• Seguros
  • Financiación
Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Qué son los minicréditos y cuándo pedir uno

Los minicréditos son préstamos de poca cuantía que se devuelven en un corto periodo de tiempo

Si has tenido un imprevisto y necesitas dinero rápido, una opción es recurrir a los llamados minicréditos, préstamos de un importe bajo que se pueden conseguir en apenas minutos. Eso sí, también se tienen que devolver en un corto periodo de tiempo y aplican intereses elevados. Aquí te lo explicamos todo sobre ellos y resolvemos algunas dudas frecuentes sobre si, por ejemplo, pueden solicitarse minicréditos con asnef, cuáles son las entidades que ofrecen minicréditos al instante, etcétera.

Compara 30 entidades en 2 minutos y contrata el mejor préstamo
COMPARAR PRÉSTAMOS

¿Qué son los minicréditos?

Los minicréditos adoptan en la actualidad numerosas nomenclaturas como mini préstamo, minicrédito rápido, microcrédito... Independientemente de cómo le llamemos, se trata de préstamos casi inmediatos, sin apenas papeleo y concedidos por financieras privadas. 

Se solicitan eminentemente online, rellenando un formulario sencillo. En él se tienen que dar ciertos datos que variarán en función de la financiera aunque, básicamente, son: nombre y apellidos, un correo electrónico válido, algún justificante de ingresos y un número de cuenta en el que, de salir aprobado el minicrédito, se ingresará el dinero. 

Como su nombre indica, minicrédito rápido, todo el proceso dura minutos, como mucho una hora. Así, tras hacer la solicitud, se sabe si está concedido o no de forma casi instantánea. De salir aprobado, el dinero se tendrá en la cuenta que se haya indicado en apenas minutos. 

Otras de sus características son que las cantidades de dinero que se pueden pedir en un minicrédito son bajas, y varían en función de la financiera –apenas superan los 1.000 euros–; y que el plazo de devolución es breve (apenas uno o dos meses). 

Como cualquier otro producto de financiación, los minicréditos tienen intereses. Se llaman honorarios y son bastante más elevados que los de un préstamo personal. Este es el principal motivo por el que se recomienda su uso solo para casos excepcionales, ante una necesidad puntual de de dinero urgente. Sería el caso de pagar el arreglo de una avería del coche o comprar, por la rotura del antiguo, un electrodoméstico básico como la nevera o la lavadora. 

Ventajas e inconvenientes de los minicréditos rápidos

La facilidad de rellenar la solicitud, la rapidez con la que se tiene una respuesta (tanto positiva como negativa), los requisitos previos mínimos y la falta de papeleo son, entre otras características, son grandes ventajas de los minicréditos al instante.

Pero también tienen inconvenientes. Y es que, los elevados honorarios a los que se deben hacer frente, suponen un riesgo de sobreendeudamiento para los clientes que los utilizan como vía de financiación habitual. Así, pueden ser una opción para hacer frente una necesidad urgente, pero siempre a sabiendas de que se va a poder devolver de forma rápida, en el plazo que se haya acordado. 

Regulación de los minicréditos en España

En la actualidad, el Banco de España no supervisa las empresas privadas que conceden minipréstamos. Aunque, paralelamente, y como un tipo de créditos al consumo que son, los minicréditos sí están regulados por la Ley. Concretamente, la 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, siempre y cuando la financiación supere los 200 euros. Además, al tratarse de préstamos eminentemente online, también se les aplica la Ley 22/2007 del 11 de julio sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores. 

Esta ley tiene como objeto la incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva 2202/65/CE del Parlamento Europeo, que se centra en una mayor protección del consumidor en el tema de los servicios financieros. No obstante, en nuestro país, no existe ninguna limitación específica aplicable al tipo de interés aplicado por estas empresas.

En España, como en otros países, a la hora de estimar el límite máximo de los intereses de los minipréstamos, se puede utilizar legislación contra la usura. En el caso de España, la Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios. Más allá, en Reino Unido, las empresas están obligadas a especificar la TAE que aplican. En Australia o Canadá existen restricciones a los tipos de interés y en algunos estados de Estados Unidos incluso van más allá y están prohibidos estos créditos rápidos.

¿Quién puede recurrir a estos minicréditos al instante?

Los requisitos para conseguir un minicrédito rápido son sencillos. Básicamente, ser mayor de edad (en ocasiones, según la financiera, exigen tener una edad mínima, como más de 21 o 25 años), ser residente en España y tener un documento de identidad vigente, ya sea DNI, NIE o pasaporte.  También tener una dirección de correo electrónico operativa y un número de cuenta bancaria en el que, como dijimos anteriormente, se ingresará el dinero si la financiación sale aprobada. 

¿Se pueden conseguir minicréditos con ASNEF?

Hay financieras incluso que facilitan minicréditos con Asnef, es decir, a personas que están en listados de morosidad. Para aprobar la financiación, en muchos casos, se estudiará el motivo por el que el está inscrito en alguna de estas listas y se deben cumplir ciertas condiciones. 

Entre ellas, la deuda no puede ser bancaria (por ejemplo, por impago en un suministro como el agua o la luz o por a una empresa de telefonía) y el importe no debe superar los 1.000 euros.

Cómo solicitar un minicrédito rápido

Para solicitar un minicrédito rápido necesitarás la documentación que hemos señalado en puntos anteriores. No obstante, ten en cuenta que se trata de un proceso rápido pues, en la mayoría de los casos puedes solicitar el minicrédito rápido online. Por otra parte, es recomendable que sigas las siguientes directrices:

  • La información es clave. Es preferible consultar y comparar todos los productos existentes para poder llegar al idóneo para nuestras necesidades. Puedes hacerlo a través del comparador de préstamos de Acierto.com. Trata de conseguir el interés más bajo en las mejores condiciones.

  • Cuidado con la publicidad de los minicréditos. Debemos leer detenidamente todas y cada unas de las condiciones para finalmente valorar si se puede hacer frente a la deuda antes de contratar el préstamo.

  • No es recomendable firmar nada hasta que no se tenga claro que la oferta es la que figura en la publicidad o la que se hizo en un primer momento.

  • Conservar siempre toda la documentación: el contrato, los recibos de los ingresos y pagos e incluso la publicidad del minicrédito.

  • A pesar de que seguramente el minicrédito se habrá contratado a través de Internet o vía telefónica, también se puede ejercer el derecho de desistimiento en un plazo determinado, que en España es de catorce días naturales.

  • Si existe cualquier problema, puedes solicitar hojas de reclamación o denuncia en el establecimiento en el que se produjo la firma del préstamo. Si la respuesta no es satisfactoria en el plazo de un mes puedes dirigirte a las diferentes oficinas de información al consumidor en las que te asesorarán para valorar la posibilidad de la vía judicial.

Alternativas a los minicréditos online

Si nuestra necesidad económica va más allá de solucionar una necesidad urgente y muy concreta, existen otras alternativas a los minicréditos online que quizás nos resulten más interesantes. Hacer una reunificación de deudas podría ser una opción. Consiste en unir en una sola financiación todos los préstamos que se tienen. Con una reunificación de deudas, pagarás solo una cuota mensual, controlarás mejor tus gastos familiares y, posiblemente, conseguirás pagar menos cada mes. 

Para hacer estos cálculos, un comparador de préstamos como el de Acierto.com puede ser de gran ayuda. En él podrás hacer simulaciones y sabrás cuánto tendrás que pagar cada mes. Además, los agentes expertos en financiación de Acierto.com te pueden ayudar a comparar, elegir, conseguir y contratar las mejores opciones para ti.