Estacionar en un parking nunca ha sido tan seguro

Evita los golpes y desperfectos en un parking público con estos consejos y usa los elementos protectores que te ofrece el aparcamiento

Los parkings o garajes suelen ser, por lo general, sitios estrechos; que carecen de la iluminación correcta, y que se encuentran llenos de “obstáculos” en formas de columnas, giros imposibles, rampas muy pronunciadas, etc. Si conduces de forma habitual por una zona atestada de coches o dispones del tiempo justo y no encuentras aparcamiento en la calle, lo normal es que termines acudiendo a un parking público. Además, la mayoría de supermercados y centros comerciales tienen uno destinado para los clientes, bien en la calle o en el subterráneo.

Muchos conductores sienten verdadero pánico cuando tienen que dejar su vehículo en este tipo de lugares, bien porque temen dañar el coche al maniobrar en espacios tan estrechos o por temor a que lo rayen. Sin embargo, muchas veces es una necesidad que hay que aceptar si queremos hacer uso de nuestro vehículo en determinadas zonas y momentos del año (semana santa, vacaciones o navidades). En este artículo te revelamos las claves para hacer un buen aparcamiento y cómo evitar los choques y daños en un parking.

¿Cómo aparcar en un parking de pago?

Si decides, por necesidad o comodidad, dejar tu coche en un parking público o de pago, es importante que tomes nota de estas recomendaciones para aparcar con seguridad y evitar problemas.

  • Tranquilidad y máxima precaución: al entrar en un parking subterráneo de una gran superficie (los garajes comunitarios suelen ser más pequeños), puedes encontrarte con otros coches circulando, o con peatones que van a la búsqueda del suyo. Circula a la velocidad más baja posible, siempre con las luces cortas conectadas. Permanece alerta en cualquier esquina, salida o movimiento del resto de vehículos y señaliza toda maniobra con anticipación. Ten mucho cuidado con los niños que se cruzan y que muchas veces están entretenidos y no ven a los coches pasar.
Circula a la velocidad más baja posible, siempre con las luces cortas conectadas
  • Limita la velocidad: debes conducir a la mínima velocidad posible para tener margen de reacción ante cualquier imprevisto. Circular a diez o quince kilómetros por hora sería lo adecuado.
  • Sin miedo a columnas y esquinas: si circulas con miedo es más probable que acabes dañando el coche o cometiendo alguna imprudencia. Solo es una columna, mira bien los espacios y realiza las maniobras con calma y sin alterarte. Vigila bien a tu alrededor antes de hacer un giro, y ten en cuenta que los laterales son las zonas en las que los sistemas de ayuda al aparcamiento o las cámaras de marcha atrás, dejan sin cubrir. Si por cualquier motivo notas que tu coche roza una columna, no sigas avanzando, da marcha atrás e intenta abrirte y aumentar el radio de giro.
  • Busca plazas de garaje bien iluminadas: siempre que puedas, intenta dejar el coche en la zonas donde exista mayor iluminación. Te será más sencillo maniobrar y distinguir columnas y otros obstáculos, y evitarás posibles sobresaltos.
  • Apunta el número de plaza: muchas veces pensamos que nos vamos a acordar de dónde dejamos el coche, pero si luego aparecemos por otra puerta de acceso al parking es bastante habitual desubicarse. Apunta el edificio, la planta, el número, la letra e incluso el color de la columna o zona de aparcamiento. También puedes hacer una fotografía.
  • No dejes nada de valor en el interior: no dejes nada a la vista, y más si puede ser objeto de deseo de posibles atracadores. Guarda los dispositivos como la radio, el GPS o cualquier tipo de aparato de imagen o sonido. No es conveniente tampoco abrir el maletero y enseñar lo que tienes guardado a todo aquel que pasa cerca de donde tienes aparcado el coche.
  • El ticket del parking siempre contigo: nunca lo dejes en el vehículo. En primer lugar, porque es muy frecuente que haya que pasar a pagar antes de retirar el vehículo y en segundo, porque en caso de posible robo del coche, los ladrones lo tendrán más difícil para salir de las instalaciones sin levantar sospechas.
  • Alerta y con las llaves en la mano: en el momento en el que decidas retirar el vehículo del parking estate atento a todo lo que pueda suceder a tu alrededor e intenta llevar las llaves preparadas para acceder al coche.

¿Cómo evitar un golpe en un parking público?

Existen todo tipo de elementos protectores de garaje para los coches, con el fin de evitar daños en los vehículos y proteger las infraestructuras del propio aparcamiento. En Acierto.com recabamos las que más atención requieren:

BARRERAS ABATIBLES

Este protector evita que se ocupe una plaza de garaje errónea, ya que la barrera evita la entrada de coches a la plaza de aparcamiento. Las abatibles cuentan con un sistema de apertura con llave para que el dueño de la plaza pueda acceder.

PROTECTORES PARA PARED

Se trata de un modelo de almohadillas que, una vez ubicado en la pared del garaje, evita colisiones y roces con la pared. Es necesario colocarlo a una altura que se adapte al vehículo que ocupa la plaza de aparcamiento.

PROTECTORES DE COLUMNAS

Las columnas son los elementos arquitectónicos que provocan más accidentes en los garajes. Los protectores de columnas permiten que, aunque se produzca un choque, el vehículo esté protegido debido a su acabado en almohadilla. Existen modelos de protector de columna redonda y en ángulo recto.

TOPES DE SUELO

En ocasiones un coche puede no queda estacionado correctamente, con los topes de suelo nos aseguramos de que el coche queda totalmente ubicado en la plaza sin que sobresalga su parte delantera.

BARRERA DE PARKING TELEDIRIGIDA

Existen barreras para plazas de aparcamiento que pueden ser dirigidas a distancia. Estas vallas se abaten desde el interior del coche y son muy cómodas. Además evitan que otros vehículos aparquen en la plaza.

PROTECTORES DE ESQUINAS

Igual que en el caso de las columnas, las esquinas de un parking producen muchos roces y daños en vehículo. Existen protectores con perfiles adaptados a las esquinas que evitan daños en el vehículo y la pared.

ESPEJOS

Los espejos forman también parte de la seguridad de un parking o garaje. Gracias a ellos podemos ofrecer al conductor una visibilidad sin puntos ciegos, además de prevenir accidentes por colisión.

HITOS Y PILONAS

Los hitos son señales flexibles fabricadas normalmente con polietileno. Delimitan zonas y no generan ningún tipo de daño al vehículo en caso de colisión. Igual que los hitos, las pilonas son postes para delimitar ciertas zonas, pero más sólidas.

SUELO ANTIDESLIZANTE

Utilizar un material antideslizante para el suelo de un parking puede evitar accidentes y caídas. Este problema se incrementa durante los días de lluvia–que hace de las baldosas y similares una superficie resbaladiza muy peligrosa que nos puede llevar a sufrir un accidente–.

Existe una normativa vigente para suelos de edificios destinados a unos usos concretos como por ejemplo hoteles, centros sanitarios, escuelas, comercios, etc. Los materiales antideslizantes son muy utilizados en este tipo de aparcamientos y especialmente en las zonas donde existen rampas, tanto para los automóviles como para la gente discapacitada, con un amplio grado de inclinación.

Robos y daños en un parking privado. ¿Que seguro lo cubre?

La Ley Reguladora del Contrato de Aparcamiento de Vehículos establece su régimen de aplicación jurídica a los aparcamientos públicos, en los que una persona o empresa cede un espacio para el estacionamiento de vehículos de motor, con los deberes de vigilancia y custodia, durante el tiempo de estacionamiento, a cambio del pago de una cuota.

Por el contrario, no regula ni los estacionamientos gratuitos de los centros comerciales (que son públicos pero no de pago) ni los de las Comunidades de Propietarios. En este último caso se trataría de un parking privado en el que la responsabilidad recaería o bien sobre el seguro de la propia comunidad o de los seguros particulares de cada individuo.

Por tanto, para saber a quién corresponde la responsabilidad, y por tanto, cuál es el seguro encargado de responder al robo o daño de un vehículo en un parking, será necesario tener en cuenta la diferencia entre aparcamiento público y privado. En cualquier caso, si se produce el robo de un coche en un parking, la solución más inmediata será recurrir a tu seguro de coche, pero si careces de cobertura por robo puedes intentar otras vías de pago o indemnización.

Para saber a quién corresponde la responsabilidad, y por tanto, cuál es el seguro encargado de responder al robo o daño de un vehículo en un parking, será necesario tener en cuenta la diferencia entre aparcamiento público y privado

Parking público gratuito

Los parking que son gratuitos, sean exteriores o interiores, de centros comerciales o de otros espacios no tienen, por lo general, vigilancia ni obligación de tenerla, lo que significa que tu asumes el riesgo de robo o de daño si dejas tu coche en este tipo de aparcamientos. Cuando estacionas en este tipo de parkings, en los que no hay contraprestación económica por utilizarlos, no puedes esperar que el aparcamiento colabore con tu seguro o con las autoridades para esclarecer el suceso, ya que está exento de ello.

Parking público de pago

En un parking privado, en el que el usuario paga por el tiempo de estancia de su coche, la custodia y vigilancia sí son habituales, lo que aumenta la seguridads, aunque no siempre se puede evitar el robo. Si los responsables del aparcamiento han cumplido con sus obligaciones legales de vigilancia y custodia, aunque el robo no haya podido impedirse, el parking quedará exonerado de culpabilidad.

Para obtener algún tipo de compensación o indemnización como víctima de robo en un parking de pago y vigilado tendrás que demostrar que los responsables del aparcamiento han incumplido sus obligaciones.

Parking privado

Los garajes de urbanizaciones, chalets y casas particulares son espacios privados. Los que son propiedad de un vecindario suelen estar asegurados por la responsabilidad civil de la póliza, y los de una casa individual o chalet pueden incluirse como anexos en el seguro de hogar de la vivienda.

Los primeros tienen cubiertos riesgos como los daños causados por agua, fuego o humedades. Los segundos dependen del tipo de seguro contratado; si tienes un seguro a todo riesgo la cobertura de robo estará incluída casi con total seguridad, pero si cuentas con una a terceros básica y sin ampliaciones es muy posible que carezcas de esta prestación.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR