Seguros de Moto a Todo Riesgo

Descubre si la opción a Todo Riesgo es la mejor para ti y para tu moto

Pese a que no es una opción económica, el seguro a todo riesgo sí es absolutamente recomendable si estrenas moto: estarás protegido ante cualquier situación, por grave que sea. Si tienes un accidente y tu moto resulta siniestro total, un seguro básico no te ayudará a recuperar el dinero. Con un seguro a todo riesgo sabes que, pase lo que pase, tanto tu moto como tú estáis bajo la cobertura de la compañía.

¿Hay más de una opción para asegurar a todo riesgo?

Hay una diferencia fundamental en los tipos de seguros a todo riesgo que puedes encontrar: que se aplique o no una franquicia. Esto es: si en caso de reparación o de pérdida total de la moto, el cliente tiene que abonar una parte de los gastos (la pactada en dicha franquicia). Esta diferencia se deja notar en el precio de la prima, más baja si se aplica franquicia: si el cliente se compromete a asumir parte de los gastos, el riesgo para la compañía es menor.

Pero además de poder elegir entre seguros con o sin franquicia, la cantidad de ofertas disponibles en el sector de los seguros te facilita el poder comparar para elegir la que mejores garantías y ventajas te ofrece, al mejor precio. Así, la mayoría de las compañías de seguros incluyen la asistencia en viaje de serie en sus seguros a todo riesgo para moto, mientras que otras (como Línea Directa), la ofrecen como opcional. Sin embargo, en esta misma compañía los motoristas también pueden beneficiarse de atractivas garantías que pueden contratarse adicionalmente, como el servicio de Moto de Sustitución o la Asistencia Nocturna.

Otras, por su parte, se desmarcan de la competencia al ampliar la lista de coberturas de serie con ventajas con las que otras no cuentan, como la Compensación por casco y vestimenta del Seguro de Moto a Todo Riesgo (con franquicia) de Mapfre o al no aplicar la franquicia en caso de incendio o pérdida total, como es el caso de Génesis y su Todo Riesgo con Daños por colisión.

Con un seguro a todo riesgo sabes que, pase lo que pase, tanto tu moto como tú estáis bajo la cobertura de la compañía

Que pongan a tu disposición un catálogo amplio de coberturas opcionales también te beneficia, porque te permite configurar un seguro a tu medida, eligiendo sólo las que más se ajusten a tus necesidades reales y a tu presupuesto, permitiéndote optar a un todo riesgo a un precio menor. Sin embargo, otros clientes buscan la tranquilidad de un “todo incluído”, independientemente del precio de la prima.

¿Por qué elegir un Seguro a Todo Riesgo para mi moto?

Una única cobertura justifica que tengas que pagar más por un seguro a todo riesgo para tu moto que por un terceros ampliado: la cobertura de daños propios. Es, quizás, la más importante para proteger tu moto, más aún si acabas de estrenarla. Porque un seguro a terceros o un seguro a terceros ampliado no cubrirá los gastos si por tu culpa la moto necesita una reparación ni te ofrecerá una indemnización si te quedas sin moto en un accidente.

Y es que la cobertura de daños propios te permite, entre otras cosas, recuperar el valor íntegro de tu moto, si, por ejemplo, tuvieras un siniestro total durante el primer año, desde la fecha de matriculación. Se suma así a la protección que te da un terceros que incluya daños por robo e incendio, también muy recomendable: si te robaran la moto, algo que desgraciadamente es bastante habitual, sobre todo tratándose de motos nuevas, podrías recuperar el valor de nuevo durante el primer año o incluso hasta el segundo (depende, en todo caso, de la oferta de cada compañía).

En cuanto a las indemnizaciones a recibir en caso de robo, incendio o pérdida total, van disminuyendo de un año para otro (a partir del segundo año ya no te ofrecen valor de nuevo, sino venal), por eso se recomienda un seguro a todo riesgo cuando la moto es nueva. A partir de cierta antigüedad, hay que valorar si lo que te van a dar por ella compensa la prima que pagas por tener el seguro más completo.

Por supuesto, además de tener esta garantía de tranquilidad total con la cobertura de daños propios, contarás con el resto de coberturas que ya incluye un seguro a terceros ampliado: responsabilidad civil, defensa jurídica, la cobertura en caso de incendio y asistencia en viaje. Esta lista puede ampliarse en función de que te decidas por una u otra compañía después de comparar todas las ofertas disponibles.

Lista de coberturas

A pesar de las diferencias que, ya hemos visto, puede haber en la prestación de las garantías, existe una serie de coberturas con las que cuentan la mayoría de seguros a todo riesgo para motos. Son las que habitualmente se incluyen en este tipo de pólizas.

Independientemente de tu elección final en lo que respecta a la compañía, lo que está claro es que un todo riesgo es el seguro más completo que vas a encontrar en el mercado. De ahí que la prima suba tanto comparándola con la de un seguro a terceros o a terceros ampliado.

El seguro del conductor es una cobertura fundamental para los motoristas

Responsabilidad civil obligatoria: Incluida en cualquier póliza—no podrías circular sin suscribir, al menos, esta cobertura— te protege frente a los daños que puedas causar a otro conductor o a otro vehículo; es decir, cuando tú eres el responsable. Con esta garantía tu compañía no cubre, en ningún caso, lo que te pase a ti o a tu moto. De eso se encarga la la cobertura de daños propios, o el seguro del conductor, si cuentas con ello.

Defensa jurídica: la compañía designa una cuantía para gastos derivados de un posible juicio, en caso de que un accidente no se resuelva por vía amistosa. Para estos efectos, la compañía asume los costes de abogados y procuradores, designando una cuantía máxima si quieres elegir libremente a estos profesionales. Normalmente, esta garantía se ofrece de manera ilimitada si recurres a los servicios jurídicos de la propia compañía.

Robo e incendio: esta cobertura contempla tanto los posibles daños que se le hagan a la moto por intento de robo o incendio, como los supuestos en los que pierdes tu moto, ya sea porque te la hayan robado o se haya quemado. En este punto, no olvides comprobar si esta garantía incluye el hurto; es decir, la apropiación indebida sin el uso de la fuerza. Los accesorios (de serie o no) también pueden incluirse en esta protección.

Asistencia en viaje: es la tranquilidad de que, pase lo que pase, no te vas a quedar tirado. Si tu moto se estropea, si te quedas sin gasolina, si pinchas una rueda… En cualquiera de estas situaciones te sentirás respaldado por tu compañía siempre que te hayas asegurado de que cuenta con una buena y completa asistencia en viaje. No olvides leer la letra pequeña para conocer los límites de esta garantía (por ejemplo, si prestan asistencia a las personas desde el km. 0, si cuentas con remolcaje ilimitado o si puedes elegir a qué taller llevar tu moto, en caso de avería.

Seguro de conductor: el seguro del conductor es una cobertura fundamental para los motoristas. Es la que te asegura que, si sufres un accidente grave y es culpa tuya, la compañía te indemnizará para que puedas asumir los gastos médicos. En esta garantía se establecen unas cuantías a recibir en caso de invalidez o fallecimiento y también se especifica qué asistencia sanitaria recibirás y con qué límites (económicos y temporales).

Retirada de carnet: en caso de que pierdas los puntos de tu permiso y te retiren éste, si cuentas con esta garantía es la compañía la que te respalda asumiendo los costes del curso de recuperación de puntos. Ojo, porque las tasas de examen suelen quedar excluidas. No olvides repasar las condiciones particulares de la póliza para averigüar este y otros detalles de la cobertura.

Daños propios: gracias a esta cobertura, los daños que sufra tu moto siempre quedarán cubiertos, porque con esta garantía la compañía asume los costes de reparación aunque tú hayas sido el responsable del siniestro. En caso de siniestro total, la compañía te ofrecerá una indemnización. El importe de la misma irá en descenso conforme tu moto cumpla años. De ahí que esta garantía sea fundamental para los primeros años, cuando acabas de estrenarla. En cuanto a la letra pequeña, se establecen límites, por ejemplo, en el uso de talleres (algunas te permiten elegir taller, otras sólo te ofrecen su red de talleres colaboradores) o se excluyen de la garantía los daños ocasionados en ciertos supuestos, como los producidos en vías no aptas.

Reposición de vestimenta: muchas compañías (como Qualitas o Pont Grup) incluyen en sus seguros a todo riesgo para moto esta garantía, ya que, al sufrir caídas, pueden dañarse tanto el casco como la vestimenta (tales como chaqueta, guantes, etc.), elementos fundamentales para el motorista. Con esta cobertura la aseguradora te ofrece una cuantía máxima en caso de que necesites reparar o reponer estos elementos.

 

 

Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR