¿Qué debo hacer si me han robado el coche?

Es muy importante denunciarlo con rapidez ante la policía

En el año 2016, más de 43.000 españoles sufrieron algún intento de o robo en su coche, y fueron Madrid y Barcelona las ciudades donde más robos se produjeron, llevándose la capital el dudoso honor de ser la primera del ránking. No obstante, estos datos son lógicos porque son en las grandes urbes donde más personas viven y, por ende, donde más vehículos circulan (de hecho, esta es una de las razones de que las pólizas sean más caras en este tipo de municipios).

Como vemos, los robos de coches están a la orden del día, y no solo la desaparición total del vehículo, sino también la sustracción de algún objeto que se encuentre en el interior. ¿Sabes qué tienes que hacer si te ocurre a ti? Te contamos todos los pasos que debes seguir en esta guía.

¿Qué hago si me roban el coche?

En el desafortunado caso de que te roben el coche, lo primero que deberás hacer –y con la mayor rapidez posible– es denunciar ante la policía su desaparición. Para ello tendrás que aportar la documentación necesaria para acreditar que eres el propietario del vehículo, aunque con el DNI, la matrícula y datos sobre el seguro habría de bastar. Si los documentos del coche también han sido robados (es común guardarlos en la guantera) también deberás notificarlo, así como otros objetos de valor como un portátil o un teléfono móvil.

La rapidez con la que sea notificado el robo a las autoridades es clave por varias razones. Cuanto antes comience la policía la búsqueda del vehículo, más posibilidades habrá de encontrarlo, por eso las primeras horas son tan importantes. Además, si los delincuentes utilizan el coche para cometer otro acto delictivo, será esencial que los cuerpos policiales sepan que el vehículo ha sido sustraído y que no tienes nada que ver con el suceso.  

Será necesario aportar también todos los detalles del coche que recordemos, aunque puedan parecer irrelevantes: información de dónde estaba estacionado, si tenemos algún sospechoso, alguna pegatina que lo diferencie de modelos similares, etcétera. Con la matrícula, marca y modelo la policía puede obtener el número de bastidor del vehículo, que es un dato único.

Es importante notificar el robo a las autoridades con rapidez para evitar cargar con las consecuencias si los delincuentes utilizan el coche para cometer otro acto delictivo

Otro de los trámites derivados del robo es dar de baja el coche en la Jefatura de Tráfico para evitar las consecuencias de un posible mal uso del vehículo. En ocasiones, es la misma policía la encargada de hacerlo en el momento en el que recibe la denuncia, pero si no es el caso, tendremos que llevarlo a cabo nosotros mismos. Pediremos la baja temporal, (en la baja total es necesario entregar el vehículo), y lo haremos en la Jefatura, presentando una copia de la denuncia y el DNI que nos acredite como propietarios del coche. Si este aparece más tarde, podremos volver a darlo de alta de nuevo.

Por último, podemos intentar recuperar el coche por nuestros propios medios. Existen empresas especializadas en la localización de vehículos. Estas se ponen en contacto con taxistas, camioneros, conductores de autobuses y otros profesionales que obligan a estar mucho tiempo en la carretera, que les avisan si ven el número de matrícula y el modelo cuando se lo cruzan.

¿Cómo actúa el seguro en caso de robo?

Si en la póliza del coche tenemos contratada la cobertura por robo e incendio –ambas suelen ir de la mano– o la modalidad de a todo riesgo, el seguro podría cubrir los gastos del robo. Los trámites para recibir la indemnización no suelen iniciarse hasta transcurridos treinta días desde el robo, que es el margen que dejan las compañías por si se recupera el vehículo.

Por lo general, si el coche tiene menos de dos años de antigüedad, la aseguradora indemnizará al cliente con el valor a nuevo, que es lo que cuesta el vehículo en un concesionario. Si tiene más de dos años, abonará el valor venal, que es el precio que tenía el coche en el mercado justo antes de ser sustraído. Para saber cómo actúa tu compañía es conveniente revisar las condiciones de la póliza.

Ahora bien, hay una diferencia importante entre “robo” y “hurto”. Y aunque a diario solemos utilizar estos términos como sinónimos, en el mundo de los seguros presentan diferencias significativas. Estaremos ante un caso de robo cuando existe violencia, ya sea contra una persona o contra el propio coche (rompiendo las ventanas o realizando un “puente”, por ejemplo).

Cuando es un hurto, la sustracción se produce sin hacer uso de la fuerza como por ejemplo, dejar las llaves olvidadas o dejar la puerta abierta. La compañía en ese caso considera que habido una negligencia por parte del asegurado y podría no hacerse cargo de los gastos.

El seguro suele cubrir solamente la pérdida o el daño de aquellos artículos de serie del vehículo

Cabe la posibilidad de que no nos hayan robado el coche pero sí objetos que había en su interior. En este supuesto el seguro suele cubrir solamente la pérdida o el daño de aquellos artículos de serie del vehículo, es decir, los que vienen de fábrica. Por ejemplo, si rompen el cristal para llevarse un portátil, el seguro cubrirá la reparación de la luna, pero no el del ordenador. Para que así fuera, la póliza debería incluir también la tentativa de robo, ya que puede ocurrir que los delincuentes fuercen la puerta y la dejen inservible para luego no llevarse nada del interior. Los extras del coche, como las llantas de aleación o las lunas tintadas, deberán asegurarse por separado.

Consejos para evitar que te roben el coche

Que nos roben el coche es una cuestión de mala suerte… O no. En nuestra mano está poner las cosas difíciles a los ladrones. En muchas ocasiones no podremos evitarlo, pero al menos nos quedará la “tranquilidad” de que hicimos todo lo posible para impedirlo. Desde Acierto.com os queremos dar algunos consejos que pueden desanimar a los delincuentes a robar vuestro coche.

  • Sistemas antirrobo. Además de los sistemas tradicionales, como las alarmas o los antirrobos mecánicos que bloquean el coche, existen algunos métodos más avanzados tecnológicamente como los localizadores GPS o el llamado sistema LoJack, que avisa a la patrulla de policía que se encuentre más cerca del lugar del robo.

  • Aparcamiento. Lo ideal es dejar el coche en un garaje o en un parking vigilado, pero cuando esta alternativa no es posible debemos evitar los lugares con poca iluminación y buscar sitios concurridos. Aparcar cerca de un establecimiento que cuente con cámaras de seguridad como un edificio gubernamental o un banco, puede ayudar a desvelar la identidad del ladrón y servirá como prueba ante el seguro.

  • Oculta los objetos de valor. Los portátiles, los móviles, los equipos de sonido y, en definitiva, los aparatos electrónicos son muy “apetitosos” para los ladrones por lo que no debemos dejarlos a simple vista. Si abren el coche, igualmente se lo llevarán, pero si de un primer vistazo no se ve nada de valor en el interior probablemente los delincuentes no se arriesgarán.

  • Atento a las llaves. Es lógico, pero es que es un detalle de mucha importancia. En ningún caso debes dejarlas puestas o en el interior. Cerciórate de cerrar siempre el coche. Si tienes dudas acerca de si lo has hecho o no, lo mejor es que vuelvas y lo compruebes. Siempre es mejor prevenir que curar.   

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR