¿Sabías qué es una carencia?

Qué es una carencia en el seguro de salud

La carencia es el periodo que transcurre entre el alta de la póliza y la posibilidad de solicitar determinados servicios de asistencia o coberturas. Cabe recordar que la carencia no es un elemento común de todos los seguros. De hecho, los seguros de coche no tienen.

La carencia es el periodo que transcurre entre el alta de la póliza y la posibilidad de solicitar determinados servicios de asistencia o coberturas

La carencia actúa como una garantía que tienen las compañías para asegurarse de que el cliente no se hace el seguro para cubrirse una determinada necesidad y, una vez suplida, dé de baja el contrato. Esto podría darse en el hipotético caso de que un cliente que arrastra una lesión se hiciera un seguro médico para que le cubran posibles revisiones o intervenciones referentes a esa dolencia.

El seguro de salud dental, por ejemplo, determina una carencia de 30 días desde la firma del seguro en los cuales todos los gastos relacionados correrán a cuenta del cliente. En el caso del seguro médico, se incluyen carencias de ocho a diez meses (según la compañía) en los servicios de embarazo o parto. La carencia no se aplica si el servicio es de carácter "urgente" (por ejemplo, una intervención quirúrgica que se considere prioritaria).

Como hemos dicho, en el seguro de automóvil no existen las carencias. En el momento en que el cliente firma el contrato, entra en vigor cualquier cobertura que haya contratado siempre que tenga el recibo pagado. La única carencia -si es que se puede llamar así- que pudiera haber se daría cuando, por ejemplo, un cliente que ha solicitado meter las lunas de su coche en cobertura tuviera un siniestro de cristales en el escaso tiempo (apenas unos pocos días) que pasa entre que pide la nueva cobertura y la aseguradora recibe el informe pericial que confirma que las lunas son aptas para ser cubiertas. En ese caso, la reparación no correría de parte del seguro.

Importancia de ser previsor

Otra cosa a tener en cuenta es que es aconsejable ser previsor y contratar el seguro, siempre que se pueda, con cierta antelación. Esto quiere decir que si tiene previsto tener un hijo, contrate el seguro médico desde el momento en que se ponga a buscarlo o, si tiene pensado ponerle una ortodoncia, contrate el seguro dental un mes antes. Todo ello puede evitar tener que correr con los gastos una vez que se necesiten los servicios de asistencia. Y es que si te preocupa cuál es el mejor seguro, también debe preocuparte cuál es el mejor momento para contratarlo.

Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR