Cambio de aceite en el coche. ¡No te equivoques!

Es importante seguir las indicaciones del fabricante

El mantenimiento de nuestro vehículo (revisar los frenos, el motor, etcétera) es esencial para alargar su vida lo máximo posible y garantizar la seguridad en carretera en todo momento. Es cierto que hay muchos elementos que deben ser revisados por un profesional, pero en el caso del aceite cualquier conductor puede -y debe- tratar de tenerlo controlado. En esta guía te contamos todo lo que tienes que saber sobre el aceite de tu coche

¿Qué función cumple el aceite?

El aceite de un motor se encarga de lubricar las diferentes piezas del motor, disminuyendo la fricción entre los diferentes elementos y evitando el desgaste de uno de los elementos más importantes del coche. Se dice que la bomba de aceite es el corazón del vehículo, y por lo tanto, el aceite es la sangre. Así de importante es para el motor que el este líquido realice su trabajo correctamente.

Además de lubricar el motor para disminuir la fricción, también se encarga de la limpieza de los posibles residuos de carbón que pueden formarse en el interior y de reducir la temperatura de los pistones. Llevar un nivel no adecuado de aceite y, además, hacerlo en malas condiciones, puede provocar importantes daños en el motor de un vehículo.

¿Cada cuánto se cambia?

No existe una norma aplicable a todos los vehículos. Cada fabricante indica cada cuánto tiempo es necesario cambiar el aceite según el modelo del coche. También influye el estilo de conducción y la antigüedad del vehículo, así que tendremos que estar atentos a las señales que el propio vehículo nos indicará cuando llegue la hora de cambiar el aceite. No obstante, hay algunas pautas generales que es importante conocer.

Los vehículos nuevos deben cambiar el aceite aproximadamente cada 20.000 kilómetros o cada año. Los coches más antiguos, por el contrario, deberán hacerlo cada 10.000 kilómetros, ya que el motor está más desgastado y necesita más ayuda del aceite para funcionar correctamente. Como decimos, cada fabricante indica en el manual del coche los tiempos indicados para cambiar el aceite, y será esta referencia y las señales del coche las que nos digan cuándo cambiarlo.   

Muchos vehículos incluyen en el cuadro de mandos un piloto de alerta que se encenderá cuando el propio coche considere que el aceite debe ser cambiado o revisado

Muchos vehículos incluyen en el cuadro de mandos un piloto de alerta que se encenderá cuando el propio coche considere que el aceite debe ser cambiado o revisado. Otra de las señales es la frecuencia con la que se añade aceite. Resulta conveniente anotar la fecha cada vez que se realice esta acción, ya que si es demasiado a menudo podría ser señal de que algo no está funcionando correctamente. Un aceite muy oscuro –con un color cercano al negro– tampoco es lo más recomendable.

Este seguimiento resulta importante a la hora de localizar posibles irregularidades que afecten al funcionamiento del motor. Es especialmente interesante realizar esta comprobación antes de efectuar un viaje de muchos kilómetros. Esta simple acción nos puede ahorrar algún disgusto durante el trayecto.  

No olvides cambiar el filtro

Además de cambiar el aceite también se debe cambiar el filtro. Es una pieza esencial para el buen funcionamiento del motor, ya que el aceite, cuando pasa por los diferentes elementos, va adquiriendo partículas que hacen que disminuya su capacidad corrosiva y su nivel de viscosidad. El filtro elimina estas partículas hasta en un 95%, razón de más para que esté en buenas condiciones.

Para mirar el nivel de aceite tendremos que hacer uso de la famosa varilla -aunque algunos coches modernos ya no la llevan- que encontramos al levantar el capó. La varilla nos marca el nivel de aceite y en muchas ocasiones existen dudas sobre dónde debe quedar la mancha. Algunos fabricantes indican que lo ideal es que esté justo en el medio y otros, que esté al máximo.

Lo que está claro es que debemos evitar que se encuentre por debajo del nivel estipulado -la escasez del aceite puede tener consecuencias fatales para el motor-, y que tampoco supere el máximo, ya que demasiada presión puede provocar roturas y fugas en los conductos.   

¿Qué aceite elijo?

El tipo de aceite también está marcado por el fabricante y tendremos que tener cuidado en utilizar uno con la misma viscosidad que el que nos indica. Según el nivel de viscosidad el aceite será capaz de funcionar a una determinada temperatura -un aceite de 0W funciona hasta a treinta grados bajo cero-. Hay varias marcas que ofrecen productos distintos (con más o menos aditivos a gusto del consumidor), pero lo importante es que se sigan las indicaciones del fabricante.

Existen dos tipos de aceites: los minerales y los sintéticos. Los minerales están cayedo en desuso y no suelen estar recomendados por los fabricantes. Los sintéticos pasan por procesos químicos que les otorgan las prestaciones adecuadas para cada tipo de motor. En cualquier caso, son los coches más antiguos los que usan el aceite mineral, así que no es fácil confundirse.

Cómo cambiar el aceite

Existe la posibilidad de cambiar el aceite en casa o de hacerlo en un taller, pero hay situaciones en las que lo más recomendable es que lo haga un profesional. Si el coche es nuevo lo más probable es que tenga instalado un recubrimiento para para poder acceder hasta el cárter -el recipiente encargado de almacenar el aceite- y será necesario un elevador para poder quitarlo. Si no eres muy diestro con la mecánica también es conveniente que el cambio lo haga un profesional: es la mejor forma de garantizar que todo salga bien.

No es obligatorio hacer el cambio de aceite en un concesionario oficial, aunque es recomendable si el coche es nuevo 

No es obligatorio hacer el cambio en un concesionario oficial -aunque es recomendable en un coche nuevo-. Podemos elegir el taller que creamos conveniente e, incluso, en algunos casos será posible llevar nuestro propio aceite. Aunque no es un producto demasiado caro, lo podemos encontrar algo más barato por Internet o en otro tipo de establecimientos alternativos al taller. Si decidimos comprarlo en la red habrá que tener cuidado de no caer en estafas y falsificaciones.

Si decidimos hacer el cambio por nuestra cuenta no estaría de más contar con la ayuda de alguien que ya lo haya hecho anteriormente. No es un proceso demasiado complicado, pero requiere de un mínimo de conocimientos y práctica. Recuerda que el coche debe estar aparcado en un lugar llano y nunca en una cuesta. En la red podrás encontrar numerosos tutoriales y consejos de cómo hacer correctamente. Al finalizar, no olvides llevar el aceite a un punto limpio o a un taller, ya que es una sustancia altamente contaminante.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR