Los robos con fuerza en domicilios se disparan un 75% desde el comienzo de la crisis


  • En lo que va de 2014 se han asaltado con violencia una media de 344 casas al día, según datos recopilados por Acierto.com
  • Muchos hogares españoles se encuentran en situación de infraseguro o no cuentan con el nivel de cobertura recomendable en caso de robo

Madrid, 7 de octubre de 2014.- El robo con fuerza en domicilios es uno de los delitos que más se ha visto incrementado desde que estallase la recesión económica en España y, solo en 2013, 127.380 hogares españoles fueron asaltados con violencia, un 75% más que en 2007, según datos recopilados por el comparador de seguros Acierto.com. Las cifras continúan reflejando este problema en lo que llevamos de 2014 con 62.244 robos con fuerza a domicilios, para una media de 344 viviendas asaltadas al día. No obstante, aún faltan por conocerse los datos relativos a los meses de julio y agosto, en los que este tipo de delito se dispara coincidiendo con la temporada alta de las vacaciones estivales.

Es evidente que el desencadenante de este creciente problema de seguridad ciudadana ha sido el fin de la época de bonanza económica. En concreto, entre 2002 y 2007, los robos con fuerza en domicilios experimentaron un descenso del 22,5%, para una media de 199 delitos de este tipo al día. Mientras, en los seis últimos años, la cantidad de asaltos con violencia en hogares no ha dejado de crecer, lo que demuestra la escala que ha alcanzado este problema, con la consiguiente alarma social.

En muchos casos, este tipo de asaltos a domicilios puede evitarse siguiendo una serie de recomendaciones básicas, algunas sin necesidad de inversión alguna. "Los dispositivos electrónicos de alarma pueden resultar costosos y no están al alcance de todo el mundo, pero hay precauciones básicas que no implican ningún coste, como comprobar que puertas y ventanas están bien cerradas o utilizar siempre las vueltas de llave para cerrar la puerta de entrada al domicilio", explica Carlos Brüggemann, Director de Operaciones de Acierto.com. "Otras recomendaciones esenciales son cambiar las cerraduras en caso de pérdida de llaves, no comentar ante desconocidos que se va a abandonar el domicilio ni durante cuánto tiempo y dejar ropa tendida, así como las persianas parcialmente abiertas en vacaciones y ausencias prolongadas del domicilio", aconseja Carlos Brüggemann.

Prueba de que una gran cantidad de robos en domicilios podría evitarse siguiendo las mencionadas sugerencias son las técnicas más empleadas por los ladrones para asaltar casas, el "resbalón", el "bumping" y el "impresioning". La primera de ellas, utilizada de forma común por cerrajeros, se emplea para abrir puertas que no han sido cerradas con vueltas de llave y consiste en la utilización de una lámina semirrígida, como una radiografía, un trozo de botella de plástico o una tarjeta. Mientras, el "bumping" consiste en forzar la apertura de una cerradura empleando una llave maestra o convenientemente manipulada y un objeto contundente con el que golpear. También es una técnica frecuente entre cerrajeros, ya que permite abrir cerca del 90% de modelos de cerradura del mercado. En cuanto al "impresioning", es la técnica más refinada de todas y se basa en la obtención de un molde de la llave mediante diferentes técnicas, lo que permite abrir cerraduras sin signos evidentes de manipulación. En el caso de los modelos de cerraduras más obsoletos, incluso es posible hacerse con llaves maestras con facilidad en internet. La red también permite el acceso a material profesional de cerrajería y tutoriales para aprender las técnicas antes mencionadas.

Infraseguro: cuando lo barato sale caro

La relativa sencillez con la que pueden ser forzadas la mayoría de cerraduras hace que, en numerosas ocasiones, ni siquiera las debidas precauciones sean suficientes para evitar el robo de nuestro domicilio. En tales situaciones, solo un buen seguro de hogar puede paliar en cierta medida las pérdidas ocasionadas por el asalto y, al menos, cubrir el valor monetario de los bienes sustraídos. Por este motivo, resulta fundamental tasar de forma correcta las pertenencias y así poder recibir una indemnización adecuada a su valor en caso de robo.

En cambio, declarar un menor valor de los bienes a asegurar, para así conseguir una prima del seguro más económica, es una práctica relativamente frecuente en las pólizas de hogar, que no obstante puede tener como consecuencia una indemnización insatisfactoria en caso de robo, si las aseguradoras detectan el infraseguro y aplican la regla proporcional respecto al capital asegurado. "Además del problema del infraseguro, en el caso de las pólizas de hogar también es habitual tratar de ajustar el precio limitando las coberturas contratadas. Así, especialmente en los seguros de hogar vinculados a hipotecas, es frecuente que solo se asegure el continente, pero no los bienes que contiene la vivienda. Sin embargo, de esta forma los asegurados quedan absolutamente desprotegidos ante un gran número de posibles incidencias, incluido el robo", alerta Carlos Brüggemann.

Además del posible riesgo de no contar con un nivel de cobertura adecuado, hay otra serie de aspectos a tener en cuenta en lo relativo a los seguros de hogar en caso de robo. Por ejemplo, el hurto (la sustracción sin violencia o por un descuido) no está siempre cubierto y muchas de las pólizas que sí lo cubren, sólo lo aseguran hasta un importe máximo de entre 300 y 1500 euros. Del mismo modo, algunas pólizas suspenden la cobertura contra el robo de joyas y dinero en efectivo si la vivienda ha permanecido deshabitada durante más de 72 horas consecutivas. De hecho, en el caso de las joyas, obras de arte y otro tipo de objetos de gran valor, suele ser necesario asegurarlos de forma expresa y, en general, también es conveniente guardar las facturas y documentación tanto de este tipo de bienes, como del resto de mobiliario y otros enseres para así acreditar su propiedad.

En cuanto a coberturas habituales de los seguros del hogar que los usuarios suelen desconocer, cabe destacar que, en caso de robo con violencia en la calle, las pólizas suelen contemplar una indemnización para el titular del seguro y los miembros de su familia. Asimismo, la mayoría de seguros de hogar cubre el cambio de cerradura si ésta ha sido forzada o en caso de robo de llaves, pero algunas pólizas también contemplan la pérdida por parte del asegurado. Por tanto, a la hora de contratar un seguro de hogar, resulta fundamental informarse bien sobre las condiciones de cada póliza, y, para ahorrar sin perder coberturas, utilizar un comparador de seguros. Según datos de Acierto.com, hay diferencias superiores al 50% en más de 15 aseguradoras de hogar del mercado con prestaciones similares. De esta manera, el uso de un comparador de seguros de hogar puede permitir un ahorro de hasta 200 euros al año, cifra que asciende hasta los 4.000 euros para un plazo de amortización de hipoteca promedio de 20 años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR