¿En qué se diferencia un seguro con franquicia de otro sin franquicia?

Descubre cómo puedes ahorrar dinero contratando una póliza con franquicia

Son muchas las cuestiones a las que debemos prestar atención a la hora de contratar un seguro para el coche. Aun así, hay algo que parece claro: tanto la aseguradora como el tomador siempre se querrán ahorrar el máximo dinero posible. Fruto de ese deseo de ambas partes surgió la modalidad de seguro con franquicia, una opción muy interesante de la que podrás conocer todos los detalles en esta guía.   

¿Cómo funciona el seguro con franquicia?

Ya hemos dicho que los seguros con franquicia son una forma para que tanto la aseguradora como el cliente ahorren dinero, pero, ¿cómo lo hacen posible? La idea es que el asegurado asuma una cantidad pactada con la compañía en caso de siniestro. Esta será porcentual o fija, en función de la entidad. Pero pongamos un ejemplo.

Supongamos que has contratado una póliza con franquicia de 200 euros y tienes un siniestro donde los daños de tu coche ascienden hasta los 500 euros. Pues bien tendrás que abonar esos primeros 200 euros. La aseguradora cubrirá los 300 restantes. Cuanto más alta sea la franquicia que escojamos, menor será la prima que paguemos. A las compañías les interesa esta modalidad básicamente por una razón: que los conductores que la eligen suelen ser más prudentes al volante.

Solamente se aplica la franquicia a los daños de nuestro coche, siempre y cuando hayamos sido los responsables del accidente

Esta póliza tiene las mismas coberturas que una a todo riesgo, pero con un precio más bajo.  Además, debemos saber que los gastos por Responsabilidad Civil (es decir, los daños que causemos a un tercero) quedarán totalmente cubiertos por este seguro. Solamente se aplica la franquicia a los daños de nuestro coche, siempre y cuando hayamos sido los responsables del accidente.

Por lo tanto, un seguro sin franquicia es aquel en el que la prima que paguemos nos va a cubrir íntegramente todas las coberturas que hayamos elegido. Esta prima será siempre más alta que la de una póliza con franquicia y dispondrá de las mismas coberturas. A continuación veremos en qué casos nos conviene contratar la franquicia.  

¿Para quiénes está recomendado el seguro con franquicia?

Sin duda, todos los conductores vamos a querer pagar menos por nuestro seguro, por lo que, en un principio, resulta recomendable para cualquiera Ahora bien, debemos tener en cuenta que cada vez que tengamos un siniestro tendremos que pagar una cantidad que, de tener el seguro sin franquicia, cubriría la aseguradora. Es por esto que esta póliza será una gran opción para aquellos que no suelan tener accidentes.

Si somos conductores prudentes y responsables, sabemos que rara vez vamos a ser los causantes de un siniestro, por lo que con la franquicia nos podremos ahorrar parte de la prima. Si, por el contrario, solemos vernos envueltos en percances, aunque sean menores, descartaremos esta opción.

También es recomendable para las personas que no utilizan el coche a menudo. Si solamente usamos nuestro vehículo para hacer un par de viajes al mes porque en la ciudad nos movemos en transporte público, esta posibilidad es muy interesante. Por el contrario, si lo cogemos a diario las posibilidades de tener un percance aumentarán, por lo que tal vez sea mejor el seguro sin franquicia. No obstante, es cierto que si somos responsables al volante no tiene por qué ocurrir nada aunque conduzcamos a diario.  

7 de cada 10 conductores no amortizan el seguro sin franquicia

Según un estudio de Acierto.com, 7 de cada 10 conductores que contratan una póliza sin incluir la franquicia no la amortizan, ya que no llegan a cubrir el precio de estas pólizas. Esto quiere decir que no solemos necesitar todos los servicios que contratamos. Lo seguimos haciendo porque no sabemos cuándo van a sernos de ayuda. Con la franquicia nos aseguramos de tenerlo todo cubierto, pero con un precio más bajo.

El coste medio de los seguros sin franquicia asciende hasta los 1.037 euros anuales, mientras que los que disponen de franquicia disminuyen hasta los 454 euros. Además, para sacarle partido al seguro a todo riesgo se deberían dar tres partes al año donde seamos los culpables del siniestro. Un número abultado la mayoría de conductores.

De cualquier forma, nadie mejor que nosotros mismos vamos a saber qué tipo de seguro nos conviene más. Además, puedes usar el comparador de Acierto.com para ayudarte a elegir la compañía que mejor se adapte a tus características y necesidades.   

Características del seguro con franquicia

La forma más común de aplicar la franquicia es la que hemos comentado, que es la de correr con los gastos de reparación de nuestro coche cuando tenemos un siniestro del cual somos responsables. Pero podemos aplicarlo a la totalidad del seguro o a coberturas específicas, dejando algunas con franquicia y otras sin ellas. Algunas compañías ofrecen la posibilidad de aplicar esta opción al robo, incendio, lunas, daños propios, etcétera.

Aquí tendremos que tener en cuenta que en función de lo costoso que resulte arreglar un daño, nos convendrá o no tener franquicia. Por ejemplo, si arreglar la luna trasera cuesta 100 euros y tenemos una franquicia de 200, pagaremos nosotros íntegramente la reparación. Por el contrario, tendría sentido si incluimos franquicia a los daños del coche, y nos vemos obligados a cambiar gran parte del chasis, que suele suponer mucho dinero. En este caso sí pagaremos nosotros una parte y del restante se ocupará la aseguradora.

Podemos aplicar la franquicia a la totalidad del seguro o a coberturas específicas

Ya hemos indicado que la franquicia solo tiene efecto cuando somos los culpables del accidente. Si no lo somos, la aseguradora se encargará de cubrir los gastos de reparación de nuestro coche. Pero hay ocasiones en los que se tarda en llegar a un acuerdo para aclarar quién ha sido el responsable, o en las que si bien ya se ha señalado un culpable, nuestra aseguradora sigue litigando. Si necesitamos reparar el vehículo con la máxima rapidez posible, nos pueden ofrecer que paguemos la franquicia, para devolvernos el dinero cuando se haya resuelto el caso.

Por último, es importante señalar que solamente se aplica una franquicia por siniestro. ¿Qué quiere decir esto? Que si en un accidente se ha dañado el lateral del coche, el capó, y además necesita una capa de pintura, solo pagaremos una franquicia. Aunque las tres reparaciones sean diferentes y la realicen profesionales distintos, tendremos que asumir un solo pago porque todos los daños han sido provocados por un solo siniestro.

Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR