Conducir con chanclas ¡Error! ¿es legal hacerlo?

Además de ser muy peligroso puede acarrear sanciones

El verano trae consigo planes de piscina y playa, por lo que es muy tentador conducir con la vestimenta habitual que solemos usar en estos lugares. Esto hace que muchos conductores utilicen el coche calzando chanclas, algo que no es en absoluto seguro. No obstante, suelen existir dudas respecto a si esta práctica está permitida por la ley o, por el contrario, puede ser motivo de multa. ¿Quieres saber si es legal conducir con chanclas? Te lo contamos en Acierto.com.

¿Está permitido conducir con chanclas?

Lo cierto es que no existe ninguna ley que prohíba expresamente conducir con chanclas, pero hay dos artículos en el Reglamento General de Circulación que pueden hacer que esta acción sea sancionable. Por lo tanto, la posible amonestación está en manos de lo que decida el agente de circulación que nos pare.

Así, el artículo 17, que se refiere al “control del vehículo o de animales”, expresa en el punto 1 que “los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos [...]” De igual forma, el artículo 18 del mismo Reglamento indica en el punto 1 que “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos [...]”.

Usar chanclas impide al conductor desarrollar una total libertad de movimientos  

Con estos dos artículos como referencia, cualquier agente de movilidad puede considerar que se está infringiendo la ley al conducir con chanclas. Y es que este tipo de calzado es muy peligroso para la conducción por varios motivos. Aunque las chanclas estén secas, al ser de plástico, es posible que se resbalen al pisar uno de los pedales, impidiendo, por ejemplo, frenar el coche en una acción que requiera rapidez. También es factible que la chancla se desprenda del pie pudiendo quedar esta debajo de los pedales e imposibilitando accionar el freno o el embrague.

Por lo tanto, usar chanclas impide al conductor desarrollar una total libertad de movimientos que puede repercutir en su forma de conducción y, por ende, en su seguridad y en la de los demás. Además, la multa por conducir con chanclas asciende hasta los ochenta euros –cuarenta si la sanción se abona dentro del tiempo estipulado–, por lo que ya tienes dos buenas razones para no hacerlo este verano.

Otras prácticas no recomendables que hacemos verano

Conducir con chanclas no es el único error que los conductores cometen en verano. Igual de irresponsable es hacerlo descalzo, ya que el pie suda –y más con el calor típico del verano– dando lugar a resbalones que impiden el control total de los pedales. Hacerlo con tacones tampoco es seguro, aunque este calzado no sea exclusivo del verano. En ambos casos podrían multarte con ochenta euros.

Otra de las malas acciones más tentadoras es conducir sin camiseta, en bañador o bikini. La vestimenta que utilizamos al volante es muy importante –y más si cabe en verano–, ya que estar cómodos es esencial para evitar distracciones. Imagina una prenda que produce picor. En ese caso estarás más pendiente de rascarte  que de lo que ocurre en la carretera, algo que es muy peligroso. Tampoco es recomendable hacerlo con ropa mojada o húmeda, también muy incómodo.

Conducir descalzos o con tacones también resulta peligroso y puede conllevar sanciones económicas

Conducir sin camiseta o en bikini, por su parte, puede provocar quemaduras y rozaduras con el cinturón de seguridad si realizamos una frenada brusca o tenemos un accidente. Además, el torso desnudo de un hombre o de una mujer puede provocar distracciones en los otros conductores que acaben en accidente. La multa también sería de ochenta euros ya que estas situaciones también entran en conflicto con los artículos 17 y 18 del Reglamento General de Circulación.

En verano se realizan viajes largos para ir con la familia a la playa o a la montaña. Es posible que algunos conductores usen cojines o respaldos para ir más cómodos –o en el caso extremo, flotadores–. Si utilizamos alguno de estos accesorios deben estar homologados, ya que no son estables y podrían hacer que el conductor se deslice por debajo del cinturón de seguridad en caso de accidente.

Consejos para conducir en verano

El verano es una estación que presenta unas condiciones meteorológicas excelentes para la conducción. No es habitual encontrarnos con nieve o niebla, y la carretera suele estar seca, a excepción de las habituales tormentas veraniegas donde deberemos extremar las precauciones. No obstante, es la época en la que se producen más desplazamientos del año, lo que provoca que el tráfico sea más intenso y esté más congestionado. Esto explica la alta tasa mortalidad en la época de vacaciones. Por esta razón te queremos dar algunos consejos para hacer más seguros tus viajes en verano:

  • Evitar las horas de calor. Es preferible conducir en las primeras horas de la mañana en las que las temperaturas aún no son demasiado altas. El calor agota y puede provocar pérdidas de concentración.

  • Realizar descansos. Si no podemos evitar viajar en las horas de calor, es muy importante realizar paradas para descansar e hidratarse. La DGT recomienda hacer descansos de al menos veinte minutos cada 150 kilómetros o dos horas de conducción. El vehículo debe estacionarse en un sitio con sombra y si llevamos mascotas debemos tener cuidado de no dejar al animal solo en el coche.

  • Utilizar gafas de sol. Los destellos de luz pueden molestar a la vista, sobre todo si conducimos al amanecer o al atardecer.

  • Revisión del coche. Tanto si el viaje es de muchos kilómetros como si  nos desplazamos a un lugar cercano, es recomendable echarle un vistazo general al vehículo. Hay que poner especial atención a los neumáticos y a los frenos, que son dos elementos muy relacionados con la seguridad.

  • Planificar el viaje. Es necesario hacer hincapié en viajar en el mejor estado físico posible, por eso hay que descansar y dormir bien el día anterior. Planifica la ruta que vas a tomar y recuerda algunas referencias. Mirar un mapa o el GPS durante la conducción puede resultar peligroso, por lo que es preferible llevar el trabajo hecho.  

  • Cuidado con las carreteras secundarias. En verano es típico desviarse de las autovías y de las carreteras principales para usar vías secundarias que llevan a la montaña o a la playa. Estas vías son mucho más peligrosas, así que debes prestar mucha atención a la calzada, especialmente si viajas por la noche.

  • La carga. Es habitual que llenemos el coche de sombrillas, neveras, tumbonas… cuando vamos de camino a la playa. Debes organizar bien la carga de forma que no moleste a la hora de conducir y que no se desestabilice en caso de frenada brusca.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR