Subiendo archivos

¿Sabes qué es la ficha técnica del coche?

También conocida como tarjeta de la ITV, refleja todas las características de tu coche

Si tú también tienes coche, seguro que te suena de algo ese papel de color verde que contiene muchos cifras y números, y del que echas mano la hora de pasar la ITV. A este papel se le conoce como “ficha técnica”; una tarjeta de la ITV que cuenta con más utilidades de las que crees y que, desde 2015, ha pasado a ser electrónica para nuevas matriculaciones.

En ambos casos, no obstante, este documento contiene datos muy importantes de nuestro coche que necesitaremos para realizar el recambio apropiado de cualquier tipo de pieza o incluso para calcular el precio que hemos de pagar por nuestro seguro. En esta guía te contamos todo lo que debes saber.    

¿Qué es la ficha técnica del coche o tarjeta de la ITV?

La tarjeta de la ITV es un documento oficial donde viene toda la información técnica de un vehículo. En ella se recogen también todas las modificaciones que hayan podido alterar las características que el coche traía de serie. Además, esta refleja todas las revisiones de la ITV a las que se ha sometido el vehículo.

Si la ficha técnica la teníamos en formato físico (todos aquellos coches matriculados antes de noviembre de 2015) es posible que la hayamos extraviado, nos la hayan robado o simplemente que se encuentre en mal estado. Podemos pedir un duplicado en una estación ITV y deberemos someter al coche a una nueva revisión, modificando así el plazo de caducidad  para la siguiente y pagando la tarifa correspondiente.

Para ahorrar tiempo, es recomendable realizar una llamada previa a la estación para que pidan los datos del vehículo al Servicio de Industria de la Comunidad Autónoma donde esté matriculado. De esta forma, cuando acudas, evitarás esperas innecesarias y ya tendrán toda la información preparada.  

Tarjeta de la ITV electrónica

Desde el 11 de noviembre de 2015, todos los turismos, camiones y furgonetas que se matriculan en España están obligados a tener la tarjeta de la ITV en soporte electrónico. Esta medida fue tomada por el Gobierno para ahorrar costes y tiempo a la hora de matricular un vehículo nuevo. Antes de su implantación, el proceso era largo y tedioso, pues el fabricante y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo debían intercambiar muchísimos documentos.

El proceso de distribución, como podrás imaginar, era muy lento. Una vez que los organismos oficiales daban el visto bueno para la matriculación de un vehículo, se procedía a la impresión de las las tarjetas una a una en formato papel (algo de lo que se ocupaba el fabricante), para enviarlas posteriormente a los concesionarios. Cuando finalmente un cliente compraba un vehículo, las tarjetas viajaban hasta la Dirección General de Tráfico para finalizar la matriculación, y allí se realizaban copias para distribuirlas entre las diferentes administraciones que podían necesitarlas.

El formato electrónico ha reemplazado un proceso que suponía un gran coste, tanto económico como de tiempo.

El formato electrónico ha reemplazado un proceso que suponía un gran coste, tanto económico como de tiempo. Hasta entonces, modificar algún dato erróneo suponía pasar por una odisea similar a la descrita. Con él también se evita la posible pérdida o sustracción de la tarjeta y se establece un sistema de control que antes era imposible de realizar, con el objetivo de evitar fraudes e irregularidades en la matriculación de los vehículos.

Para el consumidor también supone una ventaja. Además de que ya no existe la posibilidad de perder el documento, tal y como ya hemos mencionado, a la hora de comprar un vehículo nuevo los plazos son muy reducidos, tanto los de matriculación como los de las gestiones para pagar los impuestos que conlleva matricular un coche.

Por último, existe la posibilidad de tener impresa una copia de la tarjeta electrónica, aunque no tendrá ningún tipo de validez oficial. Simplemente nos servirá a efectos informativos, para poder consultar los datos de nuestro coche. Los más nostálgicos podrán seguir llevándola en la guantera pero, como hemos dicho, no es válida para circular ni para matricular.

¿Qué datos aparecen en la tarjeta de la ITV?

En la tarjeta de la ITV aparecerá toda la información técnica que debemos conocer de nuestro coche. Por ejemplo, al llevarlo a un taller, si necesitamos cambiar una rueda, podremos acudir a la ficha técnica para ver cual es el tamaño y tipo de neumático que le corresponde. Todas las modificaciones que realicemos deben tener en cuenta las especificaciones que se reflejan en la ficha técnica. En caso contrario, podríamos estar poniendo en riesgo la seguridad del vehículo.

A grandes rasgos, la información que encontramos en la tarjeta de la ITV es la siguiente: matriculación, marca y modelo del coche, número de bastidor, datos relacionados con el peso máximo que podemos cargar como la MMA o la MMTA, tipo de combustible, cilindrada y potencia, número de plazas, el tipo de neumático recomendado por el fabricante, la altura la anchura, y la distancia entre los ejes.

Todas las modificaciones que realicemos deben tener en cuenta las especificaciones que se reflejan en la ficha técnica.

En definitiva, todos los datos relevantes de nuestro coche. En la tarjeta también se recogerán las observaciones que resulten de importancia, así como todas las modificaciones que haya sufrido el vehículo y que estén homologadas.

En las tarjetas de ITV electrónicas, habrá que tener en cuenta el Número de Identificación del Vehículo (NIVE). Este número es único para cada vehículo y evita que se produzcan problemas derivados de la duplicación del número del bastidor, que ocurren con la utilización del sistema físico de la tarjeta la ITV.

La ficha técnica y el seguro del coche

La ficha técnica, al disponer de todos los datos de nuestro coche, nos puede ayudar a hacernos una idea de lo que nos puede costar la prima del seguro. Además, los comparadores de seguro de coches, como el de Acierto.com, requieren que indiques en su formulario online la potencia y la versión de tu vehículo. En muchas ocasiones hay más de una para un solo modelo de coche, aunque a plena vista puedan parecer iguales. Para poder conocer esta información tendrás que acudir a la ficha técnica.

La cilindrada suele venir expresada de tal forma: 1.4, 2.0, 2.5… Cuánto más alta sea, más cara será la prima. Ocurre lo mismo con la potencia, que es la cantidad de caballos que tiene el coche. Los caballos de potencia se representan como CV. En la tarjeta, lo podremos encontrar en la casilla que reza “Potencia Fiscal/Real (CV/KW): 12,89/42.

Para conocer los caballos reales que tiene nuestro coche deberemos multiplicar la segunda cifra por 1.36. En nuestro ejemplo, 42 por 1.36 es igual a 57.12, por lo que este vehículo tendría 57.12 CV reales. Si la potencia es mayor, el precio del seguro también aumentará, ya que las aseguradoras consideran que un vehículo potente tiene más probabilidades de sufrir un siniestro que otro de menor cilindrada.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR