Subiendo archivos

Sistemas inteligentes de prevención de accidentes

Muchos coches tienen incorporados estos sistemas que previenen los accidentes

Cada vez son más los coches que traen instalados de serie sistemas inteligentes de prevención de accidentes que facilitan la conducción y pueden, además, salvar más de una vida en caso de que el conductor sea víctima de alguna distracción. Estos mecanismos actúan de forma autónoma y tratan de anticiparse al accidente, en lugar de paliar sus consecuencias.

Los sistemas más eficaces

Los sistemas inteligentes de prevención son tecnologías aplicadas a la seguridad vial que incorporan muchos coches actuales y que superan los conceptos clásicos de Seguridad Pasiva y Activa.

En España han empezado a implantarse especialmente durante los últimos años, aunque de forma paulatina. La mayoría de los conductores no conocen su funcionamiento y, muchas veces, tampoco su significado, pues se nombran bajo distintas siglas. Esto se debe al afán de diferenciación de los fabricantes de coches, que para tan solo cuatro de estos mecanismos, pueden emplear más de sesenta siglas. A continuación recabamos los cuatro tipos que son los más eficaces y los más extendidos.

Frenada de emergencia automática (AEB)

El frenado automático es una tecnología en automóviles para detectar una inminente colisión con otro vehículo, persona u obstáculos. Responde mediante la aplicación de los frenos para detener el vehículo sin intervención del conductor. Dependiendo del fabricante, puede disponer de sensores, radar, vídeo, tecnologías de infrarrojos, ultrasonidos o de otra índole.

Estos dispositivos pueden detectar peligros fijos, como postes o señales verticales de tráfico, a través de una base de datos de localización. El mecanismo se desactiva automáticamente si detecta que el conductor está interviniendo con alguna maniobra como pisar el freno para evitar la colisión.

Su sistema de frenado automático está pensado para usarse en entornos urbanos a no más de 30 kilómetros por hora. Básicamente, el sistema está atento al entorno inmediato, es decir, a máximo diez metros por delante de nuestro coche. Si detecta que nos acercamos a una velocidad extrañamente alta, frena evitando el choque.

Algunos vehículos tienen implantados un sistema de detección de objetos en la parte trasera, que resulta especialmente útil al dar marcha atrás o al aparcar, cuando estamos rodeados de objetos que no vemos a través del espejo retrovisor, como los pivotes. Otros incorporan incluso una cámara para que veamos en vídeo lo que los espejos no son capaces de captar.

Ayuda al mantenimiento del carril (LKA)

Este sistema puede funcionar de dos maneras diferentes: mediante sensores o a través de cámaras. Algunos fabricantes utilizan dos sensores seguidores de línea, uno a cada lado del coche, en el paragolpes delantero y muy cerca del suelo. Su objetivo es el de seguir las líneas blancas, ya sean continuas o discontinuas, de la carretera.

Otros fabricantes optan por una cámara colocada en la parte interior del coche, justo sobre el parabrisas. La cámara reconoce las líneas que marcan el carril por el que circulamos. Tanto en uno como en otro, un microprocesador está permanentemente atento a que la trayectoria del coche se mantenga entre las dos líneas.

Algunos vehículos tienen implantados un sistema de detección de objetos en la parte trasera

Sistema de aviso de ángulo muerto (BSM)

El ángulo muerto es esa pequeña área del campo visual hacia atrás, muy próxima a nuestro coche, que el espejo no es capaz de reflejar. Sin duda, lo mejor es girar ligeramente la cabeza para mirar de manera directa y cerciorarnos de que no hay ningún vehículo oculto en ese espacio.

Hace ya varios años que las marcas comenzaron a fabricar espejos ligeramente curvados para aumentar el ángulo de visión. Otra opción muy habitual que eligen los conductores es montar pequeños espejos complementarios que se orienten hacia el ángulo muerto. Hoy en día la tecnología electrónica ya ha previsto una solución.

Algunos coches incluyen un sistema que avisa de vehículos en el ángulo muerto mediante una señal visual sobre el espejo retrovisor o en el marco del espejo. Suele ser un LED amarillo que parpadea o un pequeño triángulo de peligro. Este sistema emplea radares en las esquinas del parachoques trasero orientados hacia el área que queda oculta.

Detección de fatiga (DDD)

Normalmente, son un sistema electrónico con un sensor en el volante que cuenta cuántas veces por minuto el conductor realiza pequeñas correcciones en la dirección. Este sensor tiene en cuenta que los conductores no mantenemos el volante en una posición fija, ni siquiera cuando circulamos por autovía. Siempre será necesaria una rectificación para mantenernos centrados en el carril. Este sistema nos avisa en caso de que, debido al cansancio o a la fatiga, dejemos de prestar atención a la carretera.

Otros sistemas de prevención de accidentes 

Además de los mencionados, existen otros sistemas de prevención que los coches incluyen en función del modelo. Muchos de ellos podemos instalarlos tras la compra o en el propio concesionario.

Debemos tener siempre presente que el factor más importante para que la conducción sea segura y evitar accidentes es el conductor.
  • Reconocimiento de señales de velocidad y adelantamiento. Una cámara situada en la parte superior del parabrisas reconoce las señales circulares de velocidad máxima, prohibido adelantar, fin de velocidad máxima y fin de prohibido adelantar. Este sistema está disponible en coches de gama media.

  • Advertencia de sentido contrario. Este sistema es menos habitual y hay que buscarlo en marcas más exclusivas y con precios más caros. Mediante el uso del GPS, el coche identifica si el conductor va a incorporarse a una vía en sentido contrario y avisa con una alarma sonora y visual.

  • Control de velocidad adaptativo (con sistema de distancia de seguridad). Cada vez es más habitual encontrar este sistema en coches de serie. Nos ayuda a conducir de manera más cómoda ya que evita que estemos pendientes de la velocidad que llevamos. Si el acelerador es electrónico, un pequeño procesador se encarga de gestionarlo para circular de manera constante a la velocidad que programemos. El sistema se desactiva si tomamos el control del vehículo nosotros mismos accionando, por ejemplo, el freno.

  • Sistemas de comunicación entre coches para aviso y alerta. Hay coches equipados con un sistema de comunicación local inalámbrica, con un alcance de 500 metros aproximadamente. Así, ambos vehículos pueden intercambiar mensajes. Es especialmente útil si un coche ha sufrido un accidente y puede ser un obstáculo para otros que vengan detrás.  

Conducción responsable y seguro

Debemos tener siempre presente que el factor más importante para que la conducción sea segura y evitar accidentes es el conductor. Por muchos sistemas de prevención de accidentes que nuestro coche traiga incorporados, es el conductor quien quien asume libremente la responsabilidad de manejar un coche en vías públicas.

Un conductor responsable requiere de cierta experiencia y habilidades en la conducción para no poner en peligro a otros conductores y peatones. Es indispensable que se cumplan con rigor las normas de tráfico y se haga caso a las señales de tráfico además de conocer sus propias limitaciones como conductor. No olvidemos que siempre debemos estar asegurados, con el seguro de Responsabilidad Civil obligatoria.

Estos sistemas podrán ayudarnos, podrán hacernos la conducción más cómoda y más segura, o incluso pueden evitar o corregir despistes y errores que, como humanos, podemos cometer. Sin embargo, no debemos olvidar que tampoco ellos son infalibles.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR