Subiendo archivos

Peatones y multas: infracciones por las que podrían multarte

Los viandantes también están obligados a cumplir las normas y reglas de circulación. ¿Sabías que tu seguro de coche podría cubrirte?

Decidimos salir a dar un paseo y, como siempre, pasamos por las mismas calles y avenidas que solemos atravesar. Quizá esquivamos por fuera de la calzada a algún que otro viandante que va más despacio que nosotros y hasta puede apretemos el paso para cruzar aunque esté en rojo para no tener que esperar.  Pero esta vez pasa algo diferente, y es que, ante nuestra sorpresa, un policía nos detiene para ponernos una multa por haber cometido una infracción.

Esta situación nos podría ocurrir a todos. Como peatones muchas veces no somos conscientes de que también debemos cumplir una serie de obligaciones. Tenemos la percepción de que las normas de circulación se limitan únicamente a los vehículos, pero como transeúntes debemos cumplir también una serie de reglas.

¿Sabías que tu seguro de coche podría cubrirte?

De lo contrario, nos expondremos a que nos sancionen tal y como recoge las legislación. Hay que tener en cuenta que si contamos con una cobertura de defensa de multas en el seguro del coche, en muchos casos dicha póliza nos podrá cubrir en caso de que nos multen como peatones. Evidentemente, tendrás que fijarte en la letra pequeña y en los límites de tu póliza; unas características que dependerán de cada compañía y contrato.

El tipo de multa, la cuantía de la sanción (las que no superan los noventa euros no suelen recurrirse), el tiempo que hemos tardado en presentarla, etcétera, son algunas cuestiones que no deberías perder de vista. No obstante, tienes que saber que ninguna compañía se hace cargo de pagar las multas si se hacen efectivas.  Asimismo, si pierdes, nada te librará de saldarla, así como de otros gastos por recargos legales, fianzas o avales de la administración, los intereses por retraso, y más.

Cuando somos peatones, podemos tener malos hábitos que nos exponen a ciertos peligros sin ser conscientes

Pero, más allá de que nos pueda afectar al bolsillo, lo más importante que debemos tener en cuenta es que ha de primar nuestra propia seguridad. Cuando somos peatones, podemos tener malos hábitos que nos exponen a ciertos peligros sin ser conscientes. Peligros que además es posible evitar por completo si prestamos atención a la forma correcta  de circular; la que nos ahorrará la sanción.

Las sanciones para peatones

Como contempla el Reglamento General de Circulación, existen una serie de hechos sancionables para los peatones. En el caso de que estas reglas se infrinjan, los agentes municipales o la Guardia Civil podrá multarnos

Todos los viandantes están obligados a cumplir con ciertas obligaciones y no saltarse las normas al hacer uso de la vía pública. Además, no debemos perder de vista que se trata de un colectivo muy expuesto a atropellos y a mortalidad derivados de accidentes en vías urbanas, aunque a priori ni nos lo planteemos. Las sanciones por infringir la normativa oscilan entre los ochenta y los mil euros, por lo que, además de por seguridad, es conveniente recordar que conductas para proteger nuestro bolsillo.?

1. No seguir las indicaciones del personal existente en un tramo de obras:

Si nos encontrarnos con tramos de obras, los viandantes tenemos la obligación de respetar el orden de cola y seguir en todo momento las indicaciones del personal destinado a la regulación del paso de vehículos y transeúntes. Este tipo de escenarios se dan cuando una obra se desarrolla en un cruce regulado mediante semáforos y pasos de peatones.

2. No detenerse al llegar a un paso a nivel que esté cerrado o con barrera de movimiento:

Si nos acercamos a un cruce de paso a nivel o túnel, deberemos incrementar la prudencia y detenernos en fila en la zona peatonal hasta que tengamos el paso libre. Cuando esté abierto, cruzaremos sin ningún tipo de retraso, pero cerciorándonos previamente de que no existe ningún riesgo de quedarnos inmovilizados en el paso.

3. Transitar por el arcén o la calzada existiendo una zona peatonal transitable:

En este supuesto se contemplan tres salvedades. La primera, que se lleve algún objeto de gran tamaño o se empuje un vehículo de dimensiones reducidas que no sea de motor cuyo paso por la calzada suponga un estorbo considerable al resto de viandantes. La segunda se aplica cuando se trata de un grupo de personas; y la tercera, cuando el transeúnte se desplace en silla de ruedas, con o sin motor, a la misma velocidad que cualquier otro viandante.

Hay que advertir que aquellos que usen monopatines o similares, no podrán circular por la calzada excepto si no está especialmente destinada a ello, y que únicamente podrán hacerlo por las aceras a paso de persona siempre y cuando estén habilitadas para ello. En las vías interurbanas es obligatorio circular por la izquierda, excepto si concurren circunstancias que lo impidan o por razones de seguridad.

4. No usar el chaleco reflectante:

No hace referencia a ponerse el chaleco en el caso de que se salga del coche por un accidente o avería, sino a salir a pasear con él fuera de la población. Además, es obligatorio a su vez llevarlo entre la puesta y la salida del sol, ya que se tratan de momentos en que la visibilidad es más compleja y en los que resulta imprescindible que el peatón se deje ver lo máximo posible.

5. Caminar por carretera de noche o bajo una climatología que disminuya la visibilidad sin llevar un elemento luminoso o reflectante:

En este contexto debemos siempre llevar un elemento luminoso que permita a los conductores detectarnos fácilmente. Además, dicho objeto luminoso debe ser visible a una distancia aproximada de 150 metros.

6. Circular por autopista o autovía:

Están exentos aquellos viandantes que necesiten hacer uso del poste de socorro más próximo o que tengan que socorrer a otros usuarios por accidente u otra emergencia. Lógicamente, esta norma tampoco se aplica a los ocupantes o trabajadores de servicios de urgencia en el caso de que sea indispensable su presencia.  

Asimismo, los conductores de vehículos han de ser conscientes de que nunca deben recoger a peatones, ya que no está justificado en este tipo de vías inmovilizar el vehículo y tampoco recoger pasajeros.

7. No respetar las señales de los agentes de la autoridad que regulan la circulación:

No obstante, los agentes deben estar siempre provistos de prendas de alta visibilidad para que tanto los conductores como los peatones los distingan.

8. Cruzar un semáforo con el muñeco en rojo:

En este caso no debería haber dudas al respecto: tajantemente, está prohibido. Todos solemos hacerlo y muchas veces no tenemos la paciencia para esperar a que se ponga en verde, especialmente si no pasan coches. Pero no hay excusas en este caso y la ley es clara al respecto, así que se debe ser consciente de este punto para no llevarnos sorpresas.

9. Controles de alcoholemia:

Aunque no choque, un peatón también podrá ser sometido a esta prueba que también puede ser de drogas. Pero hay que matizar que se realiza únicamente en el caso de que se haya visto implicado en un accidente. En estos supuestos puede recibir una sanción igual que si fuera un conductor, oscilando la multa entre los 500 y mil euros en función de la tasa de alcohol que presente en sangre.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR