Seguro de salud para niños

¿Qué seguro de salud le conviene a un niño?

¿Por qué hacerle un seguro a tu bebé?

Ya hemos hablado de las ventajas de contar con un seguro privado. Si es importante para un adulto poder evitar las colas de espera y recibir una atención médica personalizada y rápida, aún lo es más para un recién nacido, que va a requerir una atención continua y cuya salud, debido a que su sistema inmune aún se está desarrollando, es mucho más delicada.

Teniendo un seguro de salud privado que cubra a tu bebé tendrás ciertas ventajas sobre la sanidad pública. Evitar saturaciones cuando tienes a un bebé enfermo que necesita atención rápida es la más evidente. En centros especialmente problemáticos por la cantidad de pacientes y la escasez de recursos no vas a poder contar con que el pediatra te dedique todo el tiempo del mundo, si tiene otros 20 niños a los que ver en una tarde.

Y en cuanto a los profesionales, sin desmerecer a los médicos y enfermeras que trabajan en la sanidad pública, contar con un amplio cuadro médico para elegir pediatra puede ser un alivio cuando eres padre primerizo. Es la persona que va a atender a tu hijo desde el primer día y es fundamental encontrar a un profesional con el que estés a gusto y que resuelva adecuadamente tus dudas. Pero además, lo hacen las 24 horas gracias a la cobertura de Asesoramiento Telefónico que la mayoría de compañías presta en sus pólizas de salud. Un plus de tranquilidad teniendo a un recién nacido en casa y muchas preguntas (miedos, sustos, procesos que pasar…).

Por supuesto, también tendrás acceso a todas las especialidades pediátricas, con las garantías que te da a ti tu póliza: pruebas diagnósticas, reembolso de gastos (en caso de tener una póliza de cuadro médico abierto), hospitalización en las clínicas privadas con las que mantienen conciertos (que te garantizan una habitación privada, entre otras ventajas), atención de urgencias, etc.

Otra de las ventajas de contar con un seguro para tu bebé es que en la mayoría de los casos sólo has de incluirlo en tu póliza familiar, si ya cuentas con ella. De hecho, lo habitual es que la compañía sólo le ofrezca cobertura en caso de que en la póliza también figure un adulto. Por ejemplo, en Sanitas los menores de 3 años no pueden figurar sólos en una póliza con reembolso. A partir de esa edad pueden ser beneficiarios únicos, si su padre o su madre es el tomador del seguro pero no hay límites si se trata de un seguro de cuadro médico. En el caso de Allianz, sólo pueden contar con cobertura si la madre está asegurada pero tienen cobertura desde el primer día.

Tener un seguro médico para tu bebé es además una opción económica, puesto que muchas aseguradoras te ofrecen un precio especial al contratar un seguro de salud familiar.

¿Se puede asegurar a un recién nacido desde el primer día?

Sí. La mayoría de compañías permiten incluir a los recién nacidos. Sólo hay que respetar el plazo que establecen para que puedas añadirle como beneficiario de  tu póliza de salud. Es aconsejable tener claro antes del nacimiento qué trámites necesitas hacer para que tu hijo cuente con todas las coberturas de la póliza desde el primer día.

Cuentas con un plazo de tiempo limitado desde que el bebé nace (normalmente, un mes) para realizar los trámites de alta en la póliza y que el recién nacido sea así admitido por la aseguradora sin tener que pasar el período de carencia para ciertas coberturas

Porque independientemente de la compañía con la que estés debes saber que cuentas con un plazo de tiempo limitado desde que el bebé nace (normalmente, un mes) para realizar los trámites de alta en la póliza y que el recién nacido sea así admitido por la aseguradora sin tener que pasar el período de carencia para ciertas coberturas, como la hospitalización o la cirugía. Desde ese momento, podrá recibir la misma cobertura que tú (con las garantías y en los límites pactados en las condiciones particulares del seguro).

Por eso es fundamental que revises toda esta información con tu compañía, para saber qué esperar de ellos, cómo realizar los trámites y resolver cualquier duda, para que tu bebé pueda contar con la mejor atención desde el primer día.

Las coberturas que más te importan cuando tienes hijos

Los padres primerizos lo sabréis: un niño viene sin manual de instrucciones y son miles las dudas que pueden surgir. En ocasiones se pueden resolver con una llamada, sin necesidad de ir a un centro médico o pasar por urgencias, aunque parezca necesario. Contar con asesoramiento médico telefónico las 24 horas del día puede tranquilizar mucho a unos padres con muchas dudas.

Si optas por un seguro específico para él comprueba que todas las revisiones médicas estén incluidas

Desde que nace vuestro hijo, podéis enfrentaros a muchas situaciones complicadas. La primera, que necesite atención especial tras el parto, como la estancia en una incubadora o el ingreso en la UCI. Has de comprobar qué ocurriría en caso de tener un bebé prematuro, si tu compañía te ofrece todos los cuidados para las posibles complicaciones o tendrás que acabar yendo a un hospital público.

A lo largo de su desarrollo también pueden presentarse otras dificultades en lo relativo a alimentación, sueño, psicomotricidad, desarrollo psicológico, control de esfínteres, etc. Contar con un seguro privado supone una atención más personalizada y más rápida a la hora de detectar y tratar cualquier problema que se pueda presentar en estas áreas.

Independientemente de que surjan o no complicaciones en el desarrollo, lo cierto es que durante los primeros años de vida un niño necesita muchas revisiones que se van espaciando en el tiempo (a los quince días, al mes, a los tres meses…). En cualquier caso, si optas por un seguro específico para él comprueba que todas las revisiones médicas estén incluidas y que no haya límites en este aspecto.

La prevención es otra de las ventajas de un seguro de salud privado. Suelen ofrecer varias revisiones anuales dentro de sus garantías, que incluyen especialidades como la oftalmología, dermatología, otorrinolaringología o psicología.

 

 

¿Qué opciones de seguros de salud para menores de 10 años existen?

Además de las que ya hemos mencionado, que pasan por incluir al niño en la póliza de los padres (pasando así a ser una póliza familiar), hay compañías que ofrecen seguros específicos para niños. Puede darse el caso de que no tengáis una póliza privada pero sí queráis esa atención para vuestros hijos. En el caso de la compañía Néctar podéis encontrar un seguro de salud para niños que cuida especialmente aquellas coberturas que más os pueden interesar, como la cobertura dental e incluye todo tipo de especialidades, desde Oftalmología hasta Foniatría, pasando por Psicología infantil, ofreciendo cuidados preventivos.

El límite en la cobertura en el caso de un seguro de niño suele estar en la mayoría de edad (aunque puede variar de una compañía a otra). En todo caso, aunque el beneficiario del seguro sea el niño (es decir, el asegurado por la compañía), es un adulto el que ha de figurar como tomador del mismo.

Como en los seguros de salud para adultos, puedes encontrar pólizas con copagos (como en DKV o en Sanitas) o sin copagos (como en Asisa).

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 seguros médicos en 1 minuto

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR