Subiendo archivos

Carglass, ¿cómo funciona y cómo repara las lunas?

¿Sabes qué ocurre con la rotura de los cristales tintados?, ¿y con el techo solar?, ¿lo cubre el seguro?

¿Te has parado a pensar lo importantes que son las lunas de tu coche? Y es que estos cristales no solo nos aíslan del viento, los insectos y otros agentes externos, sino que también evitan que quedemos aplastados si tenemos un accidente y nuestro vehículo vuelca. La mejora de su composición a lo largo de los años y el uso del vidrio templado y laminado tienen mucho que ver. Un contexto en el que también han nacido empresas especializadas y en el que no podemos dejar de mencionar a Carglass.

¿Qué tipos de cambios de cristales existen en Carglass?

Si bien solemos preocuparnos de las lunas delanteras, también tendemos a olvidar que las laterales y la trasera también pueden romperse o estropearse. Carglass contempla la reparación de ada una de ellas de un modo distinto:

  • Cristal lateral: siempre que se rompe debe sustituirse, no existe posibilidad de arreglarlo. Se utiliza un cristal homologado e idóneo para el modelo de coche y su precio será nulo si en tu seguro tienes contratada la cobertura de lunas. Carglass lo gestiona directamente con la compañía.
  • Luna trasera: como en el caso anterior, ante la mínima rotura será necesario cambiarla y no te costará nada siempre y cuando tu póliza lo contemple.
  • Luna delantera o parabrisas: en este supuesto existen más posibilidades. En Carglass miran determinadas características del impacto y siempre que es posible repararlo, lo hacen. El cambio se lleva a cabo en última instancia. Reparando no solo ahorrarás tiempo sino que además conseguirás proteger el medio ambiente. Además el cristal seguirá siendo igual de resistente y recuperará su fortaleza original. Hay ocasiones en las que no queda más remedio que sustituirlo.

Requisitos para reparar el cristal delantero de tu coche

En contra de lo que se creía hace unos años, arreglar la luna delantera es posible siempre que el tamaño de la rotura no sea superior al de una moneda de dos euros, que no esté situada en el ángulo de visión del conductor y que se ubique a más de seis centímetros del borde del parabrisas.

Esta opción en Carglass tiene muchas ventajas:

  • Ahorro de tiempo ya que en solo treinta minutos puedes llevarte tu coche en perfectas condiciones.
  • Tienen talleres propios en los que la especialización en el servicio y la rapidez en las citaciones es mayor.
  • Tienen acuerdos con casi todas las compañías de seguros.
  • Tienen stock de lunas para todos los modelos de coche.
  • Prestan asistencia nacional e internacional.

¿Cuánto cuesta cambiar la luna del vehículo?

Lo habitual es que nuestro seguro incluya la cobertura de lunas, en cuyo caso el coste por la reparación o sustitución será gratuito. Pero en realidad existen casos en las que no está englobada y en los que hay que abonar los gastos. La luna de un coche con un cristal pequeño puede suponer treinta euros pero, por ejemplo, la de un Porsche puede valer hasta seis mil.

Entre los dos extremos podemos encontrar el resto de vehículos en los que lo normal es que el cristal delantero no supere los 400 euros. El precio dependerá del tamaño de la luna, la curvatura y los extras- piezas de espejo, sensores de lluvia y de luz, etcétera- que lleven.

Coberturas del seguro de lunas

Todos los seguros de automóviles, excepto el básico a terceros, incluyen esta garantía. Para suplir esta carencia existe un seguro específico denominado a terceros con lunas. Fundamentalmente cubre la reparación o sustitución de los cristales delanteros, los de las ventanillas y los traseros siempre que el deterioro se haya producido por un acto involuntario del asegurado.

Pero no siempre es así. Si los daños en las lunas se producen por un robo o por un incendio son estas coberturas específicas las que se harán cargo. Estos partes no se tienen en cuenta como, por ejemplo, uno presentado por los daños en un accidente, por lo que puedes estar tranquilo de cara a una futura subida en el importe del seguro.

¿El seguro cubre las lunas tintadas?

Tintamos los cristales no solo por una cuestión estética sino también buscando otras ventajas como protegernos de los deslumbramientos, reducir el calor que hace en el interior del coche o lograr una mayor privacidad para los ocupantes. Ante esta realidad las compañías se han tenido que adaptar.

Aquí debes saber que generalmente no cubren su sustitución, sino que suelen costear el precio de unas lunas normales y si quieres volver a tintarlas el resto del importe tendrás que abonarlo tú. Algunas compañías sí que lo incluyen siempre que contrates esa cobertura adicional pero no todas lo ofrecen. Si estás pensando en hacerlo debes saber que la legislación española únicamente lo permite en la luna trasera y en las ventanillas laterales de los asientos de atrás.

¿Y el techo solar?

Muchas aseguradoras incluyen, también, en la póliza la cobertura de este cristal pero con una excepción: el coche debe tenerlo instalado de serie. Si lo has hecho después de comprarlo, deberás informarte; algunas compañías ofrecen la posibilidad de incluirlo como un accesorio y pagar un poco más en el seguro por su cobertura.

En el caso de los intermitentes, los faros y los retrovisores el asunto es más complicado. Normalmente la rotura está exenta del seguro y tendrá que abonarla el dueño del coche pero hay algunas entidades que sí que lo incluyen habitualmente en el seguro a todo riesgo.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR