techo. Lo más normal es que si tu coche tiene algún tipo de instalación para permitir la baca, exista una exclusiva y adaptada para tu vehículo prevista y comercializada por el propio fabricante.

No obstante, al margen de las bacas oficiales también existen un gran número de bacas válidas para diferentes coches y que se pueden poner en los soportes oficiales con seguridad y confianza. Suelen ser más baratas que las de la casa, aunque ten en cuenta que el resultado no será el óptimo, por lo que para un uso prolongado y habitual, debes valorar comprar la oficial.

¿Tengo cubierta la baca en el seguro del coche?

Los seguros de coche se adaptan a las necesidades del cliente y del propio vehículo. Conviene asegurar la baca por si los bultos que transporta sufren algún tipo de accidente. Si está o no cubierta por el seguro del automóvil dependerá de las condiciones adicionales que contrates. Sin embargo, no hay que olvidar, que en el caso de accidente cuando transportes un objeto sobre la baca que sobrepase los límites del coche, no estará asegurada.

Es importante tener en cuenta este dato porque en muchas ocasiones se olvida que puede albergar materiales que sobrepasen esos límites pero que no están cubiertos por la póliza. De igual forma, el seguro no incluye de forma obligatoria este accesorio.

Clases de remolques para los vehículos

Los remolques y semirremolques son un tipo de vehículo no motorizado que va acoplado a una cabeza tractora, como un coche o un camión, que tira de ellos. Existen diferentes tipos de remolques:

  • Enganche o completo: un remolque de al menos dos ejes, y un eje de dirección como mínimo, provisto de un dispositivo de remolque que puede desplazarse verticalmente, y que no transmite al vehículo de tracción una carga significativa (menos de 100 kilos.)

  • Eje central: un remolque provisto de un dispositivo de enganche que no puede desplazarse verticalmente (en relación al remolque) y cuyos ejes están situados próximos al centro de gravedad del vehículo, de forma que solo se transmite al vehículo de tracción una pequeña carga estática vertical.

  • Semirremolque: un vehículo no autopropulsado diseñado y concebido para ser acoplado a un automóvil, sobre el que reposa, transfiriendo una parte sustancial de su masa.

  • Caravana: un remolque o semirremolque concebido y acondicionado para ser utilizado como vivienda móvil.

  • Remolque agrícola: un vehículo especial de transporte construido y pensado para ser arrastrado por un tractor agrícola, motocultor, portador o máquina agrícola automotriz. Igualmente existen semirremolques agrícolas.

¿Es necesario asegurar el remolque de un vehículo?

“Todo  vehículo,  especial  o  no,  idóneo  para  circular  por  la  superficie  terrestre  e  impulsado  por  motor,  incluidos  los ciclomotores,  así  como  los  remolques  y  semirremolques,  estén  o  no  enganchados se consideran vehículos a motor”. Esta definición recogida en el Reglamento del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor explica por qué los remolques para coches deben contar con un seguro de responsabilidad civil como el resto de vehículos a motor, aunque se trate de vehículos no autopropulsados.

Los remolques de menos de 750 kg o remolques ligeros, no necesitan tener un seguro propio sino que pueden estar cubiertos por el seguro del coche, cuya cobertura de responsabilidad civil puede ser suficiente para cubrir los daños a terceros. No obstante, es recomendable avisar a la compañía de seguros de que se va a enganchar este tipo de vehículos al turismo, y se deben cumplir ciertos requisitos que las aseguradoras hacen constar en las condiciones de la póliza.

En cualquier caso, se suele exigir que el remolque esté enganchado al coche asegurado (y no a otro coche) en el momento del siniestro. Es muy importante que al contratar el seguro de coche con la intención de protegernos también de los siniestros de un remolque ligero, leamos bien las condiciones de la póliza para tener muy claro hasta dónde llega nuestro seguro.

Los remolques de menos de 750 kg no precisan de un seguro propio. No obstante, siempre es recomendable avisar a la compañía de qu evamos a enganchar este tipo de vehículos al turismo

El resto de remolques sí que necesitan un seguro independiente de la póliza que cubra al vehículo que lo tracciona, ya sea un coche o un camión. En las pólizas de grandes remolques (las que se utilizan para el transporte de mercancías enganchadas a camiones) podemos encontrar coberturas específicas para transportistas que protegen al remolque y la carga que llevan, con garantías como: robo y hurto, seguro de mercancías, responsabilidad civil de la mercancía y asistencia en viaje.

Seguro de remolque por días

Algunas compañías de seguros te ofrecen la posibilidad de contratar un seguro temporal para el remolque para, por ejemplo, si te encuentra en el extranjero o tienes la póliza del seguro a punto de caducar. Si estás trabajando y necesitas utilizar el remolque, pero no quieres arriesgarte a no estar asegurado, puedes contratar un seguro por días y una vez regreses a España, formalizar la póliza con tu aseguradora habitual.

Seguro de remolque naútico

Una de las garantías más útiles y aconsejables a la hora de contratar un seguro de embarcaciones de recreo es la garantía de asistencia en el mar. De igual forma, algunas compañías ofrecen seguros de asistencia en viaje a los ocupantes de la embarcación. Pero es importante no confundir las garantías otorgadas a los ocupantes con el remolque y salvamento de la embarcación. Dependerá de la cobertura del seguro: si hemos contratado la pérdida total y robo o los daños propios, estará incluida también la garantía de remolque y salvamento.

Pero si únicamente hemos suscrito la responsabilidad civil, probablemente tendremos que solicitar a la compañía de seguros que nos incluya el remolque y salvamento a no ser que queden ya incluidas en el paquete básico de coberturas que ofrezcan al mercado. Hay que tener en cuenta que en este último caso, cada compañía de seguros nos dará un capital asegurado diferente y con distintas garantías.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR