Seguros para coches de lujo

Los seguros para coches de alta gama tienen un precio mayor que para otros más convencionales

Para cualquier amante de los coches, ser dueño de un vehículo de gama alta puede suponer todo un sueño, aunque adquirir uno también implica un gasto importante. Si tenemos la suerte de tener uno de estos automóviles, deberemos tener en cuenta no solo este desembolso inicial sino también los costes que conllevarán las reparaciones, cambios de piezas y un largo etcétera que seguro que puedes imaginar.

De hecho y puesto que se trata de un vehículo de alta gama, es más que probable que cualquier reparación técnica o visita al taller suponga un gasto bastante más elevado que el de un turismo corriente. Por esta razón, los seguros que las compañías ofrecen para este tipo de automóviles serán también notablemente más caros, casi proporcionales al precio que pagamos por la compra del coche.

Los coches de lujo

Los vehículos de lujo del mercado actual se encuentran lejos de alcanzar las ventas de los coches más convencionales. De hecho, los coches más caros del mundo tienen una producción muy limitada. Por ejemplo, nos encontramos con el modelo Lykan Hypersport, uno de los más costosos (3,1 millones de euros) del cual solo se comercializan siete unidades.

Normalmente, este tipo de coches tiene un diseño deportivo y aerodinámico, con un estilo que no solemos ver en los automóviles de uso diario. Están pensados para los amantes de la velocidad y, de hecho algunos llegan a los cuatrocientos kilómetros por hora en pocos segundos.

Las marcas fabricantes de coches de lujo cuidan al milímetro sus detalles y accesorios. Algunos cuentan con puertas de apertura trasera, nada habituales en los turismos que solemos ver de manera habitual por la calzada. La tapicería suele estar recubierta de cuero y no son pocos los que cuentan con detalles de madera tallados a mano por todo el interior.

Otros accesorios que podemos encontrar son las cortinillas de tela para separar la parte trasera o un los sistemas de espejos que permiten a sus ocupantes femeninas maquillarse antes de llegar a los eventos más glamurosos del mundo. Pero estos modelos tan especiales no se quedan ahí. En el interior podemos encontrarnos con más sorpresas, como una pequeña nevera situada entre los asientos posteriores. Todo está pensado para el confort del conductor y el resto de acompañantes.

Las marcas fabricantes de coches de lujo cuidan al milímetro sus detalles y accesorios

Estos vehículos son, ante todo, una prueba del estatus social, por lo que los compradores más habituales -quienes pueden permitírselo- son famosos y deportistas en general (no hay más que ver lo que gastan los futbolistas en sus coches), grandes empresarios o aristócratas. Son algunas de estas características, precisamente,  las que hacen que los dueños se decanten por este tipo de deportivos de lujo frente a otros.  

¿Qué precio tiene tanto lujo y exclusividad? Los coches más caros suelen sobrepasar el millón de euros, llegando incluso a rondar los cuatro millones. Es el caso del modelo Aston Martin Valkyrie, el coche más costoso del mundo con un precio de 3,6 millones de euros.

La mayoría de estos modelos son superdeportivos destinados a las carreras y su diseño es similar al de los coches de la Fórmula 1. Sin embargo, hay algunos automóviles más asequibles cuyo precio arranca en los 200.000 euros. En todo caso, un coche de lujo suele tener un coste hasta veinte veces mayor que cualquier otro convencional.  

El mantenimiento de un coche de lujo

Mantener un coche de lujo no es barato. Sus compradores no solo hacen un esfuerzo económico a la hora de adquirirlo, sino durante toda la vida del vehículo. En los años posteriores necesitará revisiones, cambios de piezas, reparaciones y nuevos accesorios. El precio que hay que abonar en estos casos supera con creces al de un turismo de gama baja.

Todos los gastos asociados a un vehículo de lujo se multiplica notoriamente. Una acción tan rutinaria como repostar en la gasolinera nos puede costar alrededor de cien euros cada dos días, obviamente dependiendo del número de kilómetros diarios que recorramos y de la marca, pero el gasto medio suele rondar los veinte litros por cada cien kilómetros.

Un coche tan lujoso y costoso, que con total certeza necesitará una enorme inversión en su mantenimiento, necesita un seguro con todas las prestaciones. La mayoría de las aseguradoras no consideran este nicho de mercado una prioridad y por lo tanto no se esfuerzan en ofrecer tarifas ajustadas ni existe como tal una póliza para coches de lujo pese a su alto valor.

Coberturas para coches de gama alta

Asegurar un coche de gama alta cuesta mucho más que asegurar cualquier otro. Esto se debe a que el cálculo del precio se hace en función de una posible indemnización por pérdida total, en cuyo caso habría que pagar el precio del vehículo, que por su naturaleza es una cifra alta. Además, las posibles reparaciones que sean necesarias en caso de un siniestro también serán más caras en un vehículo de lujo que en otro de gama estándar.

Todos los gastos asociados a un vehículo de lujo se multiplican notoriamente

Una opción muy utilizada entre los conductores de coches de alta gama, debido a las condiciones económicas que presenta, es el seguro a todo riesgo. En general, las compañías aseguradoras incluyen en este tipo de seguro el robo, incendio, daños propios, responsabilidad patrimonial, rotura de lunas, asistencia mecánica, asistencia en carretera, defensa jurídica y sustitución.

El seguro con franquicia puede ser muy útil en el caso de los coches de lujo porque abarata mucho la prima. Si hemos pactado con el seguro una cuota de 300 euros, esta se mantendrá fija aunque el gasto para arreglar un coche lujoso supere los 10 mil. Incluir la franquicia resulta especialmente provechoso porque, en caso de necesidad, el seguro cubre los gastos.

Este tipo de seguro presenta las mismas coberturas que las del seguro a todo riesgo sin franquicia. La diferencia la encontramos cuando se produce un incidente con daños propios, ya que, en este caso, el asegurado deberá pagar una parte fija de los gastos, que estará establecida en las condiciones de la póliza. Por lo tanto, la compañía aseguradora y el asegurado comparten los riesgos.

Independientemente de la franquicia, es importante leer siempre la letra pequeña del contrato de seguro de coche a todo riesgo antes de firmarlo. Es recomendable que, en el caso de los seguros para vehículos de lujo, estén cubiertas la mayor cantidad de accesorios posible. Se deben indicar por escrito los que vienen de serie y los que se hayan añadido en el concesionario o tras la compra.

Igual que sucede con todos los tipos de póliza, podemos disminuir la cuota de nuestro seguro si no hemos dado muchos partes al año o si tenemos cierta antigüedad como conductor.

En cualquier caso, hay que ser conscientes del gasto que supone la compra y el mantenimiento de un coche deportivo. Existen compradores que se encuentran con un dinero extra en su cuenta y deciden adquirir un vehículo de lujo. En la mayoría de casos, intentan venderlos -por una cantidad bastante inferior a la inicial- al cabo de un año al comprobar que no pueden asumir los gastos.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR