Subiendo archivos

¿En qué consiste la cobertura de préstamo de reparación?

Te contamos que supuestos contempla este tipo de seguro y todos los detalles que deberías conocer al respecto

Son muchas las coberturas complementarias que puedes contratar con tu seguro de coche. Una de ellas es la de préstamo de reparación en caso de sufrir un siniestro. Elegir contratar una cobertura como esta u otras que ofrezcan distintas prestaciones dependerá de las necesidades que tengas en cada momento, y de aquello de lo que quieras proteger tu automóvil. Aquí encontrarás pólizas con muy distintos tipos de coberturas, a un precio económico y que te respaldarán cuando lo requieras. Todo sin emplear demasiado tiempo. ¿Listo para conocer todos los pormenores al respecto?

¿Para qué sirve la cobertura?

El objetivo de la cobertura de préstamo de reparación es responder por el cliente asegurado en caso de que este tenga que pagar la reparación de su coche después de sufrir un accidente y no tenga el dinero suficiente para ello. Por tanto, podría decirse que se trata de un préstamo que tu compañía de seguros te concede para hacer frente al coste de la reparación de tu coche en caso de siniestro.

Si sufrimos un accidente y tenemos la cobertura complementaria de préstamo de reparación contratada, nuestra compañía correrá con todos los gastos para hacer frente a la reparación. Una vez arreglado el coche, deberemos devolverle a la aseguradora el dinero que nos ha prestado, en función de las condiciones establecidas en nuestro contrato.

Condiciones

Las condiciones que deben darse para que nuestra compañía de seguros nos preste el dinero para llevar a cabo una reparación son las siguientes:

  1. Que la reparación sea con motivo de un siniestro con el vehículo. Nunca podremos hacer uso de la cobertura si la reparación es consecuencia de una avería del coche.

  2. Que hayas sido tú el responsable. Ya que en en caso de que haya sido un tercero el causante del siniestro, será su póliza la que asuma los gastos de reparación.

  3. Que no hayamos contratado otra cobertura que ya cubra el arreglo del vehículo.

Aspectos que debemos tener en cuenta

¿Quién lo paga?

Pueden darse dos casos diferentes. En cualquier caso, debes conocer muy bien las condiciones del contrato para evitar riesgos y percances inesperados.

  1. Que tu compañía de seguros te preste el dinero necesario para arreglar el coche.

  2. Que tu aseguradora haga de intermediaria, y sea un banco quien te haga el préstamo. En este caso, los bancos pueden exigirte una serie de condiciones, como tener un contrato de trabajo estable y un sueldo fijo. Por ello es importante que conozcas bien todos los requisitos de esta cobertura, ya que puede darse el caso en que, si no cumples las condiciones establecidas por el banco, no se te conceda el préstamo y tengas que afrontar tú solo el pago de la reparación.

¿Tiene intereses el préstamo?

Si hablamos de un banco, los préstamos suelen tener intereses. Sin embargo, por lo general, esta cobertura no los tiene. Así, la cantidad a pagar dependerá de:

Si es la compañía de seguros la que asume el gasto. Esta debe ofrecerte una prestación mejor a la que puede ofrecerte cualquier banco a la hora de pedir un préstamo – que si suelen pedirte unos intereses por dejarte dinero-, por lo que, por lo general, tu aseguradora únicamente te reclamará el precio fijo a pagar por la cobertura, sin ningún tipo de interés ni comisión.

Si es el banco el que se encarga de concederte el préstamo con la aseguradora como intermediaria, pueden existir recargos en el precio final por la contratación de un notario o corredor de comercio, por ejemplo. Estos gastos podrán ser abonados por la misma aseguradora, o en algunos casos, pueden reclamártelos. En caso de que te reclamen a ti estos gastos extra, quizás debas plantearte si realmente te conviene o no tener contratada esa póliza.

Si es el banco el que se encarga de concederte el préstamo con la aseguradora como intermediaria, pueden existir recargos en el precio final 

En cualquier caso, te recomendamos leer atentamente todas las condiciones de la cobertura para saber de primera mano qué gastos deberás afrontar en caso de siniestro, y si realmente te sale rentable o no tener contratada una cobertura como esta.

¿Cuándo debo devolverlo?

Plazo máximo: suele ser de dos años desde el momento en que la aseguradora abona la cantidad al talle por la reparación. Aunque los plazos máximos para devolver el dinero pueden variar en función de la compañía con la que tengas contratada tu póliza. Como por lo general no se pagan intereses por la cobertura, no importa si una compañía establece un plazo de devolución mayor. Es decir, te saldrá más rentable incluso que el plazo es de cinco años en lugar que de dos, ya que tendrás más tiempo para devolver la cantidad a pagar de forma cómoda y sin intereses.

Modalidad de pago: podrás elegirla en función de las condiciones establecidas por la compañía de seguros. Así, podrás elegir devolver el dinero de la reparación en plazos mensuales, semestrales o incluso anuales. Del mismo modo, podrás elegir, en aquellos casos en que tu aseguradora o el banco te lo permitan, pagar toda la cantidad junta una vez el vehículo haya sido reparado.

¿Tiene límites la cobertura?

La cantidad mínima por la que suelen concederte el préstamo suele ser, por lo general, de entre 400 y 500 euros. En los casos en que la cantidad mínima que la compañía nos cubra sea de esta cantidad, no suele ser, normalmente, conveniente hacer uso de esta cobertura ya que lo más probable es que, lo más seguro es que hagamos uso de ella, y por tanto, al año siguiente se reduzcan las bonificaciones, de tu póliza que hayas obtenido hasta el momento.

Si por el contrario, la cantidad mínima es muy elevada. Como pueden ser 5.000 euros, es poco probable que hagamos uso de la cobertura. Es decir, es por lo general complicado sufrir un siniestro en el que el gasto de reparación de nuestro coche supere los 6.000, por lo que serán pocas las ocasiones en las que podamos disfrutar del servicio. En este caso no se nos reducirán las bonificaciones por no hacer uso de la cobertura, pero tampoco tendrá sentido contratarla porque no la disfrutaremos por no alcanzar la cantidad mínima para que nos concedan el préstamo.

Consejos

  • En caso de que te hayan concedido ya un préstamo y tengas que volver a hacer uso de la cobertura, la compañía fijará la cantidad máxima a cubrir como límite. Una vez alcances esa cantidad –de 2.000 euros, por ejemplo- dejará de prestarte el dinero y tendrás que afrontar tú los gastos de reparación de tu vehículo.

  • Si no tienes contratado un seguro a todo riesgo, con cobertura de daños propios, te recomendamos contratar la cobertura de préstamo de reparación.

  • Revisa bien el contrato y las condiciones de la cobertura, para evitar tener que pagar gastos con los que no contabas en un futuro.

  • Analiza bien si el límite máximo y mínimo son razonables, ya que si el límite mínimo es muy alto, lo más probable es que no hagas uso de la cobertura y no tendrá sentido contratarla. Y en caso de que el límite mínimo sea muy bajo, es casi seguro que harás uso del servicio y por tanto las bonificaciones de tu póliza se verán reducidas.

  • En caso de que tu vehículo sea muy antiguo tampoco es conveniente contratarla.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR