Conducción durante el embarazo: ¿necesito una cobertura especial?

Estas recomendaciones te permitirán conducir de forma segura y ahorrar en tu póliza

Conducir durante el embarazo es, por lo general, algo totalmente normal y extendido. Es cierto que siempre deben extremarse las precauciones a la hora de coger el volante, pero se debe tener aún más cuidado si la conductora es una mujer embarazada. Según la DGT (Dirección General de Tráfico), una mujer encinta tiene el mismo riesgo de sufrir lesiones causadas por un accidente que cualquier otra persona. Ahora bien, las consecuencias del siniestro son tanto para ella como para el feto. Debido a esto, se recomienda seguir una serie de consejos con el fin de evitar cualquier tipo de problema.

En Acierto.com comparamos pólizas de seguro que protegen a todo tipo de conductores. Así, en solo 3 minutos podrás encontrar un seguro de coche con coberturas que te protejan, a ti y a tu familia, con un ahorro de hasta un 50%.

Como hemos dicho, cuando se trata de una mujer embarazada quien conduce, debe tenerse en cuenta una serie de aspectos para protegerla a ella y a su bebé. Para ello, Acierto.com te presenta una serie de recomendaciones, destinadas a evitar cualquier imprevisto en la conducción.

Cinturón de seguridad

Utilizarlo es siempre imprescindible y obligatorio a la hora de conducir. Además de por el peligro que conlleva no llevarlo puesto, es importante su uso si queremos que el seguro cubra los daños en caso de accidente, ya que es una condición primordial que imponen todas las compañías.

Aunque en muchas ocasiones se piense que si es una mujer embarazada quien lo utiliza puede dar lugar a problemas en el feto, se trata de una idea totalmente falsa. En lo que sí debes prestar atención es en el modo de colocar el cinturón, ya que tiene sus peculiaridades.

Su colocación debe hacerse de tal manera que te proporcione total seguridad, pero que en ningún caso te oprima. Así, la banda superior se posicionará entre los senos y la banda inferior se colocará en la pelvis (por debajo de la barriga, nunca sobre ella). El objetivo es evitar cualquier daño en el feto en caso de que se produzca un frenazo brusco o incluso un choque con otro vehículo.

Existen además, aunque no es obligatorio comprarlos, sistemas de seguridad adicionales, llamados BeSafe Pregnant, que permiten adaptar el cinturón de seguridad a tu cuerpo. Este sistema complementa al cinturón del coche y te permite una mejor sujeción de la parte inferior de tu barriga.

Si bien es cierto, existe una excepción en la normativa en lo que al uso del cinturón por mujeres embarazadas se refiere. Así, queda establecido en la legislación española (artículo 119 del Código de Circulación) que, “se exime a las mujeres encinta, cuando dispongan de un certificado médico, en el que conste su situación o estado de embarazo y la fecha aproximada de su finalización”. Sin embargo, siempre que sea posible, hay que llevarlo puesto, y si no se lleva, se ha de llevar el permiso médico correspondiente.

El cinturón es obligatorio, también, en las embarazadas. Su colocación tiene unas peculiaridades a las que debes prestar atención.

Asiento del coche

Debes colocar bien el asiento del conductor con el fin de que éste no te moleste a la hora de conducir. Durante el primer trimestre de embarazo los cambios físicos en el cuerpo de la mujer son casi imperceptibles. Sin embargo, a partir del segundo trimestre, por lo general ya empiezan a notarse algunos cambios (empieza a crecer la barriga, aumento de peso, etc.) Por lo que, a la hora de conducir, será necesario ajustar el asiento y volante a una posición con la que te sientas cómoda y que, en caso de que sea necesario, te permita moverte sin problema en el interior del vehículo.

Airbag

No debe desactivarse ya que se trata de un modo de protección tanto para la mujer como para su bebé en caso de accidente. Sin embargo, sí es recomendable aumentar la distancia del asiento al salpicadero. Hay que tener en cuenta que los airbags son seguros siempre que exista una distancia mínima de 25 cm. Este dispositivo de seguridad no sustituye al cinturón, sino que lo complementa, por tanto, solo actuarán correctamente cuando ambos cumplan su función.

En cualquier caso, se recomienda que preguntes a tu médico si existe riesgo de sufrir algún daño en caso de que el dispositivo de seguridad se active.

Otros consejos

  1. Se recomienda llevar el teléfono siempre operativo por si pudiera surgir cualquier problema. Además, es recomendable contratar la cobertura de asistencia en carretera. Así, en caso de que tuvieras cualquier tipo de incidencia mientras conduces el coche, será la propia aseguradora la encargada de solucionarlo. En Acierto.com puedes encontrar pólizas de seguro que incluyen esta y otras muchas coberturas muy útiles, al mejor precio.
  2. Evita conducir largos recorridos al volante. Sería ideal poder parar cada hora para poder estirar las piernas y caminar un poco.
  3. Trata de no conducir a partir de la semana 30 de embarazo. Por lo general, debido a las condiciones físicas de tu cuerpo, la posición al colocarte frente al volante no será la correcta y cualquier movimiento brusco puede afectar al feto, causándole daños. Además, los propios especialistas aconsejan evitar en lo posible conducir durante los últimos meses de gestación. Según la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología: “Es un problema mecánico, ya que una mujer con nueve meses de embarazo es una persona poco ágil debido a la gran dimensión de su abdomen, por lo que todos los movimientos, sobre todo delante de un volante, van a ser más lentos, con lo cual va a tener menos posibilidades de maniobra”.
  4. Del mismo modo, se recomienda evitar que la mujer viaje en el asiento del copiloto, siendo más recomendable que esta viaje en la parte trasera del vehículo.
  5. Tener en cuenta posibles cambios físicos por los que puedas verte afectada, como son el sueño, posibles náuseas o mareos etc.
  6. Si tienes riesgo de parto prematuro y contracciones, no es aconsejable conducir.
  7. Evita las maniobras bruscas, como acelerar y frenar fuertemente o los cambios de dirección repentinos. Pueden provocar golpes en la barriga o náuseas.
  8. Después de dar a luz, consulta con tu médico para ver si puedes volver a ponerte al volante o si, por el contrario, tienes que esperar un tiempo. Lo habitual suele ser esperar 3 semanas si el parto ha ido bien, o 6 semanas si te han practicado una cesárea.
No conducir a partir de la semana 30, evitar realizar viajes en el asiento del copiloto y contratar la asistencia en carretera son recomendaciones muy útiles.

Seguros médicos para embarazadas

Otro de los aspectos sumamente importantes durante la gestación son los cuidados específicos que necesita la embarazada. Es aquí donde entra una buena póliza de salud que garantice tu seguridad y la de tu bebé.

Para encontrar el mejor seguro médico, lo ideal es comparar entre todas las compañías para obtener el que más se adapte a tus necesidades por el menor precio posible. En Acierto.com, comparador independiente líder del mercado, lo harás en menos de 3 minutos y, en caso de que quieras contratarlo, podrás hacerlo directamente. Además, nuestros asesores te solucionarán cualquier tipo de duda que tengas.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR