Conducir con tacones, ¡error! Los mejores zapatos para hacerlo

Un calzado que no sujete bien el pie puede ponernos en peligro, descubre cuáles son los mejores zapatos para conducir

Seguro que en más de una ocasión te has encontrado en la tesitura de tener que conducir, pero te ha dado cuenta de que no llevabas el calzado más adecuado para hacerlo. De hecho, es muy importante saber qué zapatos son apropiados para circular, ya que muchos no proporcionan la sujeción necesaria y pueden jugarnos una mala pasada cuando estamos pisando el freno, el acelerador o el embrague.

Por desgracia, es habitual, sobre todo en verano y en ocasiones especiales, que entremos al vehículo con tacones, cuñas o chanclas. Ninguno de estos modelos son recomendables a la hora de conducir. De hecho, deberíamos evitarlos (o cambiarnos de calzado al subir al vehículo), no solo por nuestra propia seguridad, sino por la del resto de conductores y viandantes.

Los peligros de elegir un mal calzado

Elegir un calzado que no se adecúe a las exigencias de la conducción puede parecer un tema irrelevante si lo comparamos, por ejemplo, con la necesidad de ajustar los espejos para tener buena visibilidad o abrocharnos el cinturón de seguridad. Pero nada más lejos de la realidad. Todos los factores influyen en la conducción del vehículo.

Así, y de la misma manera que somos conscientes de la importancia de elegir un vestuario que nos permita mover los brazos y las piernas con comodidad, prestaremos la misma atención al calzado Y es que de en cómo sean los zapatos que calzamos y de su estado pueden depender, en gran parte, nuestras acciones sobre los pedales y, por tanto, las respuestas que obtendremos por parte del vehículo. Un buen conductor es responsable no solo en la conducción, sino también cuando elige su vestuario.

Hay algunos tipos de diseños que se consideran aptos para conducir y que tienen unas características comunes: son ligeros, flexibles y cómodos, y ofrecen un buen tacto sobre los pedales y una correcta pisada.

Es contraproducente que nos causen daños como ampollas o rozaduras, lo que conlleva además al entorpecimiento de los movimientos de los pies. En caso de emergencia tendremos que poder pisar correctamente cualquiera de los tres pedales para alejarnos de los accidentes, la pérdida del control en del vehículo o desvíos en la carretera no deseados.  Los zapatos que debemos evitar a la hora de conducir son:

  • Chanclas. Es uno de los calzados más cómodos para ir por casa, pero en el caso de la circulación, nuestro pie irá literalmente suelto y estaremos indefensos ante cualquier tipo de imprevisto al volante. Podemos tener un pequeño resbalón del pie sobre la suela y perder por completo el control del vehículo. Además, conducir con chanclas también es peligroso porque son poco resistentes.

  • Tacones. Con este zapato el punto de apoyo del pie cambia radicalmente y se hace inestable, por lo que la precisión necesaria para accionar los pedales desaparece. Lo mismo sucede con las cuñas o zapatos que tienen una plataforma rígida.

  • Botas. Sobre todo nos referimos a las destinadas a trabajos de seguridad, y que se utilizan en la industria y la construcción, por ejemplo. Aunque parezca una contradicción, estos zapatos no garantizan una conducción segura, principalmente porque tienen una suela demasiado rígida y no dejan libertad de movimientos al pie.

¿Cómo debe ser un calzado adecuado para conducir?

La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda que no renunciemos a la seguridad por comodidad. En verano, sobre todo si viajamos en moto, iremos más frescos usando ropa ligera como pantalones cortos o camiseta. Sin embargo, no hay que olvidarse de una chaqueta y guantes que nos proteja de las adversidades climáticas.

También es importante elegir bien el calzado. Igual que sucede con el coche, los zapatos son muy importantes en la conducción sobre dos ruedas. Sobre nuestros pies cae el peso de la motocicleta cuando nos detenemos en un semáforo, por lo que es necesario tener estabilidad. En este caso, es preferible evitar el calzado con tacón o plataforma.

En realidad, no hay un calzado estrella para la conducción. Cada usuario puede elegir el que más se adecúe a  su gusto. Lo que sí existen son unos criterios que se deben tener en cuenta a la hora de escoger qué zapatos llevar. Por ejemplo, lo idóneo es que sea ergonómico y que cuente con unas caracteristicas específicas que los haga eficientes. Además deben ser firmes, para que la presión que ejerzamos sobre el pedal sea la que realmente recibe, y transpirables, de lo contrario el recalentamiento excesivo de los pies podría incomodarnos.
 

Los zapatos más recomendados para la conducción

Como decíamos y a pesar de que no hay un único zapato apropiado, existen unos modelos que son lo más adecuados para conducir, por su diseño flexible y comodidad. Los más recomendables son:

-Mocasines. Es, probablemente, el mejor calzado para conducir. Tiene una suela flexible y fina, que ofrece la sensación de que no hay nada entre nuestro pie y el pedal. Permite, además, mantener los pies en los pedales del coche en una posición muy descansada y cómoda.

-Zapatillas deportivas. Proporcionan una buena sujeción y resultan bastantes cómodas. Suelen ajustarse muy bien al pie de la persona que las calza.

-Botines de conducción. Son los recomendados para la conducción deportiva porque su suela es más fina de lo habitual. Se ajusta muy bien al pie y mejora el tacto de los pedales.

Pero si no tenemos opción de llevar este tipo de calzado, una alternativa es dejar un par de manera permanente dentro de nuestro vehículo. De este modo nunca deberemos preocuparnos de elegir los zapatos en función de si vamos a circular o no. Si es recomendable llevar un par de gafas extra en el coche para aquellas personas que las necesiten, ¿por qué no hacer lo mismo con una prenda que afecta tanto a la conducción como a los zapatos?


Aunque resulte una obviedad, nunca está de más recordar que nuestro calzado debe estar limpio y seco. De lo contrario, al ejercer fuerza sobre los pedales, especialmente sobre el embrague, la suela puede resbalar y hacernos perder el control de nuestro vehículo. Si está lloviendo, haremos bien en pisar con fuerza algo del suelo seco antes de subir al coche y, una vez en el interior, golpear repetidamente la alfombrilla del vehículo para acabar de secar la superficie de contacto del calzado con los pedales.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR