Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué hacer si tu coche se incendia

Resulta fundamental mantener la calma, velar por la propia seguridad e informar al seguro del coche

Todo conductor debería contar con unos conocimientos mínimos de seguridad a la hora de enfrentarse a situaciones de riesgo con su vehículo. Una de las más olvidadas tiene que ver con los incendios porque, ¿sabes cómo actuar si tu coche se ve envuelto en llamas? A continuación te contamos el protocolo de actuación que deberías seguir para velar por tu seguridad.

Mi coche está en llamas, ¿qué hago?

Un coche puede arder por muchas causas: una chispa que salta como resultado de un mal contacto, un fallo eléctrico, el calor acumulado en partes como la batería y otras piezas… Hasta puede hacerlo “solo” cuando se sobrecalienta en exceso el motor, e incluso un cigarrillo mal apagado puede causar un incendio en el interior del habitáculo. Dicho lo cual y, si ves, humo, trata de mantener la calma y detente (en caso de que esté en marcha).

Si es posible, hazlo en una zona apartada, lo más próximo a la derecha de la calzada o en el arcén, si vas por carretera, para evitar comprometer la seguridad del resto de usuarios de la vía. Y si aún tienes tiempo, asegúrate de que puedes alertarles usando los triángulos de seguridad. El objetivo, como en un accidente, es proteger, alertar y socorrer. Aunque en este caso el tiempo juega en contra.

Aún contando con un extintor, poco se puede hacer si el automóvil está ardiendo en su totalidad o el fuego está cobrando fuerza

Llevar un extintor (del tipo ABC) en el coche te puede ayudar en esos primeros segundos cruciales, evitando un mal mayor: que el fuego llegue al depósito del combustible y se produzca una explosión. No es fácil que ocurra, pero es una posibilidad. Recomendamos usar el extintor solo si se trata de un pequeño incendio que acaba de comenzar y todavía se puede controlar.

Porque aún contando con un extintor, poco se puede hacer si el automóvil está ardiendo en su totalidad o el fuego está cobrando fuerza, pues es cuestión de segundos que se extienda y calcine el coche. La carga de un extintor (o en su defecto, algo de tierra) puede impedir que un conato de incendio vaya a mayores, pero también tiene sus limitaciones.

Por tanto, si ves que no puedes hacer nada, no te pares a pensar y ponte a salvo. Esto es, lo más lejos posible del vehículo (al menos 40 o 50 metros) y no intentes recuperar tus pertenencias. En una situación en la que un elemento tan imprevisible como el fuego es el que manda, lo normal es que no tengas tiempo para hacerlo.

Conviene estar lejos del vehículo no solo por el peligro de explosión, sino también por el que supone respirar los gases tóxicos que emanan del incendio de un vehículo, como dióxido de carbono, monóxido de carbono, el cloruro de hidrógeno  de los plásticos, y el cianuro de hidrógeno que se desprende en la combustión de otros materiales como la tela y la espuma.

Una vez que te asegures de que ni tú ni el resto de ocupantes o personas cercanas corréis peligro, el siguiente paso será llamar a emergencias e informar sobre el incendio. Y una vez que haya pasado todo, con calma, dar parte a tu aseguradora.

Así te ayuda tu aseguradora

Pasado lo peor, viene el mal trago de asumir las consecuencias de lo ocurrido. Si tienes un seguro de coche a terceros ampliado o a todo riesgo (que incluya un seguro contra incendio del coche) será la aseguradora la que se haga cargo del coste de los daños si finalmente es declarado siniestro total.

En caso de incendio, recuperarás una parte del valor del vehículo, en concepto de indemnización. Esta variará en función de la antigüedad del vehículo. Lo habitual es que te ofrezcan el valor de nuevo durante los primeros dos o tres años y el valor venal (también podría ser valor venal mejorado) después.

Si el incendio se debe a causas que están excluidas específicamente por la compañía será el Consorcio el que pagará la indemnización

Ahora bien, debes tener en cuenta que si el incendio se debe a causas que están excluidas específicamente por la compañía (por ejemplo, un acto vandálico o de terrorismo) será el Consorcio el que pagará la indemnización. Si no se quema todo sino solo alguna de sus partes, debes tener en cuenta que la mayoría de compañías no contemplan los neumáticos en esta cobertura, especialmente si son el único elemento afectado.

Mejor prevenir que tener que actuar

Aunque un incendio en el coche parece algo imprevisible y en cierto modo poco probable, hay que pensar en la posibilidad de que ocurra. La mejor forma de concienciarse es la prevención. Pero ¿cómo puedes evitar que tu coche arda? Haciendo un buen mantenimiento y siguiendo algunos consejos:

  • Periódicamente, revisa los niveles, cuyo papel es importante a la hora de evitar sobrecalentamientos (anticongelante, líquido de refrigeración, aceite) y asegúrate de que no hay fugas en los depósitos.

  • Asegúrate de que la batería está en buen estado: es una fuente de calor y por eso deberás ser precavido con ella. Además, tiene su propio mantenimiento, que tendrás que llevar a cabo para evitar que se estropee antes de tiempo o que te de problemas.

  • La función del radiador (refrigerar el motor) también es vital a la hora de evitar que el coche se sobrecaliente. Debes estar atento tanto al líquido de refrigeración como a la banda que mueve la bomba y al tapón, para cerciorarte de que no se van a producir pérdidas de líquido. Comprueba que ningún elemento muestra signos evidentes de desgaste.

  • Evita aparcar al sol o, al menos, usa un parasol.

  • Cuando viajes, haz suficientes pausas.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR