Cobertura de gastos en Farmacia en tu seguro de Salud

¿No sabes lo que es la cobertura de gastos en farmacia? En esta guía te lo explicamos

Cada vez más aseguradoras incluyen en sus pólizas la cobertura de gastos de farmacia debido a los recortes que se han llevado a cabo en el sistema sanitario público español. Si deseas contratar una póliza de salud que incluya esta u otras coberturas que se adapten a lo que estás buscando, te recomendamos comparar en Acierto.com. En tan solo tres minutos, obtendrás una comparativa de los precios de hasta 20 aseguradoras de nuestro país, pudiendo ahorrar hasta 200 euros en tu seguro médico.

En la actualidad, la financiación pública de la sanidad se ha visto reducida por diversas circunstancias. Como consecuencia de esto, la cobertura de gastos en farmacia o cobertura de Farmacia Extrahospitalaria ha aumentado su demanda en gran medida por parte de los tomadores de seguros de salud privados.

¿Qué es la cobertura de Farmacia Extrahospitalaria?

La cobertura de gastos de farmacia o de Farmacia Extrahospitalaria es un servicio complementario a tu póliza de salud, que te permite, abonando un extra en la prima de tu seguro, obtener una ayuda en el pago de cualquier medicamento que necesites.

Por lo general, si tienes contratado un seguro de salud, el dinero que tienes que pagar por cualquier medicamento no está incluido en las coberturas de tu aseguradora, ya que el gasto en medicinas se considera en muchas ocasiones ya subsidiado por la Seguridad Social. Si bien es cierto que cada vez más aseguradoras incluyen esta cobertura, gracias a la cual el tomador del seguro de salud recibe el reembolso de cualquier gasto de farmacia.

Si decides contratar la cobertura de gastos en farmacia, esta variará en función de tus necesidades y de aquello que estés buscando. En todo caso, su finalidad es cubrir total o parcialmente los gastos de farmacia del tomador del seguro, que recibe el reembolso de la medicación prescrita por los médicos que conforman el cuadro médico de una compañía.

¿Cuánto suelen cubrir?

Por lo general, las compañías de seguros cubren entre un 50% y un 80% de los gastos de farmacia, dependiendo de la aseguradora con la que tengas contratada tu póliza y de los límites que esta establezca. La cobertura te reembolsará el dinero siempre y cuando no se supere el límite establecido en el contrato del seguro. Si el límite es por ejemplo de 100€, la compañía dejará de cubrir cualquier gasto una vez sobrepasada esa cantidad. Por ello, hay que valorar muy bien si compensa contratar una póliza en relación con lo que nos gastamos en medicamentos. También hay que comparar entre unas compañías y otras para saber cuál se ajusta más a nuestras necesidades y si cubren lo que nosotros necesitamos.

¿A partir de cuándo puedo disfrutar de la cobertura?

Por lo general, la mayoría de aseguradoras te permitirán disfrutar de la cobertura desde el primer día sin restricciones. Es decir, los gastos en medicamentos no suelen contar con periodos de carencia y suelen reembolsarse desde el mismo día en que se contrata la póliza. Lo normal es incluir este complemento en el momento del alta del seguro (para asegurarte que no tiene periodo de carencia) y normalmente tiene que contratarlo todos los miembros de la póliza. También puedes contratarlo en otro momento diferente al alta o renovación de la póliza, pero si esto ocurre, puede que sí te apliquen un periodo de carencia variable (en Sanitas por ejemplo es de 4 meses).

Si deseas contratar un seguro médico y quieres que esta cobertura esté incluida, infórmate a través de tu compañía de seguros qué condiciones y limitaciones tiene.

¿Qué coberturas no suelen estar incluidas en el seguro médico?

Como se ha dicho, contratar la cobertura de gastos en farmacia suele ser opcional y es el tomador del seguro quien decide si quiere contar con este servicio o no. Cuando contratas un seguro de salud tienes la posibilidad de contratar una serie de coberturas “extra” en función de lo que necesites. Lo mismo ocurre con tratamientos de salud concretos o con enfermedades que el paciente o tomador del seguro ya sufría previamente a la contratación de la póliza.  

Por ejemplo, una póliza de cuadro médico no suele cubrir las pólizas de salud estándar son:

  • En caso de embarazo, ecografías 4D, conservación de células madre del cordón umbilical, test genético prenatal no invasivo, etc.
  • Cirugía estética
  • Cuidado bucodental
  • Accidentes
  • Medicina alternativa
  • Óptica
  • Asesoramiento nutricional

Estos son solo algunos de los ejemplos, pero para saber exactamente qué coberturas tiene tu póliza y cuáles adicionales puedes contratar.

¿Qué condiciones tienes que reunir para poder solicitar el reembolso?

La mayoría de compañías piden reunir una serie de condiciones para que se efectúe el reembolso por el pago de medicinas. En primer lugar, es imprescindible que el médico haya prescrito la medicación, e incluso hay algunas aseguradoras que exigen que el doctor sea miembro de la plantilla médica de alguno de los hospitales de la compañía. Ahora bien, hay un caso en el que la prescripción la podrá realizar cualquier médico titulado: las pólizas de reembolso. Además, la comercialización del medicamento tiene que estar autorizada.  Suelen incluir vacunas, medicamentos para tratamientos de larga duración, medicamentos genéricos y medicinas para el trato de alergias.

El procedimiento para obtener el reintegro suele ser muy parecido en todas las compañías: se rellena un impreso de solicitud al que se adjuntan todas las facturas de farmacia y las prescripciones de las recetas. Aun así, hay que informarse bien de las condiciones específicas de cada aseguradora. Por ejemplo, los plazos de tiempo suelen ser una práctica habitual, así que mucho cuidado con esperar mucho para hacer la solicitud del reembolso, ya que nos podemos quedar sin el dinero.

Tipos de seguros médicos

Si no tienes muy claro qué tipo de póliza contratar, has de saber que clases de seguros médicos existen:

  1. Pólizas de cuadro médico: ofrecen una cobertura bastante completa y su precio suele ser bastante asequible. La gran diferencia con el resto de pólizas es que el asegurado solo puede acudir a centros médicos propios de la compañía o adscritos a ella. Estos seguros suelen tener coberturas básicas comunes a todas a las que luego se pueden añadir otros servicios adicionales con la consecuente subida de precio.
  2. Pólizas de reembolso: Son pólizas en las que se puede acudir a cualquier médico o centro de salud (muchos seguros permiten incluso que sea fuera de España). El asegurado paga todo los gastos y luego la compañía le reembolsa un porcentaje de los gastos.
  3. Mixtas: es una combinación entre ambas tipologías

Antes de elegir una u otra póliza, lo mejor es informarse bien y comparar entre todas las opciones posibles para obtener el seguro que mejor se adapte a tus necesidades por el menor precio posible.

 

información blog seguros Consulta más información sobre: Seguros de Salud | Guías
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR